jueves, junio 06, 2013

Compadres y comadres: ¡Gracias Totales!



Saludamos a los sin techo, a los sin tierra, a los descalzos, a los noctámbulos, a los hombres y mujeres, jóvenes y niños, ancianos y ancianas, del campo y la ciudad, organizados y no organizados, cercanos y lejanos…

Saludamos a los cientos de luchadores, a los anfibios que resisten la adversidad con dignidad y firmeza, a los marchantes de la vida, a los amantes del agua, a los defensores de la despensa agrícola de Colombia… a los combatientes contra Anglogold Ashanti…

Saludamos a los espíritus libres y sintonizados con los ritmos de la madre naturaleza, a los hombres y mujeres que el 5 de junio, día internacional del “medio ambiente”, decidieron pasar de la contemplación pasiva a la indignación generalizada para demostrar que el carnaval por la vida y el palpitar ciudadano están por encima de la mentalidad ecocida

Los saludamos con la misma invocación oral del pueblo kitu kara de la hermana república del Ecuador:

(abrimos comillas)

“Estamos viviendo el ocaso de la vida que conocemos. Estamos viviendo el nacimiento de un nuevo tiempo.

Sentimos que hombres y mujeres no se están dando cuenta de esta realidad, que siguen convirtiendo sus sueños en oro y plata, que siguen viviendo la ilusión del poder y la importancia, que piensan y no corazonan.

Sentimos pena de los corazones cerrados, que, confundidos y en desconocimiento, solitarios y acechados por los temores, se aferran a lo viejo, y no se arriesgan a confiar, a soñar, ni a caminar. Entristecemos al ver su mezquindad, que no pueden amar, confiar y usan los dones que reciben para ofender la vida...

Viendo y sintiendo esto, hemos decidido unirnos en una sola canción de resistencia. Cantar anunciando que las estrellas existen aunque nuestros ojos miopes no las ubiquen en el firmamento. Cantar anunciando que la venida de un nuevo tiempo nacerá en cada uno de los corazones sensibles y comprometidos. Cantaremos para sentir que no estamos solos. Cantaremos para llamar a la gente. Cantaremos para que la gente que quiera cante con nosotros. Cantaremos para que se abran los corazones que estén dispuestos.

Cantaremos para corazonar.

Cantaremos porque es el tiempo de Salmolandia, los danzantes de lluvia con propósito. Lo haremos porque, como la Tierra, somos más agua que polvo, y porque el agua es el medio de comunicación del no tiempo.


!No estamos de paso! 

!No somos fracaso!
¡Venceremos!