martes, marzo 26, 2013

Venezuela: Réquiem para una oposición desesperada

|Por Oscar Rotundo|

La oposición venezolana se ha caracterizado siempre por construir su política en función del Comandante Chávez. Su estrategia ha sido la de atacar su figura y obra de gobierno de todas las formas posibles.


Han recurrido al golpe de estado, al sabotaje petrolero, a la difamación, a la calumnia y a las campañas de desinformación desde los grandes multimedios capitalistas. Han tratado de crear caos con acciones de calle de la mano de grupos juveniles afiliados a organizaciones internacionales de ultraderecha como OTPOR; horadar las instituciones del estado desconociendo el carácter legítimo y democrático de las mismas;  han atacado el patriotismo de las Fuerzas Armadas  Bolivarianas; y jamás han tenido una propuesta creíble que supere, en función de los intereses nacionales y populares, la propuesta de Chávez.

Es por ello que cada vez que hay un acto electoral, sus candidatos son barridos y ellos se quedan con la diatriba.

Para este 14 de abril, la vida nos ha colocado ante un nuevo desafío electoral, ya la cara del comandante invencible no aparecerá en el tarjetón de votación, pero en las calles y los corazones de todos sus seguidores, la presencia de Chávez permanecerá inalterable.

Esta situación de tener que enfrentar a Chávez a través de Nicolás Maduro, los ha desorbitado y han entrado como en pánico, construyendo una estrategia esquizofrénica que desorienta al más prevenido.

Resulta que los que en menos de 24 horas desmontaron la Constitución Bolivariana de Venezuela, cambiaron el nombre del país quitándole la palabra “Bolivariana” y mancillaron la figura del Libertador: para esta contienda electoral, su comando de campaña se llama Simón Bolívar, y es bueno remarcar que es para esta contienda electoral ya que en las anteriores ni se acordaban del Libertador. Obviamente usar el nombre del Libertador por mera conveniencia electoral resulta bastante mezquino, desagradable y provocador.

Este no es el único dislate de la oposición. Como ha venido ocurriendo constantemente, los ataques al Comandante y a los cuadros políticos chavistas siguen a la orden del día, pero con una particularidad: al candidato Nicolás Maduro, el candidato opositor lo subestima por su condición de trabajador, por venir de las filas de la clase obrera. Es increíble que una de las virtudes más loables que pueda tener un ciudadano y que generan admiración en todas las culturas del mundo, aquí la oposición la utilice para desacreditar a un candidato a la presidencia, pero lo más insólito es que Capriles hace unos meses trataba de mimetizarse con Ignacio Lula Da Silva.

Otra incongruencia, se manifiesta en la campaña anti cubana sobre la que cabalga el mal llamado comando Simón Bolívar, que al tiempo en que descarga su odio contra todo lo que provenga del pueblo de Martí, desconoce la labor de los médicos cubanos enrolados en las Misiones Sociales Barrio Adentro y Misión Milagro, que generaron con su trabajo hasta este momento las siguientes cifras: la Misión Barrio Adentro I permitió realizar 534 millones de consultas médicas. Cerca de 17 millones de personas pudieron ser atendidas, mientras que en 1998 menos de 3 millones de ciudadanos tenían acceso regular a la salud. Entre los años 2003 y 2011 se salvaron 1,7 millones de vidas. Gracias a la Misión Milagro, lanzada en 2004, 1, 5 millones de venezolanos víctimas de cataratas u otras enfermedades oculares, recobraron la vista.

De igual forma puede verse la injuriosa campaña nacional e internacional contra el árbitro electoral y sus integrantes desatada por la derecha, desconociendo la gran cantidad de antecedentes que legitiman la labor del ente rector.

Esta actitud crea dudas sobre la verdadera intención de la oposición con respecto a si reconocerán los resultados que arroje el escrutinio o si realmente están dispuestos a medirse en las elecciones presidenciales y participar de la misma.

En otro orden de cosas, el partido Primero Justicia ha cometido el error de publicar, hace unos días, una encuesta atribuida a la consultora Datanálisis con datos falsos o manipulados, en una maniobra tendiente a moralizar a sus seguidores indiferentes, sin pensar que la respuesta de la dirigencia del PSUV no se haría esperar.

Es insólito que en una campaña que dura tan corto tiempo, se cometan semejante cantidad de torpezas, como la arruinar el agua de las fuentes de las plazas con tinta roja para “simbolizar la sangre de las víctimas de la violencia”

¿Será que los asesores electorales de la MUD no saben que esos lugares que son para el disfrute de niños, adolescentes y del pueblo en general, gozan del respeto del pueblo venezolano y que cualquier acto que los arruine no puede contar con el apoyo de quienes los frecuentan cotidianamente?

Todas estas manifestaciones, acusan en la oposición un alto grado de desesperación que tiene sus motivos. Uno de ellos es que estos dirigentes políticos de la Mesa de la Unidad Democrática van a una tercera contienda electoral en siete meses con dos derrotas acuesta y con miras de repetir en abril, sellando de esta manera una promisoria carrera electoral, con el título de “Mariscales de la Derrota”.

Obviamente estamos en presencia de un relevo necesario entre las filas dirigentes de la oposición, pues a esto se agrega que en el mes de julio vuelve a haber elecciones nacionales en las que se elegirán más de 300 alcaldes y una nada despreciable cantidad de concejales, donde sería suicida encomendarles a estos personajes la organización de una nueva estrategia electoral.

Otro escenario que manejan los dirigentes opositores es el de retirarse de la consulta electoral antes del 14 de abril, pero el tema es cómo, y es aquí en donde la cuestión se pone complicada pues circulan algunas informaciones que se harán públicas en las próximas horas, en las que se plantea como posible un escenario violento que genere el caos que imposibilite la realización del acto comicial.

Lo concreto es que desde el vocero del comando sur de EE.UU. John Kelly hasta las consultoras más reconocidas de Venezuela, todos dan como ganador al candidato del comandante Hugo Chávez, Nicolás Maduro, con un mínimo de 10 puntos. Más allá de lo que vaya a hacer la oposición, las fuerzas revolucionarias deben mantenerse unidas y organizadas para dar batalla en cualquier escenario que se presente, pues una de las enseñanzas fundamentales que dejó el comandante Chávez es que sin Revolución no hay posibilidad de tener Patria.

oscar.rotundo.caracas@gmail.com
PIA: http://www.noticiaspia.com.ar

Tomado: www.barometrointernacional.blogspot.com