miércoles, agosto 28, 2013

CON EL PONCHO Y LA CACEROLA, EL LIBANO SE SUMA AL PARO NACIONAL AGRARIO



|Por Andrés Fabián Hernández|
|Líbano Tolima|

El día de ayer, martes 27 de agosto, más de 1000 libanenses se dieron cita en las calles del municipio para apoyar el Paro Nacional Agrario que ya completa 9 días de protesta en distintos lugares del país, el punto de partida fue el monumento de la virgen del Carmen y desde las 8:00 pm, centenares de personas se encontraban golpeando su cacerola para llamar la atención sobre la grave crisis en la que se halla el campo colombiano y en el los campesinos del municipio del Líbano de tradición cafetera.

La movilización subió por la calle cuarta hasta la sede del Comité Municipal de Cafeteros donde se realizó un mitín para protestar por los malos manejos, la corrupción, la burocracia y el clientelismo de la Federación Nacional de Cafeteros a nivel nacional y local, quien ha abandonado a su suerte a más de medio millón de pequeños cafeteros que se encuentran en condiciones deplorables por los malos precios del café durante el último año y se ha puesto del lado del mal gobierno que ha incumplido cuanta promesa le ha hecho al gremio y a los agricultores a nivel nacional. 

Luego del mitin en el Comité Municipal, se rodeó este punto y se realizó un nuevo mitin frente  a las instalaciones del comando de la  policía del Líbano para protestar por los atropellos que la fuerza pública ejecutó durante toda la semana de protesta  en el Libano y otros municipios de la región, realizando labores de empadronamiento, amenaza a conductores por llevar campesinos a la carretera panamericana, incautación ilegal de alimentos y recado con la excusa de que toda la comida que bajara del Libano hacia el plan del Tolima era para los manifestantes que se encontraban en el puente del río Sabandija y la orden de los altos mandos policiales y el presidente de la república, era y sigue siendo, "impedir la protesta social".

En medio del bullicio y la alegría de los jóvenes de los Colegios Isidro Parra, Lourdes, Técnico, Claret y otros más que se sumaron a la protesta, la marcha continuó su camino, unas cincuenta motocicletas se sumaron a la manifestación, pito y cacerola en mano los pasajeros de las motos alentaban a otros a sumarse a la protesta. "El Líbano despertó" decían algunos que sorprendidos por la monumental manifestación sacaron su olla y rápidamente se vinculaban a la protesta, "el paro si existe" gritaban otros indignados por las cínicas declaraciones del presidente Juan Manuel Santos que hace pocos días, se atrevió a señalar que el Paro Nacional Agrario no existía, tratando ocultar una verdad de a puño que  los mismos medios masivos de comunicación y las redes sociales se han encargado de sacar a la luz pública.

El recorrido continuo por las calles centrales del municipio, muchos comerciantes que a esa hora aún tenían sus negocios abiertos salían y animaban la protesta, algunos ciudadanos aplaudían el río de personas que concentrados en las estrechas calles gritaban con más fuerza retumbando frases como "amigo campesino, el pueblo está contigo" , la ola humana de libanenses indignados subió hasta la plaza de mercado y dobló por la calle quinta realizando varias concentraciones entre el comercio y las zonas residenciales hasta llegar al parque principal del municipio donde los estudiantes del colegio Isidro Parra tenían preparada la presentación de el documental 970, este último denuncia la criminalización de los pequeños agricultores en el país.

Algunos dirigentes sociales agrarios y populares se tomaron el micrófono para señalar las condiciones del paro en el país, se saludó emotivamente a los paperos de Murillo, a los cafeteros de Villahermosa y el Líbano, a los arroceros de Lérida y los Maiceros de   Armero Guayabal que han sido los sectores de la región más golpeados por la crisis, además se invitó a todos los libanenses a solidarizarse con el Paro Nacional Agrario, a no dejar solos a los campesinos que desde el 19 de agosto se encuentran en Paro y hoy están ubicados en el cruce entre Armero y Lérida, el Comité de Paro en el norte del Tolima, espera que la fuerza pública y los gobiernos locales en la región cesen los actos hostiles que han saboteado la movilización campesina durante toda la semana, el lunes 26 de agosto una delegación de la ONU visitó a los manifestantes y exigió a la fuerza publica el cese de las acciones demandadas y que violan los derechos humanos de los campesinos y demás ciudadanos.