viernes, junio 14, 2013

ANTE LA ESTIGMATIZACIÓN Y LA JUDICIALIZACIÓN: DEFENSA IRRESTRICTA DE LA UNIVERSIDAD PÚBLICA Y SOLIDARIDAD CON PROFESORES Y ESTUDIANTES AMENAZADOS



“Nada ha corrompido tanto…
como la idea de nadar a favor de la corriente”
Walter Benjamin
 
La Universidad del Tolima viene siendo objeto de un ataque furibundo por parte de sectores retardatarios y antidemocráticos que sueñan con mantener indefinidamente el régimen hacendatario y señorial imperante, defendido y promovido por las élites regionales, los medios de comunicaciones y los cuerpos represivos del Estado. Distintas expresiones del Establecimiento y de la dirección universitaria, se han unido en “santa alianza” para desatar una ola de estigmatizaciones, intimidaciones y señalamientos contra importantes sectores de la comunidad universitaria. Sin ningún tipo de consideraciones, la universidad pública se ha visto lesionada por estas políticas que descalifican la autonomía, el pensamiento crítico y el derecho a la protesta, a la oposición, a la resistencia y a la movilización.  
 
La crisis de la UT es sumamente grave como para pretender encubrirla, tendiendo un manto de miedo, duda e intimidación. Es evidente que la agudización de la crisis interna, expresada en la antidemocracia, el clientelismo, el No pago de la deuda por parte de la gobernación, la carencia de la Acreditación Institucional y la ausencia de una política académica; se suman al clima de judicialización y criminalización de la protesta social. Con cinismo, la dirección dela Universidad del Tolima ha tendido una “cortina de humo” con su esquizofrénica propuesta de “territorio de paz” para encubrir la grave crisis que vive la institución, agravada por este ataque feroz contra su autonomía por parte de grupos retardatarios. En la práctica esta política alienta los despropósitos y las valoraciones autoritarias expresadas por el Comandante de la Policía, coronel Fernando Murillo Orrego al “apuntar con su dedo” a miembros de la comunidad universitaria de ser los promotores de los “actos vandálicos y terroristas” del 6 de junio, descalificando la UT y llamando a tomar medidas de fuerza. ASPU, organización democrática, autónoma e independiente rechaza estos señalamientos y condena cualquier sindicación contra el profesorado, en particular, objeta el despropósito de supuestos apoyos económicos y demás calificativos temerarios contra la integridad de los profesores y de la comunidad universitaria.
 
Las mencionadas acusaciones son intimidatorias y provocadoras; y riñen con el espíritu universitario y el respeto de los Derechos Humanos. ASPU expresa su profunda extrañeza por la forma como la administración del rector José Herman Muñoz y del vicerrector, David Benítez, el nuevo grupo de poder - suma de las viejas administraciones -, coinciden en el fondos con los pronunciamientos del Comandante de la Policía y de los sectores retardatarios que proponen judicialización y “mano dura”.

ASPU considera que los pronunciamientos del grupo directivo y el Consejo Académico son equívocos y se prestan para animar y justificar una política de criminalización de la protesta social y judicialización. ASPU es de la opinión que la antidemocracia es un acto de violencia; que la violación de los procesos asamblearios y autonómicos de la comunidad constituyen hechos de violencia; que la pretensión de reducir el “conflicto interno” a una supuesta “olla del microtráfico” son insultantes, ofensivos y encarnan un acto de violencia; que la intimidación y la estigmatización contra miembros de la comunidad universitaria vulneran derechos fundamentales.

ASPU expresa su completa solidaridad con el profesor GERMÁN LLANOS, luchador social y defensor de la causa universitaria, objeto de ataque por parte de los sectores retardatarios y policiales. Igualmente, manifiesta su total apoyo a los estudiantes de la universidad, atacados de manera violenta por parte de la policía, a los miembros de la comunidad afrodescendiente, a los líderes universitarios, a los funcionarios y docentes comprometidos con la causa justa de los indignados. ASPU llama a la comunidad a defender la autonomía y el derecho sagrado a la protesta, la movilización, la dignidad y la lucha contra la injusticia, la antidemocracia, la judicialización y persecución política.

ASPU exige a la dirección de la universidad que se suspenda este clima de intimidaciones, “cacería de brujas” y judicializaciones, y que sea consecuente con su anunciado proyecto de construcción universitaria como territorio de paz. ASPU le exige a la emisora ECOS DEL COMBEIMA, un espacio en donde se puedan desmentir las acusaciones temerarias contra el profesorado y la comunidad en general. ASPU llama a la comunidad universitaria a construir y respetar la democracia abierta y participativa.  ASPU alerta a los defensores de Derechos Humanos para que ayuden a estar vigilantes de estas y otras violaciones a la que se enfrentan la Universidad del Tolima.

CONTRA LA ANTI DEMOCRACIA Y LA VULNERACIÓN DE LOS DERECHOS FUNDAMENTALES
ASPU LLAMA A MOVILIZARSE EN DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD PÚBLICA
 
CONTRA LA ESTIGMATIZACIÓN Y LAS JUDICIALIZACIONES
SOLIDARIDAD CON LOS PROFESORES Y ESTUDIANTES AMENAZADOS
 
ASPU - Universidad del Tolima
Junta Directiva
Ibagué, 13 de junio de 2013