martes, junio 11, 2013

LOS DOS PUNTICOS DE GERMÁN CALDERÓN



Por: Camilo Padilla[1]

El ligero proceso de elección de decano de la Facultad de Ciencias Humanas y Artes, que inició con cinco voluntariosos aspirantes inscritos[2], hoy cuenta tan solo con un candidato: el abogado Germán Calderón Calderón, quien fuera decano encargado de la Facultad en el año 2012, durante seis meses.

La hoja de vida de Calderón Calderón, que como dato curioso fue la que obtuvo el menor puntaje entre los aspirantes, no cuenta con publicaciones académicas y tan sólo sumó siete puntos en el ítem de Producción intelectual, cinco de los cuales fueron asignados por pertenecer a un grupo de investigación y dos por haber dirigido una tesis de maestría; a diferencia de los demás aspirantes, quienes alcanzaron 15 puntos.

Pero este no es el único dato curioso que se puede identificar en su hoja de vida, y en el proceso del que resultó preseleccionado. Revisemos:

El Comité Interno de Asignación y Reconocimiento de Puntaje CIARP, le sumó al profesor Calderón 79,63 puntos en principio, resultado que lo dejó inhabilitado para continuar con su aspiración, pues está estipulado en la norma vigente que deben ser 80 puntos. Este Comité, del que hice parte eventualmente como veedor del proceso, calificó las hojas de vida de los cinco aspirantes y estableció que los preseleccionados eran tres, a saber, Martha Varón, Francisco Arias y José de Jesús Gamboa.

Sin embargo, el 30 de mayo, un día antes de la publicación de resultados, la Vicerrectoría Académica citó a una reunión extraordinaria del CIARP para modificar el puntaje asignado a la hoja de vida del abogado Calderón, con el argumento de que se había cometido un error en el procedimiento.

En dicha reunión extraordinaria se le asignaron los dos (2) puntos correspondientes a la dirección de la tesis de maestría que mencioné en un párrafo anterior, y con los cuales el abogado alcanzaría a quedar preseleccionado.

En principio no dudé de esa acción y acepté la asignación de esos puntos que, repito, se reconocieron en reunión extraordinaria y por las razones que expusiera el Vicerrector Académico. Sin embargo, con la avalancha de renuncias de los demás aspirantes, cuya exposición de motivos todavía no termino de entender, y que dejan al abogado Calderón como único candidato, me asaltan varias dudas, que expreso a renglón seguido:

1-    ¿Por qué la Vicerrectoría Académica se entera de la existencia de dicho trabajo de grado, cuando el CIARP ya había realizado el proceso de asignación de puntaje? En este caso, el único que podía reclamarle al CIARP era el propio abogado Calderón, en el tiempo establecido para tal fin, que en todo caso es posterior a la publicación de dichos resultados.

2-    ¿A través de qué medio se pudo enterar el abogado Calderón de que el CIARP no le había sumado los dos puntos del mencionado proyecto de maestría? Recordemos que esta información, de carácter oficial en el marco del proceso de elección, solo la maneja el CIARP ampliado y la Secretaría General de la Universidad.

3-    ¿El abogado Calderón apeló formalmente la decisión del Comité y por eso la Vicerrectoría Académica convoca a reunión extraordinaria para atender esa petición? Si es así, ¿Por qué la Vicerrectoría Académica atiende una petición por fuera de los tiempos establecidos para tal fin? Recordemos que hasta ese momento todavía no se habían publicado los resultados de la primera decisión tomada por el CIARP, razón por la cual el abogado Calderón no estaba oficialmente enterado de su puntaje.

4-    Si no es así, es decir, si el abogado Calderón no le hizo formalmente una petición al CIARP relacionado con su puntaje, entonces ¿Por qué la Vicerrectoría Académica tomó la decisión de seguir evaluando las hojas de vida de los aspirantes, aún después de que el CIARP, que es el órgano encargado, ya lo había hecho? ¿La Vicerrectoría Académica toma estas decisiones por su cuenta sin que medie una solicitud formal que la lleve a tomar dichas decisiones?, Pero, además, ¿Cómo supo la Vicerrectoría Académica que al abogado Calderón no se le habían sumado esos dos puntos? ¿Quién o quiénes, además del propio abogado Calderón, estaba tan interesado en encontrarle los punticos que le hacían falta?

5-    ¿Por qué la Vicerrectoría Académica no esperó los tiempos establecidos para publicar los primeros resultados y que luego se hicieran las apelaciones a que hubiera lugar?

En concreto, me preocupa el posible uso de una estratagema por parte de algunos miembros de la administración de la Universidad para habilitar a quien hoy es el único aspirante a la decanatura, y es justo y muy pertinente que la misma aclare a la comunidad universitaria cómo se ha llevado el acelerado procedimiento.

Por último, quiero mencionar otras “curiosidades” de las dos sesiones ampliadas del Comité. Este organismo está compuesto oficialmente por el Vicerrector Académico, quien lo preside; dos decanos, designados por el Consejo Académico; el Director de la Oficina de Investigación de la Universidad, dos profesores asociados o titulares elegidos por el profesorado, y el coordinador del Comité Central de Evaluación y Escalafón Docente, quien hace las veces de secretario. Para la evaluación de las hojas de vida, fuimos invitados los representantes de estudiantes, profesores y egresados de la Facultad.

Lo curioso es que fueron invitadas personas que no son legalmente los actuales representantes. Por ejemplo, Armando Moreno y Yeimy Carranza, representantes de los profesores y los egresados, respectivamente, ya cumplieron con el periodo para el cual fueron escogidos hace más de un año. Pero hay que decir que a la reunión extraordinaria, en la que se le asignaron los dos punticos al abogado Calderón, asistió en representación de los profesores Noelba Millán, quien fue decana encargada de la Facultad, presentándose como suplente de Armando Moreno, quien como se dijo, se le venció hace rato su período como representante de los profesores. [Yeimy carranza ex representante de egresados, no asistió a ninguna de las reuniones]

Espero que los adalides y defensores a ultranza de la institucionalidad no estén intentando quebrarla, solo que esta vez para beneficiar sus intereses.

[1] Estudiante de Comunicación Social-Periodismo y Representante Estudiantil ante el Consejo de Facultad (Facultad de Ciencias Humanas y Artes).

[2] José de Jesús Gamboa, actual decano encargado; Martha Elizabeth Varón, actual Directora del Departamento de Artes y Humanidades; Fernando Cruz Artunduaga, Francisco Antonio Arias y Germán Calderón Calderón, actual Director del Departamento de Ciencias Sociales y Jurídicas.