jueves, abril 04, 2013

Juanita, del Rio de la Dignidad y la Esperanza

Cuando triunfaron los aliados en la segunda guerra mundial, no fue derrotado el fascismo, lo que se derroto fue al imperio Alemán y sus aliados, pero los esquemas fundamentales del fascismo, que se denominan corporativismo, o la idea de poner a funcionar la sociedad con el estado, los trabajadores y los empresarios, en un mismo organismo (en Colombia el consejo nacional de salarios, un ejemplo), no se desmontaron, se mantuvieron después de la segunda guerra mundial, como forma de control de las masas.

|Por; Luis Alberto Castaño|

Juanita, es una joven mujer, joven y madre; siempre la acompaña Luis Miguel, su hijo, de solo cinco años; inquieto y vivaz, siempre pulcro, en el que fácilmente se percibe profundo grado de inteligencia y cultura, manifestado en su lenguaje y en su particular manera de interactuar con la gente que le rodea; en Juanita, no cabe la menor idea de permitir o inferir ningún maltrato para con su hijo; en los ojos del niño y en su cuerpecito fácilmente se adivina, buena salud, buen alimento, buen cuidado, de donde se desprende fácil y lógicamente, que nos hallamos frente a una “buena madre”. Juanita son millones en el Rio de la dignidad y la esperanza.

El relato que ustedes leerán a continuación, justamente me lo ha hecho llegar Juanita, al que le he corregido algunos apartes, sin que la esencia del mensaje cambie; Juanita se declara militante de base de la Unión Patriótica que se prepara para llevar a cabo su V congreso, los próximos 13, 14 y 15 de septiembre del presente año. Al final de la denuncia, vale la pena mirar en el trasfondo de todo lo acontecido a juanita, situaciones de aconductamiento propias del Fascismo, que se repiten en la cotidianidad de campos, pueblos y ciudades, frente a lo cual, también invito, no solo a reflexionar, sino incluso a debatir y a manifestarse, a través de este mismo medio y a través de otras formas y medios, pues no podemos permitir que el Fascismo continúe profundizándose y fundamentalmente, reflexionar sobre cuáles son los “corredores” por donde viene circulando parte de este aconductamiento, que se “uniforma” en algunos casos de “izquierda”, aunque la iniquidad, la injusticia y la pobreza de las grandes mayorías, es decir la contradicción fundamental, la lucha de clases, continua profundizándose. Relata Juanita:

El 22 de marzo de 2013 en el marco de la preparación al V Congreso de la Invencible Unión Patriótica, un grupo de militantes de base (Sebastián, Gerardo; Guatusi; Luis Miguel de 5 años y su Mamá) decidimos realizar una exhibición pública en la carrera séptima entre calles 21 y 22,  al frente de la Empresa de Teléfonos de Bogotá (ETB) (el día anterior, 21 de marzo, en la marcha de la MANE (Movimiento Amplio Nacional Estudiantil) nos encontrábamos al frente de la Plazoleta Eduardo Umaña Mendoza, a donde llego la policía a decirnos que para “evitarle males al cuerpo” lo mejor sería hacernos en el otro anden), para conmemorar el magnicidio del compañero Bernardo Jaramillo Ossa, segundo candidato a la presidencia por la Unión Patriótica, asesinado el 22 de marzo del año 1990 en el puente aéreo del aeropuerto internacional el Dorado de la Capital del País.

Luis Miguel quien estaba colaborando con nuestra exhibición, pintando de amarillo la matera del árbol, se ve abordado por el celador de apellido Perea de la ETB, quien le dice que: no sea “mal-educado” que ahí no puede pintar; yo le digo a mi hijo, que el muro que está pintando es público y no del celador, además expresarse por medio de la pintura no es malo.

Sebastián por su parte le dice al celador que muestre el decreto que señala que el niño no puede pintar; el celador inmediatamente con su radio llama a la policía, la cual aparece con el celador y un civil que dice ser de la ETB, manifestando que el presidente de la ETB ha mandado a desalojarnos; de pronto se olvidó de nuestro compromiso incondicional con el sindicato de trabajadores de la ETB y la defensa de la misma, la cual ha sido notoria en cabeza del compañero Sebastián, quien dialoga con el policía y se dirige a la personería de Bogotá a entablar la denuncia; los compañeros Gerardo y Guatusi estaban trasladando el sonido y mas pendones; en estas circunstancias yo me quedo con mi hijo Luis Miguel quien continúa pintando.

El civil, del que desconozco su nombre, empieza a decirle al niño “que se quite de ahí” “oiga, no pinte, mal-educado”, Migue le contesta “lámpara, váyase, yo no estoy haciendo nada malo”; el civil se queja al policía y este intenta quitarle el pincel al niño, quien empieza a gritarle “lámpara, asesino, váyase” y el policía le grita al niño “mal educado” “que no pinte le digo, o sino.......”

Me acerco yo y le pregunto al policía ¿qué sucede?, me pregunta si soy la mamá del niño; contesto, si yo soy la mamá del niño ¿usted porque lo grita?; el policía empieza a regañarme, diciéndome que el niño está mal-educado, que yo soy una mala madre, porque no le he enseñado a respetar a la autoridad.

Le contesto muy enojada: mala madre será la suya y por eso terminó de policía, yo a mi hijo le he enseñado que no lo he parido para la guerra y por eso no le gustan los policías, lo que estamos haciendo con nuestra exhibición es un acto de paz, pintar no es un delito y menos si lo hace un niño de 5 años, a usted debería darle pena venir a regañar a un niño, al parecer su mamá tampoco le enseño a respetar.

El policía me amenaza con apresarme y llevarme a la UPJ por “faltarle al respeto a la autoridad”; le digo que el niño esta solo conmigo y el dice que no le importa, que me identifique o me llevara por indocumentada; me niego a mostrarle la cedula y aparecen dos policías mas, quienes con su radio empiezan a pedir una patrulla; al verme asediada y sola con mi hijo, saco mi cedula y el policía me la retiene para revisar mis antecedentes; yo llamo al compañero Sebastián quien está en la personería para que denuncie que me van a llevar a la UPJ; la gente empieza a acercarse y a decirle al policía que me deje en paz; repetidamente le digo al policía que me devuelva la cedula a lo que se niega; Luis Miguel le dice “Asesino devuélvele la cedula a mi mami”, lo golpea en la barriga y lo empuja, el policía al ver la actitud de la gente y la del niño me devuelve la cedula.

Llega el personal de la personería a preguntar qué sucede; estoy enojada, les digo que el policía ha dado inicio al problema, faltándome al respeto a mí y al niño; los de la personería empiezan a decirme que me calme, de lo contrario no me colaboran, el público se les une a callarme y supuestamente calmarme.

Sebastián desde el andén del frente empieza a cantar… “yo te daré, te daré patria hermosa, te daré una rosa y esa rosa se llama UP”; me conmueve, empiezo a llorar de tristeza y de rabia al ver que la personería llega, y yo paso a ser la mala y el policía el bueno; una señora de la personería me dice que yo tengo derecho a la libre expresión, pero es mejor que el niño no esté allí porque se lo pueden llevar; mi hijo me abraza y me dice que no este triste.

Relato estos hechos para dejar sentado un precedente, y para que se conozca, que aunque en Bogotá se dice que la carrera séptima es el lugar para la memoria, queda destinado a Petro y sus materas; el genocidio político contra la unión patriótica se sigue cometiendo y por eso a quienes decidimos denunciar públicamente su impunidad, se nos persigue, se nos estigmatiza, se nos trata como delincuentes, sin importar, incluso, que sea un niño de 5 años; la policía encabeza la persecución, actuando ayudada del personal de seguridad y de civiles, sumándosele las amenazas que ya empezaron a circular y a publicar los paramilitares en los comentarios por internet en caracol radio, donde amenazan de muerte a quienes levantamos nuevamente la bandera de la Invencible Unión Patriótica.

Mi hijo y yo seguiremos insistiendo y trabajando por la Unión Patriótica, estaremos en la carrera séptima y donde sea necesario, con o sin autorización; compañeros necesitamos de su apoyo y solidaridad, a pesar de lo sucedido, fue muchísima la gente que se acerco a preguntar y a manifestar el apoyo a nuestro V Congreso y el repudio al Genocidio.

Así termina Juanita su escrito, evidenciando con dolor, tristeza y rabia, pero eso sí, con inquebrantable dignidad, el profundo amor por su hijo de cinco años, dejando por el suelo el discurso policial de ser un niño “mal-educado” y juanita una “mala madre”.

Nos exigen respeto a “la autoridad”; y, de que “autoridad” se nos habla? Acaso de aquella involucrada en actos delincuenciales que tiene al que fue su general, Mauricio Santo yo, hoy extraditado http://www.lasillavacia.com/historia/ciegos-sordos-y-mudos-el-caso-del-general-santoyo-35584? Acaso aquella en la que una menor de edad es asesinada en un propio cuartel de la policía http://www.rebelion.org/noticia.php?id=164557? O más bien, de aquella que hoy tiene involucrados a siete miembros de “esa autoridad”, en violencia sicológica contra una periodista sometida a tortura síquica porque destapó el montaje que desviaba las investigaciones sobre el asesinato de Jaime Garzón, amenazándola de muerte y a su hija menor de edad http://www.nasaacin.org/contexto-colombiano/5497-claudia-julieta-duque-unas-de-cal-y-otras-de-arena-con-la-justicia-colombiana? O la autoridad involucrada en lo eufemísticamente llamado “falsos positivos”
http://es.wikipedia.org/wiki/Esc%C3%A1ndalo_de_los_falsos_positivos? por si acaso, podría ser esa autoridad involucrada recientemente en un robo colectivo de asociación entre policía y delincuencia, denunciado por un funcionario público de la alcaldía de Bogotá, victima hasta de “secuestro”, para ser robado de la manera más vulgar, abusando de “su autoridad” http://www.elespectador.com/noticias/judicial/articulo-395268-vivi-un-atraco-colectivo-complicidad-de-unos-policias?  O será de aquella otra, que asesina jóvenes estudiantes, introduciéndole bolas de cristal, recalzando los cartuchos que supuestamente no matan http://www.rebelion.org/noticia.php?id=30107? O más bien, esa que asesina niños a garrotazos un primero de mayo http://www.semana.com/nacion/articulo/siete-anos-su-muerte-caso-nicolas-neira-sera-presentado-cidh/257343-3?  O la que responde a los campesinos, ante sus justas peticiones en el paro cafetero, con evidente desmedido uso de la fuerza, que hoy tiene investigado ante la procuraduría y la fiscalía al director de la policía José Roberto Riaño y a cerca de 100 personas heridas, por sus agresiones http://kaosenlared.net/america-latina/item/51084-colombia-el-esmad-hiri%C3%B3-a-cerca-de-100-personas-durante-el-paro-cafetero.html? Faltarían paginas por llenar, si les enrostráramos lo que ha significado “su autoridad”, y les sacáramos a bailar aquí, su nefasto papel desde la época de la violencia contra pueblos inermes, asesinados, saqueados, secuestrados, torturados, por la policía “chulavita” y por los “pájaros” http://es.wikipedia.org/wiki/Los_Chulavitas. Dejémonos de pendejadas, no tienen autoridad, moral ni ética, para andarse exigiéndole respeto a “esa autoridad”.

Dejémonos de pendejadas y llamemos las cosas por su nombre; las fuerzas militares, policiales y organismos represivos del estado, son eso, y son para sostener y defender el mafioso poder, burgués, terrateniente, oligárquico y especialmente la propiedad privada, instituida en Colombia por centurias, que por cierto, ahora privatiza también lo público, acorde con lineamientos del nuevo ordenamiento mundial, trazado por los poderosos del mundo, en cuyo contexto instituyen leyes para quitarnos hasta la propia personalidad, o dicho de otra manera: “uniformarnos en el pensamiento y en los actos”.

Desde siempre, a la “Ciudadanía” Colombiana, por todos los medios, en los que lógicamente los grandes medios de desinformación cumplen un fundamental papel, se nos oculta, los orígenes del porque el centro de las Ciudades, pueblos, avenidas, calles, barrios y buses, cada día esta mas lleno de indigencia, pidiendo un pan o una moneda. También se nos oculta el porqué del caos del transporte, en el caso de Bogotá, y menos se nos informa, con sólidos argumentos, del porque las calles se hacen más dificultosas para caminar, llenas de vendedores ambulantes constantemente perseguidos por la policía, celadores y para-policiales al servicio de lo privado,

Veladamente, si se nos informa y se nos prepara psicológicamente, con actos en los que la sociedad se encuentra más uniformada y uniformadora, llevándonos a “aceptar” el nuevo “dios mercado”.

Chalecos verdes, rojos, azules, negros, sinónimo de “autoridad”, de la mano con uniformes negros, verdes, camuflados, al servicio del poder, “cordial” y/o despóticamente, señalan el modo de andar, de hacer y actuar sobre el “espacio público”.

Ante el descuadernamiento y proceso de descomposición social, producto de lo que se quiere ocultar, unos más ricos y otros más pobres, la ciudadanía aplaude: Nos “ordenan” la ciudad, señalan.

Héctor Vásquez Fernández, en un estudio de la escuela Nacional Sindical, señala que “Colombia presenta una estructura del mercado laboral en la que apenas el 32% de la población ocupada tiene condiciones de trabajo decente en los términos en que la OIT lo concibe”. Agrega el estudio además, “tal déficit se debe a que la mayor parte de la población ocupada hace parte de la economía informal: 60% para todo el País y 51% en las 13 aéreas metropolitanas”.

Buena parte de los actuales trabajadores, se encuentran en una situación de permanente incertidumbre y de completa inseguridad. Para ellos, el derecho a la protección social, a la salud, la vivienda, la educación y a unos ingresos a lo largo de la vida que los protejan de caer en la indigencia, no la tienen para nada asegurada, añade el documento de la escuela Nacional Sindical.

Los centros de las principales ciudades del país son hoy escenarios de complejos problemas, relacionados en buena parte con las tensiones que genera la ocupación del espacio público por vendedores ambulantes, con seria tendencia a aumentar, mientras instituciones públicas, calles, avenidas, iglesias y parques, van quedando en manos de “celadores” con más poder que la propia ciudadanía en un contexto de “lo publico privado”.

Por su parte, Helena Villlamizar García Herreros en el diario el “Nuevo Siglo” del 21 de enero del 2012 en su artículo “reforma pensional o ampliación de negocios al capital financiero”, señala entre otras: “Santos quien ha dado continuidad a las prioridades distributivas de su antecesor Uribe, entre ellas la firma del TLC, cuyo engaño a los colombianos también en el caso de pensiones fue evidente. En efecto el “ABC del tratado de libre comercio” sin ningún recato afirma: “se preservó la facultad de las autoridades económicas para el diseño y regulación del sistema de seguridad social”.

Mientras tanto, tal y como quedo evidenciado con el pírrico aumento del salario mínimo, que recibirán quienes lo pueden hacer para el año que transcurre, es que más colombianos se mueran de hambre y miseria; Santiago Peña Aranza el pasado 29 de diciembre, publicaba un artículo titulado, “quien siembra miseria, recoge rabia” en el que en uno de sus apartes se puede leer: “Mientras el sector financiero, a julio de 2012, tenía utilidades de 20.50 billones de pesos (a diciembre sin duda serán mayores), un trabajador a julio de 2012 había recibido 3’966.900 pesos de salario mínimo (566.700 mensual), y no libres. De ahí ha tenido que sacar para alimentar a su familia, pagar el estudio de sus hijos, pagar su arriendo y sus deudas. Comcel, de Carlos Slim, el hombre más rico del mundo, tuvo utilidades en 2011 por 2.8 billones de pesos, Pacific Rubiales las tuvo por 2.29 billones de pesos, Bavaria Sab-Miller por 1.55 billones, el Cerrejón 2.48 billones… la desigualdad es enorme”. La revista CEPA. Por su parte, informa que en el 2009 la pobreza en las 13 aéreas metropolitanas del País es del 45,5%.

En un aparte del libro del investigador y maestro, León Vallejo Osorio, “cruzando espuelas” http://www.pedagogiaydialectica.org/inicio.htm, se lee: “el capitalismo es una forma de organización social que enfrenta a cada elemento contra algún otro, en un clima generalizado de conflicto.  Capitalista contra trabajador en el proceso de trabajo, trabajador contra trabajador en la competencia de puestos de trabajo, capitalista contra capitalista en la batalla por la posición del mercado y las ventas y nación contra nación en el mercado mundial”.

Uno de los tecnicismos en la economía, a vuelo de pájaro, señala que cuando los capitalistas dedican más plata a medios de producción y menos al pago de la  fuerza de trabajo, eso se llama, composición alta, composición orgánica del capital, y cuando eso ocurre, la taza de ganancias se viene al piso y la caída de la tasa de ganancias es la que origina todo ese fenómeno, que llamamos crisis, que se liga después a crisis económicas, políticas, etc..

Marx denomino a esta situación, tendencia, no dijo que era una ley absoluta, dijo que era una tendencia. Dijo que era una tendencia, porque había contratendencias, es decir, se podía manejar contra eso, unos elementos manejados por la subjetividad. Esas contratendencias reciben un “bonito nombre”, se llaman políticas públicas, o los intentos conscientes que se hacen para que la tasa de ganancia no baje. Se aumenta la plusvalía, “obligando” a los trabajadores a más horas de trabajo (recordemos que recientemente en Colombia hubo una ley que decía que el sol se ocultaba más tardecito. Dicho de manera jocosa), liquidan el contrato de trabajo y le pagan a usted por productos, aumentan el ritmo e implementan la maquila y otra serie de medidas.

Fenómenos como las guerras, son enormes contratendencias, porque las guerras queman capital y especialmente capital constante, además que las guerras son muy buenos negocios; cuanto estará costando a los Estados Unidos solo la comidita para los soldados que en este momento se aprestan a agredir a Corea del Norte, y las armas, y el combustible y la reconstrucción de los países agredidos y a quien le dan los contraticos. etc etc etc. Es todo un señor negocio y excelentes contratendencias para el capitalismo.

Pero, además las guerras están ligadas a elementos ideológicos. El mundo ha conocido en la historia una gran contratendencia, muy importante, la segunda guerra mundial y unida a ella, aparecieron unos elementos ideológicos claves; se le llama FASCISMO.

Sabemos con exactitud que es el fascismo? Botas militares, asesinatos, campos de concentración y cantidad de improperios y de excesos que obviamente es fascismo. Pero no es la esencia del fascismo.

La esencia del fascismo es la tesis según la cual, no hay contradicción entre capital y trabajo, hay intereses superiores, los de la patria, de la nación.

El abono perfecto para que camine la tesis de la conciliación de las contradicciones, de desconocimiento de la lucha de clases y de orientar a las masas populares para que no se movilicen en el sentido de la lucha de clases.

Cuando triunfaron los aliados en la segunda guerra mundial, no fue derrotado el fascismo, lo que se derroto fue al imperio Alemán y sus aliados, pero los esquemas fundamentales del fascismo, que se denominan corporativismo, o la idea de poner a funcionar la sociedad con el estado, los trabajadores y los empresarios, en un mismo organismo (en Colombia el consejo nacional de salarios, un ejemplo), no se desmontaron, se mantuvieron después de la segunda guerra mundial, como forma de control de las masas.

Montados en este esperpento, algunos intelectuales, incluidos algunos dizque de “izquierda”, han desarrollado teorías en torno al problema de la investigación en el problema social, cuyo aeropuerto se apresuraron a observar líneas privadas de la socialdemocracia internacional y de otras formas ideológicas, para todos ellos aterrizar en la tesis; no hay lucha de clases, no hay contradicciones, podemos arreglarnos por las buenas. O convenciendo, o a la verraca, cooptan a la dirigencia obrera y a la que no pueden cooptar, la arrasan.

Juanita son millones en el Rio de la dignidad y la esperanza; quien pisotea su dignidad y mata su esperanza? Porque corredores camina el corporativismo, cooptando y/o asesinando?