martes, febrero 25, 2014

Detención masiva de campesinos con la llegada del Batallón de Alta Montaña No. 10


Bajo un clima de constante violación a los Derechos Humanos cometidos por el Batallón de Alta Montaña No. 10, en zona montañosa de Tuluá fueron detenidos 11 campesinos integrantes de la Marcha Patriótica y la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca (ASTRACAVA).

La detención masiva de campesinos se produce el 21 de febrero de 2014, luego que múltiples denuncias de la comunidad contra miembros del ejército tuvieran eco en distintas organizaciones defensoras de Derechos Humanos a nivel nacional como internacional. Entre esas organizaciones se destaca la Red de Derechos Humanos Francisco Isaías Cifuentes, organización que los días 16 y 24 de febrero de 2014 detalló los continuos atropellos que viene cometiendo el nuevo Batallón de Alta Montaña No. 10 en zona montañosa del municipio de Tuluá.

Entre las violaciones cometidas por los militares se describen: “actos sexuales abusivos, señalamientos, allanamientos ilegales, ataque a bienes civiles y culturales, actos de pillaje y ataque a defensores de derechos humanos”, con la gravedad de que varias de estas violaciones, denuncia la Red, han sido cometidas “por militares bajo el influjo de sustancias psicoactivas”.

También la detención masiva se da en un momento político de gran importancia, cuando campesinos, indígenas y afrodescendientes se dirigían a la Cumbre Departamental Agraria que durante los días 21 y 22 de febrero tuvo lugar en la ciudad de Cali, y donde la detención de los campesinos fue rechazada denunciando el hecho como un “acto de persecución” que se suma a los más de 9.000 casos de prisioneros políticos que tiene el país.

Actualmente los 11 campesinos permanecen privados de la libertad bajo los cargos de Concierto para delinquir con fines terroristas, Rebelión y Terrorismo, y distintas organizaciones han exigido su liberación inmediata, al considerar su detención como un acto de persecución política contra la Marcha Patriótica, y otras organizaciones como la MIA, la Asociación de Trabajadores Campesinos del Valle del Cauca y FENSUAGRO, a las cuales un importante número de campesinos de la zona montañosa de Tuluá también pertenecen.

Noticia relacionada:
Amenazas y acoso sexual del Batallón de Alta Montaña No. 10