domingo, noviembre 24, 2013

Comunidad de Cajamarca, Tolima, pide acompañamiento contra Anglo Gold Ashanti



|Por Nelson Lombana Silva|
La comunidad del municipio de Cajamarca, Tolima, ha lanzado un dramático llamado a la solidaridad y acompañamiento para resistir el embate de la transnacional Anglo Gold Ashanti que se empecina en convertir a este municipio considerado otrora la despensa agrícola del Tolima, en un gigantesco desierto con sus aguas contaminadas.
Una delegación de este territorio ubicado a 45 minutos de distancia de Ibagué, sobre la vía central que conduce a Buenaventura y por la cual las multinacionales y transnacionales se roban nuestra materia prima y nos invaden con los desechos o sobrantes de los países industrializados, se presentó anoche en la universidad del Tolima pidiéndole encarecidamente a los estudiantes colaborar con la desigual lucha por la defensa del medio ambiente amenazado por la política neoliberal y santista de la megaminería a gran escala y que solo beneficia al gran capital transnacionalizado.  
Dicha comisión estuvo encabezada por la viuda y sus dos hijitos menores de edad del campesino Pedro Cesar García Moreno, recientemente asesinado en la zona a sangre fría y en presencia de su esposa, uno de los campesinos más comprometidos con la resistencia contra esta monstruosa transnacional y por la defensa del medio ambiente en la frondosa zona paramuna.
Cientos de estudiantes universitarios escucharon en silencio el testimonio de esta mujer y de sus principales y directos amigos de Pedro Cesar, quien además era presidente de la junta de acción comunal de El Cajón. Fue un momento bastante emotivo y conmovedor en el que los estudiantes se comprometieron a apoyar a esta comunidad en su justa lucha, rechazando la política entreguista del presidente Santos, el modelo neoliberal, la corrupción y la larvada violencia que sacude no solamente la zona sino el país entero.
“No tengo la capacidad para dirigirme a ustedes – dijo la viuda – pero de todas maneras les pido que nos colaboren, nos ayuden a sacar esta megaminería que hay en Cajamarca y que nos afecta no solo a nosotros sino a nuestros hijos. Sé que mi esposo luchó mucho, mucho, entonces les pido encarecidamente que nos colaboren, que vayan y miren que Anaime es algo hermoso. Les pido que nos colaboren y les doy mil, mil gracias por haberme invitado a esto y les doy mil gracias a todos mis compañeros de Cajamarca que no me han dejado sola”.
Al recordar el momento del execrable crimen, dijo: “Se lo llevaron tan miserablemente en presencia de los niños, su esposa y varios niños que iban con nosotros. Es algo terrible. Créame que no he sido capaz de reponerme en veinte días de dolor que llevo en esta lucha y lo único que les pido es que me ayuden a que haya justicia, el alcalde no nos prestó la ayuda que tenía que prestarnos, ni ninguna autoridad fue a recogerlo donde él quedó. Eso es algo terrible, terrible. La gente esa nos volvió la cara cuando más la necesitábamos que nos hubiera apoyado, nos dejaron a la deriva las autoridades. Gracias a don Víctor, Jimmy que son los que me han ayudado a salir adelante”.
A pesar de la incomunicación de los medios sobre este crimen, organismos internacionales se han hecho presentes en la comarca para tomar datos sobre lo que realmente viene sucediendo. Al respecto, dice la viuda: “Ayer estuvo la ONU y dijeron que Anglo Gold Ashanti había sacado un comunicado en el que decían que eran ellos los que habían traído a las Naciones Unidas, pero eso es totalmente falso, fueron los campesinos organizados los que hicieron los trámites para que este organismo hiciera presencia y se enterara en el terreno del horrendo crimen. La Anglo Gold Ashanti es solo mentiras delante de la gente. Les pido entonces acompañamiento si de pronto se organiza una marcha carnaval en Cajamarca, para que todos ustedes sepan qué es Cajamarca, Cajamarca es despensa agrícola de Colombia y no de minas”, terminó diciendo la viuda con sus ojos empañados de lágrimas y dolor infinito.
Julio Vargas, líder de esta comunidad cajamarquina, dijo que se está preparando una movilización para el dos de diciembre al cumplirse el primer mes del abominable asesinato del labriego Pedro Cesar García Moreno. La marcha se llevará a cabo por las principales calles de la población concentrándose en la plaza de mercado donde se levantará un mural con la efigie del campesino sacrificado.
Sobre las  posibles causas del asesinato del dirigente ambientalista, Julio Vargas, señaló: “Pedro Cesar García era un líder bastante significativo en defensa del territorio y contra el proyecto minero de la Colosa llevado a cabo por la multinacional Anglo Gold Ashanti”.
“Las autoridades competentes al momento no han dado una respuesta objetiva y acertada sobre quien hizo o realizó este asesinato. Sin embargo, la comunidad, en general, considera que la muerte de él tiene que ver con su posición crítica contra el proyecto minero La Colosa”.
Sobre la presencia internacional en la zona para verificar los dolorosos hechos, Julio Vargas, explicó: “A la vereda donde murió Cesar García ha llegado la personería departamental del Tolima con las alertas tempranas y también ha hecho presencia la delegación de la ONU para recoger información y darle el carácter de asesinato político al hombre Cesar”.
Sobre el impacto al interior de la comunidad que ha originado este hecho de sangre, Vargas, acotó: “Ha generado bastante incertidumbre en el sentido de la preocupación de no saber qué pueda pasar a futuro con el movimiento ambientalista y los demás líderes. Sin embargo, el movimiento ambiental y campesino del municipio de Cajamarca, expone públicamente que no dará un paso atrás en la lucha por la defensa de su territorio, sino que seguirá. Tiene claro los peligros, pero también tiene muy claro su valor y su visión frente a la defensa del territorio como despensa agrícola de Colombia”.
“La muerte del compañero Cesar ha promovido la unidad de la comunidad en defensa del territorio, tanto así que se plantea la movilización constante en homenaje a la caída de este líder y en el objetivo de seguir su ejemplo que nos dejó Cesar García, que es la defensa del territorio, del agua y de la vida”.
Julio Vargas, hizo una síntesis del perfil del líder inmolado Pedro Cesar García Moreno, al parecer por luchar por la defensa de su territorio, el agua, el medio ambiente y la vida: “Para quienes han visto las distintas Marcha Carnaval que se han hecho en Ibagué, el famoso “carrado” que es un jeep  decorado con muchos alimentos, Cesar García fue el promotor y el organizador de este tipo de manifestación cultural como símbolo de resistencia”.
“Cesar García era uno de los líderes más reconocidos del movimiento ambiental en Cajamarca; era una persona carismática, humilde, campesina en esencia y luchador incansable”.
Este homenaje a la esposa de Pedro Cesar, sus hijos y en general al campesino cajamarquino y a la memoria del mártir, fue organizado por la revista El Salmón, medio alternativo condenado a desaparecer por la incapacidad del rector de la UT y del sistema que no quiere permitir que los medios alternativos se desarrollen en Colombia. 

Ibagué, noviembre 23 de 2013