domingo, enero 05, 2014

No más persecución política contra la Marcha Patriótica y sus dirigentes




Movimiento Político y Social Marcha Patriótica
La Paz Con Justicia Social Reclama Garantías Para La Oposición Política
Libertad inmediata para nuestro compañero Francisco Toloza


Mientras el gobierno de Juan Manuel Santos reitera sin rubor alguno que tiene voluntad de paz en la mesa de diálogos de La Habana y ante los grandes medios de información, en territorio colombiano sigue mostrando sus verdaderas intenciones de hacer de la paz la tumba de la voz disidente y crítica, incrementando la persecución y estigmatización hacia los dirigentes sociales y populares del país.  Hoy como hace cinco meses con el caso de Hubert Ballesteros, se repite la receta de silencio hacia la oposición de la mano de la detención de nuestro compañero FRANCISCO JAVIER TOLOZA, integrante de la Junta Patriótica Nacional de Marcha, responsable de la comisión internacional y destacado académico y dirigente social, con una trayectoria cercana a los 20 años.

No es éste un  caso aislado sino respuesta gubernamental a la vocación de lucha de un pueblo  que se niega a seguir siendo preso de una guerra impuesta por los poderosos. Es el resultado de la marejada de esperanza que sacude a Colombia con un amplio desarrollo de la lucha popular en las calles en los últimos años, y por la que recibe como respuesta el asesinato, la usurpación de derechos políticos y los montajes judiciales. Es así como a lo largo de 2013, en el marco de la más importante movilización social en décadas, han sido asesinados decenas de dirigentes sociales, de los cuales 26 hacían parte de nuestro movimiento. De igual manera, el país ha sido trastocado por la siniestra actuación del Procurador Ordoñez quien se ha encargado de violar permanentemente los derechos políticos de nuestra compañera Piedad Córdoba y del propio alcalde de Bogotá, Gustavo Petro. Para iniciar este 2014, el régimen se ensaña en contra de los sectores sociales y populares encarcelando a Francisco Toloza, sindicándolo de rebelión bajo sendos montajes judiciales, amparados en pruebas y testigos tan dudosos y oprobiosos como las que ya han sido utilizados en casos anteriores, y que por su propio peso han caído desmentidos.

El carácter político de esta detención queda claro por la trayectoria de nuestro compañero, destacado dirigente estudiantil en los años noventa, reconocido académico, quien cursa actualmente estudios de doctorado, con múltiples publicaciones en el campo de la ciencia política, amplia experiencia docente e investigativa, así como con grandes aportes en el campo de la educación popular. Su trabajo al frente de la comisión internacional de Marcha Patriótica le ha merecido el reconocimiento de múltiples organizaciones hermanas y grandes personalidades de la política, tanto en América Latina como en Europa.

Hacemos un llamado a la solidaridad nacional e internacional, para que el abrazo solidario ayude a cerrarle el paso a la cruzada de persecución y muerte que no cesa en Colombia, particularmente por la situación de más de 9.500 prisioneras y prisioneros políticos, invisibilizados por el Estado. Exigimos al gobierno colombiano la libertad inmediata de nuestros compañeros Hubert Ballesteros y Francisco Toloza, y que no se sigan dilatando los procesos judiciales, ya que la táctica empleada hasta el momento ha sido aletargar todas las diligencias, dando como resultado que tras cinco meses de detención, en el caso de Hubert, no se haya pasado de la etapa de audiencia de imputación de cargos.

Este caso reitera la urgencia de que Colombia abra el real debate sobre las garantías para la participación política, así como para que los acuerdos que han avanzado en La Habana sean verdaderamente refrendados cesando la persecución a dirigentes sociales. Sólo la realización de una Asamblea Nacional Constituyente podrá dar garantías mínimas para la construcción de una democracia efectiva y no meramente de papel.

Reiteramos nuevamente y sin descanso que la paz que sueña el pueblo colombiano es aquella que se edifica sobre la justicia social y a éste sueño, por más que quiera el régimen, no lo podrán encarcelar ni acallar jamás, porque el pueblo colombiano ha sellado su anhelo movilizándose en las calles.

Por la senda de las y los libertadores seguiremos aportando para construir un país en paz con justicia social, el país de la Segunda y Definitiva Independencia.

Junta Patriótica Nacional
Bogotá, enero 4 de 2014