martes, abril 29, 2014

|UT| La Sijin no ganó el Oscar

¡Que el Esmad se desmovilice para que pasen cosas buenas!


Si usted desea saber ¿qué ocurrió en inmediaciones de la Universidad del Tolima mientras los estudiantes y capuchos demostraron en la calle su apoyo al paro campesino; encontrará situaciones que pueden causar reflexiones urgentes.

Por ejemplo a las 11:30 a.m. del 29 de abril, cuando iniciaba el tropel, a unas cinco cuadras del campus universitario, el coronel Luis Carlos Vargas, obligó con su arma a subir a un carro de la policía a Oscar Patiño, estudiante de primer semestre de la licenciatura de Educación Artística, hecho que fue denunciado a la defensoría del pueblo y a la Corporación de derechos humanos Reiniciar.

Luego a las 2:30 p.m., en la esquina de Carpa Azul, a una cuadra de la fiesta de la rebeldía; fueron  golpeados y detenidos por miembros del Esmad, Oscar Arciniegas, estudiante de tercer semestre de la licenciatura de Inglés y Oscar Eduardo Muñoz, vecino de ese barrio. Los dos fueron señalados y atacados por una gavilla de esos cobardes que incluso a Muñoz le robaron sus gafas y la memoria de la cámara. Parece que en la ciudad musical el Esmad quería ganar un premio Oscar para la Sección de Investigación Criminal; pero después de varias horas de detención improcedente, los tres aparentes insurrectos fueron liberados.

Como ocurre de costumbre, algunas mujeres de la comunidad universitaria fueron brutalmente atacadas en su rostro y en otras partes del cuerpo por los mismos robocops chiviados, que persiguen a campesinos, activistas ambientales y vendedores ambulantes. A estos asesinos entrenados para matar y para otras infamias, les invitamos a desmovilizarse para que pasen cosas buenas.