miércoles, febrero 05, 2014

Generalizar el pico y placa en toda Ibagué no resuelve el problema vial



|Por Nelson Lombana Silva|
 
La inconsulta medida del burgomaestre Luis H. Rodríguez de implementar el pico y placa en toda la ciudad de Ibagué, Tolima, ha generado rechazo casi generalizado en los distintos sectores de esta ciudad intermedia. Los pronunciamientos en contra de esta propuesta se han incrementado en las últimas horas, la cual al parecer fue tomada en la sede de una empresa transportadora a espaldas del concejo, comerciantes, pequeños transportadores y comunidad en general.
 
Un paquetazo del señor alcalde municipal sin el debido debate y estudio y que al parecer pretendería defender a los magnates del transporte en detrimento del interés colectivo. Los trancones se concentran básicamente en la calle 15 con carreras primera, cuarta, quinta y sexta. Sin embargo, el megalómano alcalde pretende hacerlo extensivo a todo el perímetro urbano.
 
Del tema consultamos a Evelio Villarreal Herrán, presidente de la Asociación de Transportadores Urbanos de Ibagué, Asointrans, una de las personas más versadas en esta ciudad sobre el tema de movilidad por cuanto lleva cuarenta años metido en tema del transporte, de los cuales 33 los lleva en la ciudad musical de Colombia. Es decir, tiene suficiente conocimiento y autoridad para referirse al tema que hoy tiene polarizado a los 500 mil habitantes que conforman la capital del departamento de Tolima.
 
El líder sindical critica la medida, calificándola de impopular e inconsulta por cuanto se pretende imponer sin la debida y elemental socialización. Dice que la ciudad cuenta con pocas vías y las que hay están en pésimas condiciones. Sin embargo, la iniciativa no resuelve el problema y en cambio sí perjudica al pueblo humilde que tiene su moto o su carrito para buscarse el sustento diario para él, su mujer y sus hijos.
 
Según Villarreal Herrán la causa de los continuos trancones está en lo que ellos han denunciado ante la secretaría municipal de transporte y la policía vial pero que nunca le han parado bolas: La corrupción en el manejo de las frecuencias, las cuales hablan de 3, 4 y 5 minutos, pero que los transportadores utilizando dobles planillas dan la impresión de cumplir con esa norma estipulada pero en realidad la frecuencia son de 2 y hasta 1 minuto. Es decir, son esas busetas las que arman el trancón más que los mismos particulares sobre el denominado embudo que se presenta en la calle 15 y sobre las carreras: primera, segunda, cuarta, quinta y sexta, principalmente.
 
Señala que en Ibagué hacen falta parqueaderos porque los que hay son insuficientes e incómodos. Denuncia que el ex alcalde Rubén Darío Rodríguez cedió al chantaje de una transnacional la que amenazó que si no permitía invadir la sexta se iría de la ciudad y el citado mandatario como mansa paloma cedió a dichas presiones fácilmente, según el líder sindical.
 
La entrevista concedida a las páginas web: www.pacocol.org y www.semanariovoz.com es la siguiente:  
 
-         El alcalde municipal de Ibagué proyecta implementar el pico y placa para los vehículos particulares durante todo el día, todos los días y en toda la ciudad. ¿Cuál es su opinión?
 
Hay una realidad concreta en la ciudad de Ibagué: No hay vías y las pocas que hay están en mal estado, la medida se ve aparentemente satisfactoria, pero resulta que no, porque lo que va a suceder es el impedimento de la gente para desarrollar sus actividades de sustento, en sus motos, los carritos particulares que tiene la gente para la venta de sus alimentos. Esa medida afecta enormemente a los trabajadores.
 
Pero hay algo más grave aún: Esta medida no ha sido socializada con toda la comunidad y los que tenemos que ver directamente con el transporte. Alguna vez lo dije en la radio de que en el pico y placa los empresarios se hacen pistola entre los bolsillos porque en esta ciudad las frecuencias no se respetan, las cuales oscilan entre 3, 4 y 5 minutos y sucede que algunas empresas violan esa norma y disparan la frecuencia cada 2 minutos e incluso, 1 minuto. Es más: en algunos casos se ha presentado la doble planilla para burlar esta norma de la secretaría municipal de transporte.
 
Es apenas lógico que al disparar un poco de rutas con frecuencias tan cortas en el embudo que es la calle 15 con carreras primera y quinta, se amontona todas esas rutas y comienzan a parar para abrir la frecuencia generándose el denominado trancón. Esa es la razón real y concreta de los trancones, especialmente en las horas pico.
 
Eso lo hemos denunciado como sindicalistas del transporte ante la secretaria municipal de transporte y la misma policía vial, pero hasta la presente no ha habido poder humano para meter en cintura a los propietarios del transporte mayoritario en Ibagué.
 
Me pregunto: Qué nos sacamos con la implementación del pico y placa, si el adinerado compra más carros y todos los días sale en uno diferente, máxime si tenemos en cuenta el egoísmo que hay porque esos carros circulan únicamente con el chofer cuando deberían llevar a los vecinos que lo requieran. Bueno, dejarlo guardado y usar el taxi, entre otras cosas, porque los parqueaderos en Ibagué son muy incomodos y no hay los suficientes. Así las cosas, el alcalde debería primero socializar la iniciativa con todos los sectores para tomar una decisión de esa envergadura o sencillamente dejar las cosas como están, porque a la final salen el pueblo y los pequeños transportadores perdiendo plata.
 
-         ¿Quiere decir usted que la iniciativa como está concebida por el alcalde no resuelve el problema de circulación en Ibagué?
 
No lo resuelve, porque hay otro elemento adicional: No se está controlando la circulación de vehículos en la ciudad. Miremos el caso de las motos: creo que en estos momentos hay más de 70 mil matriculadas. No se justifica que se generalice en toda la ciudad el pico y plata, hay sectores que no lo ameritan como en el barrio La Gaviota, o el barrio Las Ferias, para colocar solo un par de ejemplos. ¿Qué generaría eso? Multas a granel y corrupción galopante. Hay que estudiar los sitios exactos donde se justifica el pico y plata.
 
-         ¿Quién saldría ganancioso con la iniciativa que viene planteando el alcalde municipal?
 
La cosa es de larga como de ancha. Se beneficiarían los taxis, el transporte masivo, pero se iría a perjudicar a la inmensa mayoría de gente, especialmente la de escasos recursos económicos. Mire usted: El gobierno municipal sacó de circulación las zorras y metió triciclos los cuales también hacen congestión. Lo otro es la piratería. Otra cosa: por qué se permite por la carrera quinta tanto carro estacionado, al extremo que ya el peatón no puede andar y si lo hace, lo hace con mucha dificultad y con el peligro de ser arrollado. Mire usted de la calle 42 hacia la calle 10: Usted encuentra los andenes de lado y lado repletos de vehículos estacionados.
 
-         ¿La malla vial  en Ibagué tiene capacidad para soportar los vehículos que hay?
 
No tiene capacidad. Si se va para los lados de Musicalia, Protecho o Galán vemos que son verdaderas trochas intransitables, perjudicándose el pasajero, el conductor y el mismo vehículo, a pesar de algunos modestos reparcheos que se han hecho. Se presentan cosas curiosas: Hay sectores que viene la administración levantando el pavimento el cual se encuentra en buenas condiciones, mientras que sectores totalmente deteriorados continúan así como si no pasara nada. Se debería priorizar.
 
-         Dice usted que la carrera sexta fue recortada para favorecer una transnacional. ¿Cómo es la historia?
 
Ese señor de apellido Gómez que hizo ese centro comercial de la calle 60 hacia abajo (Carrefour) dijo que para hacer ese centro tenía que abarcar parte de la carrera sexta, sino lo dejaba el alcalde no hacía la inversión y se iba. El alcalde de la época me parece era Rubén Darío Rodríguez aceptó como mansa paloma el chantaje. Eso duele teniendo en cuenta que Ibagué no tiene carreras suficientes. Ahí fue cerrada esta carrera. 

Ibagué, febrero 5 de 2014.