miércoles, diciembre 18, 2013

LA LOCA PARTICIPACIÓN EN LAS ELECCIONES DE LA UP – CRÓNICA DE UN SUICIDIO ANUNCIADO –


Muchos de los interesados con el retorno de la UP a la vida jurídica, con ocasión de la recuperación de su personería jurídica por vía judicial, en una acción que promoviera el señor RICARDO PÉREZ GONZÁLEZ, fundador de este partido político en el marco de los diálogos de paz que se desarrollaron entre el gobierno de BELISARIO BETANCUR y el grupo subversivo FARC –EP, estábamos pendientes de si este Partido participaría en las elecciones al Congreso del año 2014. El grupo que lidera PÉREZ en varias ocasiones señaló que la UP no estaba lista para participar en las elecciones y que el Estado y la clase política no podría exigirle participar para conservar su personería en el mes de marzo de 2014 en las elecciones al Congreso de la República, únicas en las que se “juega” la personería. La explicación de PÉREZ era que las condiciones de anormalidad que constituyeron un verdadero “estado inconstitucional de cosas” (el genocidio que aún se comete y que fue tenido en cuenta por el Consejo de Estado para devolverle su personería) no estaba aún superado y no lo estaría para marzo del 2014. Tal postura daba cierta tranquilidad ya que implicaría hacer la declaración de no participación y la exigencia al Consejo Nacional Electoral y al país para que acogiera las tesis del Consejo de Estado y no se castigara nuevamente a la UP, como lo hiciera el Consejo Nacional Electoral en el año 2002, por abstenerse de participar en elecciones por falta de garantías. 

Sin embargo, ante el CNE, como consecuencia de la devolución de la personería jurídica, se presentaron dos solicitudes de reconocimiento de dirección de la UP. Por una parte, los militantes de base liderados por PÈREZ, quienes habían promovido un nuevo Congreso – el Quinto – del Partido, teniendo o sin personería jurídica; evento que se realizó los días 13, 14 y 15 de septiembre del año en curso y sobre el cual el CNE aún no se ha pronunciado. Y, por la otra, las viejas directivas que nunca convocaron a las bases por más de doce años y que lo hicieron – de manera restringida y limitada – sólo ante el hecho consumado de la devolución de la personería jurídica. No quiero dar mi opinión y argumentación, en este escrito, sobre a que grupo le reconozco legitimidad y, menos sobre cual considero que debe ser amparado por la legalidad. Estos argumentos están dados ante las genocidas autoridades electorales y el que quiera conocerlos podrá remitirse a ellos cuando le interesen. 

Para efectos de esta reflexión podría decirse que la Junta que dirige Omer Calderón pareciera ir ganando y que por ello se arriesgó de manera más que irresponsable a dar avales para la Cámara de Representantes, no poniendo en riesgo inminente la personería sino garantizándose perderla en marzo. Me explicó: para no perder la personería se requiere lograr “el 3% de los votos emitidos para el Senado o para la Cámara de Representantes en todo el territorio nacional”, según señala el artículo 108 (reformado) de la Constitución Nacional. Como parecería casi que imposible lograr ese 3% con una lista de la UP al Senado, la precaria y provisional dirección de la UP – eso dio a entender el CNE cuando la reconoció – decidió no inscribir candidatos a esta corporación e hizo una alianza con el descolorido partido verde que ideológicamente no se sabe que es, lo que podría en principio parecer prudente si no se hubiese usado la personería de la UP para inscribir candidatos a la Cámara de Representantes según se anunció con bombos y platillos en la última “VOZ”, alguna vez proletaria, órgano oficial de difusión del Partido Comunista Colombiano. 
¿Por qué razón actuaron así?. Un atisbo de respuesta me la dio un conspicuo admirador de Omer Calderón en la calle quien, muy enfáticamente, señaló que “así se cuida la personería jurídica que se perdería si no se lograba un 3 % de los votos al Congreso lo que no ocurre en la Cámara” (…) “por eso hicieron una alianza con los verdes inscribiendo en su lista a Jael Quiroga y Carlos Lozano.”

Razonable jugada la de la “dirección” de la UP de cuidar la personería al no inscribir candidatos al Senado, pero inocua al comprobarse que no hicieron lo mismo para la Cámara de Representantes a la que inscribieron listas solamente en 15 circunscripciones departamentales, espacio electoral donde la exigencia para no perder la personería es la misma: obtener el 3% de los votos emitidos en todo el territorio nacional. ¿Por qué tan extraña forma de actuar? No tiene ningún sentido “cuidar la personería” en el Senado para entregarla en la Cámara de Representantes, lo que hoy está garantizado.

Voy a arriesgar una respuesta o explicación a tan loca forma de actuar: Para el Senado si no se logra el 3% no es posible elegir a un solo senador, tal como lo señala el artículo 263 de la Constitución que indica que partido que no logre el umbral en el Senado no elige ningún senador razón por la cual, las provisionales directivas no usaron la personería de UP para avalar a Quiroga y a Lozano, ya que consideraron no poder lograr tal número de votos y entonces no elegir a estos dos candidatos. Nótese que para el Senado la exigencia para conservar la personería jurídica del partido es la misma que para elegir por lo menos un senador, lo que no ocurre con la Cámara de Representantes, como paso a explicarlo a continuación.

Para la Cámara de Representantes la exigencia para elegir es diferente y no coincide – como ocurre en el Senado – con la exigencia para salvar la personería: lograr el 3% de todos los votos emitido en todo el país, según lo señala el artículo 108 constitucional (reformado). Esto quiere decir que en relación con la Cámara de Representantes es posible no lograr el 3% de censo electoral perdiendo la personería jurídica – por haber participado – pero si lograr elegir a uno que otro representante si se logra superar en alguna circunscripción por el menos el 50% del correspondiente cuociente electoral que en cada una de ellas será diferente y en algunas de ellas seguramente muy bajo.

Tal como están las cosas, la pérdida de la personería jurídica de la UP está garantizada para marzo ya que la provisional dirección al no inscribir candidatos sino en quince de las circunscripciones garantizó no lograr el 3% de los votos emitidos para la Cámara de Representantes en todo el territorio nacional con lo que la personería estará perdida y entregada a cambio de intentar elegir un par de representantes.

¿Podrá después alegarse que el mal resultado electoral se debió a la falta de garantías que reconoció el Consejo de Estado al devolver la personería? Sí se podrá alegar; pero para entonces será muy difícil explicar por qué se participó a pesar de faltar garantías. La postura coherente es la que pregonó desde el principio el dirigente PÉREZ GONZÁLEZ, amparado en el texto de fallo que él promovió y tramitó: no participar en las parlamentarias del 2014, única elección donde se juega la personería, por falta de garantías, reorganizar el partido con tiempo y participar en las próximas elecciones presidenciales y regionales, y, presionar un cambio en las reglas de participación bajando los umbrales tal como se señaló en el documento que sobre el tema este grupo de envió a La Habana.

Escrito por: 

Jorge Ignacio Salcedo 
Galàn Jeritza Merchán Díaz

La respuesta a este artículo esta´disponible en:
 http://elsalmonurbano.blogspot.com/2013/12/discurso-politico-legitimacion-y.html