domingo, abril 28, 2013

El mito de la academia




 |Por ANDRES TAFUR|

1. Julio César Carrión Castro ha logrado identificar muy agudamente el criterio de unicidad ideológica y política que define a las tresúltimas administraciones de la Universidad del Tolima. Es el gatopardismo: cambiar todo para que todo siga siendo igualEse mismo criterio define también a la izquierda que se ha parapetado en sus oficinas, con la que han conformado unidad de cuerpo y de acción, Jesús Ramón Rivera Bulla, Héctor Villarraga Sarmiento y José Herman Muñoz Ñungo. Con sus izquierdas de derecha a la cabeza, y con su derecha propiamente asumida, la U.T no ha dejado de ser en estos últimos doce años la Universidad del Tamal[1], con todo lo que ello compromete para la fe pública y de frente, para la misma comunidad universitaria.

2. Desde que empezara su más largo período de encargatura en febrero del año pasado, Héctor Villarraga Sarmiento sembró las bases para la constitución del mito de la academia. Su discurso de instalación, casi tan altisonante como el del filósofo de la selva negra al recibir Friburgo, vendió la imagen del renacer de la universidad moderna, de la institución racional habitada por sujetos de ciencia, dispuestos siempre a dirimir sus dificultades de forma dialógica y políticamente correcta. Era la academia del siglo XIX, revolucionaria a los ojos del veintitantos años secretario general, y algunos Vicerrector académico; a quien los graves problemas de corrupción y de gobernabilidad de su antecesor, lo descubrieron en la primera línea de sucesión para heredar la dignidad del rectorado universitario.

3. La actual dirección de la universidad del Tolima [la nueva-vieja administración], encuentra en la carrera profesoral de José Herman Muñoz Ñungo la que parece ser su más importante singularidad. De ser administrada por un médico y un abogado que nada tenían que ver con los principios misionales de la institución universitaria colombiana, pasó a ser dirigida por un profesor que además investiga y publica, “un académico”, como se ha naturalizado en el imaginario colectivo. Sin embargo, hasta ahora el verbo no se ha hecho carne.

3.1 El profesor-investigador y actual rector, había sido Vicerrector Académico por siete años [reemplazado por Villarraga Sarmiento], y de Desarrollo Humano por otros dos, cargos en los que sus especiales aptitudes de hombre consagrado a la ciencia y a la academia no lograron constituir un giro positivo para la universidad, que hoy se mantiene en la crisis permanente que la caracteriza a nivel local,en términos de producción, formación y proyección, además de la polarización política y el clientelismo galopante. A cinco meses de la administración en propiedad del profesor Muñoz Ñungo, todo sigue igual, a pesar de que hemos cambiado.

3.1.1 Crisis académica: caracterizada hasta el cansanciohace varios semestres, por los sectores críticos independientes de la universidad, y desde otro punto de vista, señalada recientemente por el CNA[2], cuya agenda neoliberal terminó dibujando el norte del eje académico del Plan de Desarrollo de la dirección[3] [que todavía no es el de la universidad]. La hoja de ruta, fue cooptada a su vez por algunos funcionarios expertos en planes, que todavía no comprenden la diferencia del uso político de los verbos s-o-c-i-a-l-i-z-a-r [dar a conocer el plan construido a puerta cerrada] y p-a-r-t-i-c-i-p-a-r [que la comunidad universitaria: estudiantes, profesores, funcionarios, trabajadores, egresados, sectores externos; forme-parte activa de su construcción].

3.2.2 Crisis administrativa: la U.T estará condenada a no ampliar suficientemente su planta docente y a ver frustrada su proyección académica, ante una irresponsable reforma laboral[4] que ha vulnerado hasta ahora todos los procesos de meritocracia y de carrera administrativa, poniendo en riesgo la viabilidad financiera de la institución[5]. Dicha reforma representó un incremento del 121% en la planta de funcionarios administrativos, con un impacto económico para la universidad que supera los 4.000  millones de pesos al año.El quid del asunto es que este Leviatán supera las mil vinculaciones entre funcionarios administrativos de planta, temporales, provisionales y OPS, rebasando de lejos la nómina de profesores de tiempo completo, lo cual es impresentable para cualquier institución universitaria del país. Actualmente, los concursos que se convocarán para tiempo completo se limitarán a compensar las plazas de los docentes que ingresarán a su período de jubilación, que solo este año suman cerca de 80, cifra que sobrepasa en redondo la propuesta de convocatoria de 60 plazas propuesta por la administración.

3.2.3 Crisis ética: hace parte de los modos de operar el gobierno universitario y de definir las políticas institucionales. Constituye las dos anteriores, que al mismo tiempo la reproducen. La crisis ética es también patente en el acto de renunciar a la construcción de un proyecto universitario alternativo, colectivo, participativo, completamente ajeno al proyecto de derechas que actualmente se materializa en los ejes estratégicos de su arrogante política universitaria.

4. Junto con la crisis, la nueva-vieja administración también heredó el mito, que sobredimensiona minuciosamente en el discurso, y objetiva en los hechos noticiosos que ella misma produce en los medios de comunicación institucionales y regionales, con el único fin de autolegitimarse. El mito sobrevino, pero no ha dejado de ser tal, no puede dejar de serlo, por eso mismo sigue siendo mito: discurso- construcción simbólica -realidad producida lingüísticamente- representación. Así como los hijos del más excelente de los alfareros no pueden llamarse tales a priori por el solo hecho de haber sido concebidos por éste, y así como la casa que en temporada de lluvias se inunda no va a dejar de estarlo solo porque pensemos y deseemos que así no sea, de la misma forma no vamos a ser eminentemente académicos por el simple hecho de que así lo declare el más inteligente de todos los eminentes. Hay cuestiones objetivas que no vamos a solucionar ni con la más franca actitud positiva. La propuesta más rigurosa es aquella que se construye a partir del ejercicio crítico radical, implacable, que compromete a su vez escenarios de trabajo conjunto, con el único fin de transformar positivamente el estado de las cosas infectado por la crisis.  

4.1 Por el momento seguimos encadenados observando las sombras a través del biombo y especulando sobre las figuras que nos traza el fuego en las paredes de la caverna edificante.

5. Lo real es aquello que en términos de Lacan fractura la realidad producida por el mito. En este escenario, la U.T se mantiene arropada bajo la lógica imperante de la universidad para el consumo, la empresa y el trabajo. Aupada por el típico discurso desarrollista, y apalancada en la estructura de las competencias, se mantiene acrítica a la misma política mundial que ha sumido a las universidades en las crisis en que están (crisis que no es exclusivamente económica, sino también histórica en relación con su papel en la sociedad) perdiendo de vista la autonomía, por los postulados administrativistas y técnicos de la burocracia educativa ministerial. En general, la actual administración todavía no plantea soluciones para erradicar la corrupción, el clientelismo, el enfoque administrativista, la ausencia de garantías democráticas, la persecución a la fuerzas de oposición crítica, el desmedro académico, la falta de garantías físicas, morales y laborales para el desarrollo de la academia por parte de los docentes de planta y catedráticos[6], la situación de caos del modelo a distancia, el fortalecimiento de la autonomía universitaria en el marco de una nueva ley general de educación, la reconstrucción del tejido social universitario y muchos otros aspectos que al parecer no tienen el suficiente calado en sus cuatro ejes de gobierno. Lo que es más grave, ha sido incapaz de incorporar otras propuestas programáticas y visiones sobre el devenir de la cuestión universitaria, configurando un panorama completamente excluyente.

***
En los últimos días ha circulado una comunicación de un funcionario de esta administración, condenando de forma irresponsable las actuaciones de los estudiantes y de algunos profesores afiliados a Aspu, tratando de constituir una vez más un proceso de persecución, señalamiento, satanización, y de agresión descarada a los legítimos derechos políticos que comprometen la vida universitaria. Se trata de prácticas odi-osas y mezquinas, típicas de una política de cocina, que tienen que ser desautorizadas inmediatamente por la dirección de la universidad, a no ser que ésta sea al tiempo su misma posición.

[1] La frase también es de Carrión Castro, director del Centro Cultural universitario.
[2] La comunicación del Consejo Nacional de Acreditación del Ministerio de Educación Nacional, en donde se niega la acreditación de alta calidad es bien conocida por la comunidad universitaria.
[3] Ver entrada anterior en este mismo blog. Ser o no ser acreditado, esa no es la cuestión  http://andrestafur.wordpress.com/2013/01/29/ser-acreditado-o-no-ser-acreditado-esa-no-es-la-cuestion/ También apuntes del secretario de la Asociación Sindical de Profesores Universitarios, Aspu: tutorcarlosgamboa.blogspot.comhttp://tutorcarlosgamboa.blogspot.com/2013/04/transcurrir-ut-abril-21-de-2013.html igualmente, Observaciones al plan de desarrollo, por la profesora Elsa Ortíz, vicepresidenta Junta Directiva Aspu seccional Tolima. http://tutorcarlosgamboa.blogspot.com/2013/04/transcurrir-ut-abril-21-de-2013.html
[4] Ver estudio detallado de la reforma laboral de la Universidad del Tolima en Asociación Sindical de Profesores Universitarios, Aspu. asputol.blogspot.com http://asputol.blogspot.com/2012/09/comunicado-asamblea-general-de.html
[5] Conclusiones expuestas en la carta de la veeduría ciudadana de la universidad dirigida a la Contraloría Departamental
[6] Para conocer la situación a que estamos sometidos los profesores catedráticos, véase: profesores universitarios, los hijos de la precariedad. En tutorgamboa.blogspot.com http://tutorcarlosgamboa.blogspot.com/2013/04/profesores-universitarios-los-hijos-de.html