domingo, septiembre 08, 2013

Dignidad cafetera traiciona paro nacional agrario y popular en el norte del Tolima



|Por Nelson Lombana Silva|
(Ibagué, septiembre 7 de 2013) Ayer, fue el día de los contrastes en el norte del Tolima, en el marco del paro nacional agropecuario y popular. Por la mañana una imponente y combativa marcha por las principales calles del municipio de Líbano, Tolima; cerca de un millar de campesinos y campesinas se movilizó pacíficamente, pero con mucha decisión y coraje exigiendo del gobierno nacional acatar sus sentidas necesidades.
Con valentía denunció la criminalidad de la fuerza pública y el pusilánime papel que viene desarrollando el alcalde municipal de esta localidad. Los oradores coincidieron en señalar que la crisis no es solamente producto de las políticas del presidente Santos, viene de mucho atrás y se nombraron como directos responsables, ex presidentes de la talla de Cesar Gaviria Trujillo, Ernesto Samper Pizano, Andrés Pastrana Arango y Álvaro Uribe Vélez.
Con esta afirmación los participantes quisieron expresar, palabras más palabras menos, que el origen del problema que agobia a millones y millones de personas del agro y del sector popular no reside fundamentalmente en personas, es de carácter sistémico.
Era emocionante ver a cientos de campesinos posesionados del parque principal del Líbano con sus casas de plástico y sus ollas comunitarias, dispuestas a resistir el embate del régimen. Nadie hablaba de cansancio, ni de desmoralización. Artistas populares con sus chistes y canciones alegraban la lucha con la fe del carbonero.
De esa eufórica manifestación de lucha y resistencia se pasó a la incertidumbre y la desazón cuando se anunció la lectura de un comunicado suscrito por una comisión de Dignidad Cafetera liderada por el señor José Fredy Mosquera Yepes. El comunicado señalaba el levantamiento del cese de paro habida cuenta que supuestamente se había sucedido un acuerdo nacional, entre los campesinos y el gobierno nacional.
Dicha decisión inconsulta desde la perspectiva nacional con los distintos sectores que hacen parte de la protesta bien se constituye en una traición. Un comunicado que rechaza el partido comunista a través de su secretario general regional Tolima, por cuanto no coincide con los anhelos del pueblo campesino, ni la dinámica orgánica nacional del paro donde se reconoce como interlocutor válido a la mesa nacional MIA.
Se incluye, abusiva e inconsultamente al parecer al compañero Dagoberto Medina Martínez de la mesa de interlocución MIA, cuando a esa hora viajaba hacia el departamento de Nariño.
Es un comunicado, que bien parece un panfleto, por cuanto no tiene ni fecha, ni firma, documento que fue leído por el concejal John Esneider Prieto Prieto.
Es un pronunciamiento politiquero y ambiguo, porque mientras en un párrafo llama a la desmovilización de los campesinos y campesinas, en el otro, señala que apoya el paro de los maestros, paro programado para los días 10, 11 y 12 de septiembre en toda Colombia. A los demás sectores distintos al sector cafetero, se le agradece simplemente. “En general nuestras gracias sinceras”, termina el lacónico comunicado.
El texto completo es el siguiente:
“COMUNICADO: Los miembros integrantes del comité del paro nacional agropecuario en representación del norte del Tolima manifestamos a la opinión pública, que producto de los acuerdos alcanzados en los escenarios de discusión a nivel nacional proponemos a la asamblea de manifestantes entrar en cese de paro a partir de este momento con la participación de los señores JOSE FREDDY MOSQUERA YEPES de Dignidad Cafetera y Agropecuaria, y el señor DAGOBERTO MEDINA MARTINES de la mesa de interlocución y Acuerdos (MIA) continuaremos en el proceso de discusión y seguimiento al cumplimiento de los preacuerdos y la consecución de nuevas reivindicaciones para el sector agropecuario”.
“Igualmente manifestamos nuestro apoyo al paro Nacional convocado por el magisterio  que se desarrollará  los días 10 – 11 y 12 del presente mes”.
“Agradecemos a nuestros líderes hombres y mujeres valientes y aguerridos que con coraje asumieron la responsabilidad de defender los derechos que históricamente han sido vulnerados por el estado invitándolos a permanecer atentos a la convocatoria que se pueda realizar de ser necesario a los arroceros y maiceros de armero Guayabal que alimentaron de manera generosa a quienes sostuvieron prendida la llama de la lucha en el puente del río sabandija y del cruce del Líbano, nuestro más grande reconocimiento y gratitud al comercio, a docentes, estudiantes y ciudadanos transportadores”.
“En general nuestras gracias sinceras”.
Los Judas y los Juan Francisco Berbeo pululan también en el siglo XXI. El pueblo sabrá sortear esta traición y seguir en la lucha, porque “el pueblo es superior a sus dirigentes”, lo dijo Gaitán.