jueves, marzo 07, 2013

Breve Balance del Paro Nacional Cafetero en la ciudad de Ibagué

|Por Salmón Urbano|

En el marco de la jornada de solidaridad ciudadana con los caficultores que protestan en inmediaciones del barrio Boquerón de la ciudad de Ibagué, y mientras que una comisión de estudiantes de la Universidad del Tolima entregaba cerca de 12 arrobas de alimentos recolectados entre funcionarios, estudiantes y profesores, Salmón Urbano entrevistó a JOSÉ SILVINO, caficultor de los cerros de la Martinica y uno de los coordinadores de la comisión logística del paro en Ibagué y del centro de acopio de alimentos ubicado a unos 20 metros de la variante en el alto de Boquerón.

Sin importar que las jornadas cafeteras se han desarrollado de manera pacífica, a partir del día lunes 25 de febrero al martes 03 de marzo, la zona del Alto de Boquerón y los barrios vecinos se encuentran altamente militarizadas por el Esmad y por personal policial camuflado de civil, estas fuerzas represoras no sólo desplazan a toda autoridad civil, sino que ejercen la violencia indiscriminada contra los caficultores que en ejercicio de sus derechos políticos se encuentran protestando de manera pacífica a ambos lados de la variante.

El alto de Boquerón a veces parece un campo de guerra en el que la policía actúa violentamente y sin ningún control por parte de la autoridad civil o por los organismos de derechos humanos. Son ya 30 los caficultores heridos, y a pesar de las denuncias hechas por los habitantes del sector, por los campesinos y los comunicadores alternativos, el Esmad sigue en su estrategia criminal de violentar las libertades civiles y democráticas, sin que a la fecha haya en curso ninguna investigación por brutalidad policial.

Salmón Urbano/: ¿Cuál es el balance del paro cafetero en Ibagué?

José Silvino/: “El balance es muy crítico porque a la fecha tenemos alrededor de 30 heridos de nuestra comunidad, pues atropellados arbitrariamente porque aquí no hay ni un video que demuestre que nosotros estemos taponando la vía; lo que sucede es que la multitud trata de atravesar la vía de un lado a otro y de una vez nos cogen a gases y lanzan unos cartuchos que contienen bolas de cristal y de caucho que la fuerza pública dispara a quemarropa, y pues es obvio que es un impacto que le tiran a uno a matarlo”.

S.U/: ¿En qué ha avanzado la negociación con el gobierno nacional?


J.S/: A la fecha de hoy, en nada. Lo que dice el gobierno es falso totalmente, porque no se negoció con los cafeteros que fueron delegados para esta situación; la última reunión con el presidente Santos fue en Chinchiná cuando el gobierno ofreció migajas y lo que mostros queremos son soluciones de fondo.

S.U/: ¿Quiénes se concentran en el alto de Boquerón?


J.S/: A Boquerón llegaron campesinos de las laderas del municipio de Ibagué, gente de Cajamarca, todo el sector de Rovira, Anzoátegui, Sanjuan de la China, han llegado la gente de Chaparral, Ortega, Rioblanco, todos estos sectores se están uniendo y muchos más pero no los han dejado movilizar de un municipio a otro.

S.U/: ¿Qué dice el gobernador y el Alcalde?

J.S/: Ese es un tema bastante delicado, pues el gobernador ni el Alcalde no se han pronunciado respecto a este tema, tampoco han hecho presencia, y esto a pesar que los campesinos que estamos aquí estamos prácticamente secuestrados por la fuerza pública que tampoco nos dejan movilizar para ningún lado.

S.U/: ¿Y los medios de comunicación qué?

Es grave que frente a la agresión violenta de todos los días por parte del Esmad, los medios de comunicación no sepan la realidad que estamos viviendo, a lo que se dedican los medios oficiales es a informar lo que le conviene al gobierno, más no lo que no le conviene. Aquí en el Alto de Boquerón los mismos medios de comunicación también han sido atacados por gases y por bombas aturdidores, que es otra cosa a lo uno de campesino no está acostumbrado y prácticamente nos dejan tirados en el piso, y no respetan mujeres, niños ni ancianos. Y cuándo cogen a un campesino y lo tienen doblegado, se le van 10 o 12 policías y lo cogen a pata, golpes.

Ibagué, martes 05 de marzo.