martes, febrero 25, 2014

Calle 13: el ritmo de la protesta



|Por Luna Rodríguez|

Calle 13 fue el grupo puertorriqueño batidor del récord de Grammys Latinos en 2011 y caracterizado desde sus comienzos por sus ritmos pegadizos, claridad e ingenio en sus letras y un evidente mensaje anticapitalista que se ha ido perfilando y acentuando hasta el momento.

Desde su primer disco publicado en 2005, vemos claramente una evolución bastante positiva en sus mensajes. Si bien al principio sonaba bastante a reggaetón, no sólo en los ritmos sino en las letras, podemos ver como cada nuevo tema ha sido contagiado del rap, rock, funk y del ambiente de crisis y luchas que se respira en todo el mundo.

Sus letras denuncian activamente los problemas con la inmigración y el racismo, las prisiones, la soberanía alimentaria, el imperialismo de EEUU, etc. Y podríamos considerarlos mucho más sanos en cuanto al feminismo que algunos otros grupos considerados como de izquierda radical -como Los Chicos del Maíz-, ya que aunque posee innegablemente letras sexistas, también aplaude la libertad sexual y una sensualidad más natural: “Todas las viejitas con pelos en las piernas, de espíritu libre y de mente moderna” o “tú tienes el pudín como me gusta, con estrías”. Para más debate véase “Si no puedo perrear, no es mi revolución”.

Pese a tener a veces un discurso de liberador de la humanidad, “calma pueblo que aquí estoy yo”, la inmensa mayoría de sus canciones actuales hace referencia a la lucha colectiva y de clase. De familia obrera –como con orgullo defiende en sus temas- y marcado por la lucha portorriqueña, podemos escuchar canciones como “El Hormiguero”, con frases del tipo “aquí todos luchamos juntos” y “¿quieres guerra?” en varios idiomas (desde el árabe hasta el catalán), o “El baile de los pobres”.

Ahora nos presentan un nuevo tema que está arrasando desde el primer momento, “Multi Viral”. Para la canción han contado con la voz de Julian Assange de Wikileaks criticando la manipulación informativa de los medios oficiales en cuanto a las movilizaciones del mundo. El videoclip se ha rodado en Palestina y de nuevo con coros en árabe, lanzan un claro guiño a las revueltas y revoluciones en Oriente Medio, además de las menciones en apoyo a los movimientos Yosoy132 y 15-M.

Como decía Emma Goldman: Si no puedo bailar no es mi Revolución. Bailemos con los puños levantados y luchemos como canta Calle 13: “Codo con codo, paso con paso. Crece la ola, crece la espuma cuando cada vez más gente se suma”.

Luna Rodríguez es militante de En lucha / En lluita

Artículo publicado en el Periódico En lucha / Diari En lluita