martes, febrero 25, 2014

Homenaje al Gran Defensor de Derechos Humanos Jesús María Valle Jaramillo



“Aquí estamos y estaremos siempre, en el fragor de la lucha o en el quietud de la muerte”
 (Jesús María Valle, agosto 25 de 1.997)


El 27 de febrero de 1998, el abogado Jesús María Valle Jaramillo, presidente del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos y defensor de los presos políticos de Antioquia, fue asesinado por paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), en el interior de su oficina, ubicada en el centro de la ciudad de Medellín (edificio Colón, oficina 405), hacia las 2:15 pm.

A Jesús María lo mataron amarrado, porque amaba profundamente la libertad; con dos proyectiles en la cabeza, porque era inteligente y frentero; en su oficina, porque era su trinchera; al lado de los desplazados, porque ellos eran sus cómplices; en el suelo, porque no se arrodillaba; reducido, porque era valiente; boca abajo, porque no se callaba; con silenciador, porque sus enemigos le tenían miedo; y descalzo, porque no soportaban su compromiso con los humildes.