viernes, abril 05, 2013

Quindío, la patria chica de Manuel y Timochenko, presente en la marcha por la paz 9 de abril

|Por Jhon Jairo Salinas| Marcha patriótica Quindío|

El departamento del Quindío, rodeado de exuberantes montañas, paisajes verdes, palmas, café, danzarinas cascadas, con una extensión territorial de 1800 kilómetros cuadrados y una división política administrativa de 12 municipios, cuya capital es Armenia, vio nacer, en tres de sus municipios, a los líderes más emblemáticos de las dos expresiones insurgentes más antiguas de América Latina, como lo son las FARC y el ELN. Los hermanos Vásquez Castaño, fundadores del Ejército de Liberación Nacional (ELN), vinieron al mundo en Buenavista; Manuel Marulanda Vélez, mentor de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), era oriundo de Génova, y actualmente, Tebaida y Calarcá se disputan la cuna de su máximo dirigente, Rodrigo Londoño Echeverri, más conocido como “Timochenko”.

Ésta parte del país, también vio nacer al poeta comunista Luis Vidales, nativo de Calarcá, quien en 1.985 obtuviera el premio Lenin de paz, equivalente al premio Nobel de los antiguos países de la cortina de hierro. A su vez, el municipio de Filandia fue el lugar de nacimiento de uno de los máximos líderes del Partido Socialista de los Trabajadores, Ignacio Torres Giraldo, sindicalista, organizador popular e intelectual marxista, muerto en Cali el viernes 15 de noviembre de 1968. Los padres de Ignacio, eran de origen antioqueño y descendientes de colonos.

Con todo y los breves antecedentes históricos mencionados, no podemos dejar pasar desapercibido que en todo el territorio del Quindío -antigua zona de guerreros pijaos- la lanza del cacique Calarcá resistió, imponiendo su rebeldía a los invasores europeos que osaron adentrarse por dichas tierras.

En la década de los años cincuentas, nuestra región fue una de las que más sufrió los rigores de la violencia política entre liberales y conservadores, poniendo una alta cuota de muertos, al dar origen a la primera resistencia de campesinos liberales, que veían como los “chulos”, de extracción conservadora, imponían la barbarie a quienes oteaban la bandera liberal gaitanista.

El 9 de abril de 1948, en el departamento del Quindío la (…) correlación favorable a los gaitanistas en el reagrupamiento del liberalismo (junio de 1947), determino dentro de la actividad una proporción de directivos y nominados pertenecientes a estratos económicos medios, mayor que de costumbre. En Armenia y Calarcá para muestra, los respectivos directorios municipales Liberales que funcionaban el 9 de abril de 1948 teniendo que asumir las responsabilidades ante el acontecimiento imprevisto, estaban compuestos en porcentajes bien altos por simples titulares de profesionales liberales y periodistas. Su presidente en Armenia era el locutor de un noticiero radial, el oficio, pues, lo puso a las puertas del horno que le causaría ser juzgado por un concejo verbal de guerra como radio amotinado del 9 de abril; desde el momento que se conoció en la ciudad la notica del asesinato del caudillo Liberal Jorge Eliecer Gaitán hacia la 1:30 de la tarde, se había propuesto impulsar la movilización de liberales a través de la radio, dejando en la memoria colectiva la consigna percutora ¡a las ferreterías, a las quincallerías!; así iniciaba a pertrecharse de las únicas armas existentes en el mercado, los fierros y machetes destinados a las faenas campesinas, sirvieron de armas para la sublevación liberal.(…) (Carlos Miguel Ortiz Sarmiento- Estado y subversión en Colombia, la violencia en el Quindío, año 50 – biblioteca de autores Quindianos – Pág. 125,126 año 2012)

Tales antecedentes, así sea por los escasos elementos históricos recogidos, hacen  la urgente necesidad de que el departamento se convierta en un laboratorio de paz.

Hoy, la región entera atraviesa una grave crisis económica y social. Ocupamos el tercer puesto, a nivel nacional, de desempleo, padecemos la quiebra económica de nuestros caficultores, un alto índice de sicariato; la presencia de bandas emergentes -Bacrim y “Rastrojos”- controlando el negocio del micro-tráfico. Según el informe de transparencia nacional, el Quindío está entre los cinco departamentos más corruptos del país. Datos de la defensoría del pueblo, a nivel nacional, nos ubican como la región más desigual después de Chocó. De los casi 600 mil habitantes, el 75% están entre los niveles de pobreza, miseria e indigencia; de los 1800 kilómetros cuadrados de la extensión territorial, más de la mitad se encuentra en concesión minera. Megaproyectos, como el fracasado Túnel de la Línea, contaminaron las aguas que surte el acueducto de los casi 100 mil ciudadanos calarqueños. La multinacional Smurfit Kappa cartón Colombia con 12 mil hectáreas sembradas en coníferas, hacen que el verde esmeraldino de nuestro paisaje, sea un “sofisma de distracción”.

Desplazados y destechados, indígenas, campesinos, hombres, mujeres, jóvenes, nos congregaremos, sumándonos desde esta tierra QUINDIANA, a la gran marcha por la paz, el día 9 de abril, en la cuidad de Bogotá, con un número aproximado de tres mil quindianos, que marcharan por la dignidad de este país. Exigiendo como objetivo principal, la paz con equidad y justicia social, gritando un canto a la vida y a la esperanza de quienes hemos estado sometidos a una guerra impuesta desde sus inicios, por las elites mezquinas que no han querido entender que somos más los que luchamos por un verdadero futuro, donde nuestros niños y niñas, puedan vivir en el país que soñaron nuestros próceres de la independencia, bajo la egida de la libertad y autodeterminación de nuestros pueblos.

Viernes, 05 de abril de 2013.