miércoles, abril 24, 2013

Doima vs. Goliath



El 23 de abril el ESMAD arremetió contra las personas que se reunían en la entrada de Doima e impedían la entrada de la multinacional Anglogold Ashanti.


Doima no quiere la minería. Este corregimiento a una hora de Ibagué se ha opuesto rotundamente al proyecto de la multinacional sudafricana Anglo Gold Ashanti que para la ejecución del Proyecto La Colosa pretende en esta vasta extensión, donde por décadas se produce el arroz de mejor calidad en el continente, construir una planta de metalurgia, varios pozos de lixiviación del oro y el montaje del dique de colas. De ocurrir esto se pondría en riesgo la economía de la región, de vocación campesina y estaría en peligro la salud de los habitantes de todo el municipio de Piedras y sus alrededores, pues para obtener el oro se deben utilizar millones de galones de cianuro.

Por eso la comunidad en general se ha unido en contra de la minería. En el puente que lleva a Doima, la única entrada al corregimiento, la sociedad ha colocado varios pendones: ¡Fuera Anglo Gold Ashanti!, ¡Si a la Vida, No a la Mina! Allí se instaló una carpa y por turnos las gentes, de forma espontánea, manipulan una barrera movible hecha de pedazos de carretilla y de la cual cuelga una bandera de Colombia. Detrás de la barrera están dos carpas y en una de ellas reposa un muñeco de trapo que se utiliza en horas de la noche. Los vigías no permiten la entrada a las camionetas de la multinacional, especialmente luego de la Resolución No. 0433 del 11 de marzo de 2013, en donde la dirección general de CORTOLIMA ordenó suspender las actividades de la AGA por estar ejecutando actividades de exploración sin el correspondiente permiso, en el predio "La Perdiz". Según publicó Cortolima en su página web: “se estaban adelantando actividades que generarían inminentes riesgos y eventuales afectaciones al recurso suelo y agua en un área catalogada como de uso agropecuario de alta fragilidad. Ello ocasionaría repercusiones gravosas al ecosistema intervenido por la empresa multinacional”.

No hay nadie en Doima que tenga muy claro que es lo que la AGA quiere hacer allí. Los ingenieros de la empresa les han dicho a los campesinos que no hay nada de malo en la minería, que tendrán trabajo y apoyo para sus parcelas. Uno de los comerciantes, cuyo nombre omitimos, resultó convencido de las dádivas y alquiló su casa a la multinacional por 600 mil pesos, en un contrato de mejoramiento de infraestructura, pero apenas el pueblo se enteró, ninguno volvió a comprar en sus negocios. Desesperado, pidió a la multinacional que le devolvieran la casa y ahora en contraprestación debe cancelar setenta millones de pesos, que según dicen, es lo que valen los arreglos.

La visita de Moran

La solidaridad y la resistencia hacen de Doima un caso especial. Esto ha llevado a las autoridades a perpetrar ataques en horas de la madrugada. El 9 de abril, el mismo día que el país se preparaba para marchar por la paz, a las dos de la mañana, dos camionetas del ejército, custodiando una 4x4 de la Anglogold, amenazaron con sus armas a la comunidad y entraron arrasando con la bandera de Colombia.

El teniente coronel Óscar Alexánder Ruiz respondió que se trató de una situación de emergencia pues un soldado debía ser evacuado por unos problemas cardiacos y que Anglogold Ashanti prestó la camioneta. En declaración a Vanguardia, además agregó: “Queríamos evitar desestabilizar el orden público. A esa hora no había tanta gente”.

El sábado 20 de abril en la cancha de microfútbol del Instituto Técnico de Doima alrededor de seiscientos personas se congregaron para escuchar al norteamericano Robert Moran, doctor en Ciencias Geológicas (Universidad de Texas, Estados Unidos). Hidrogeólogo y Geoquímico, una autoridad mundial en el tema. Moran respondió todas las inquietudes: ¿Es verdad que con la minería nos ayudarán en proyectos sostenibles?, preguntó una señora. “El trabajo de las mineras es sacar el oro, no hacer proyectos sostenibles”; un estudiante preguntó: ¿Cuáles son las afectaciones a la salud en caso de establecerse la mina?, “son tantas que nos tardaríamos un semestre enumerándolas”; Nos prometieron bultos de cemento con los excedentes, ¿eso es posible?, dijo otro. “En todos los años que llevo trabajando nunca he escuchado que se pueda hacer esto”.

El día anterior, en la Gobernación del Tolima, en su breve charla Moran nos habló de la magnitud de la excavación y mostró en una escala que el cráter es inclusive superior al Burj Khalifa de 828 metros de altura, el edificio más alto del mundo que se encuentra en Dubai (Emiratos Árabes). La recuperación de la tierra luego de semejante intervención a la naturaleza se debe medir en miles de siglos y no simplemente en años. Moran detalló los impactos de la minería y promovió la idea de exigir los estudios a las autoridades.

Esta fue la conclusión en su conferencia en Doima y del día 21 en El Espinal, con los Distritos de Riego y los sectores agrícolas de la zona. “La comunidad debe conocer los detalles, exigir a las autoridades que se les presenten los estudios y que las promesas que se hagan por parte de la multinacional sean por escrito”. Al final, la comunidad de Doima decidió continuar en su protesta pacífica, en defensa de los recursos naturales y de las ostras de agua dulce, reconocidas en la región y que amenazan con extinguirse con la adecuación del megaproyecto.

El día 11 de abril, camionetas de la AGA custodiadas por el ejército y el ESMAD arremetieron de nuevo en Doima. Esta vez decomisaron las carpas, las mesas, la barrera, la bandera de Colombia y hasta los muñecos de año viejo. En los hechos fue detenido el agricultor Jorge Enrique Devia, quien fue llevado a la ciudad de Ibagué por no tener papeles y horas después fue dejado libre. Ahora los habitantes hablan de acostarse en la carretera para impedir la entrada de la multinacional.

Se espera que en el debate de la Comisión de Ordenamiento Territorial se apruebe la proposición de no realizar minería en páramos, humedales, cuencas hidrográficas y ecosistemas estratégicos. El Gobernador del Tolima, Luis Carlos Delgado, el senador Guillermo Santos, el representante a la Cámara Alfredo Bocanegra, el personero de Ibagué Isaac Vargas y los representantes de las comunidades manifiesten su más profundo rechazo al proyecto de La Colosa.