jueves, mayo 15, 2014

A FUERZA DE FALSIFICACIONES Y MANIPULACIONES DE INFORMACIÓN QUIEREN DESTITUIR A UN MIEMBRO DE LA JUNTA DIRECTIVA DE ASPU TOLIMA




Poco a poco se empieza a evidenciar, esta vez ante los magistrados, los actos delincuenciales y el grado de insidia, con los cuales la administración de la UT pretende perseguir y destituir a los profesores que, desde la Junta Directiva de ASPU-UT, han expresado su opinión crítica frente a la rectoría de Herman Muñoz Ñungo.
 
Además de que estos profesores fueron sometidos a toda suerte de insultos, calumnias y desprecios, el asesor jurídico de la UT, Alfonso Covaleda Salas, demandó a un miembro de la Junta Directiva de ASPU ante la Procuraduría Regional del Tolima (profesor Alexander Martínez Rivillas), aduciendo toda suerte de opiniones infundadas, falsificaciones y calumnias respecto a su situación laboral y académica. Dicha demanda se realizó el 28 de noviembre de 2013, apelando a los mismos contenidos de dos resoluciones sancionatorias contra el profesor, y exactamente el mismo día que el directivo sindical fue notificado de las mismas. Ahora, en una enrevesada y casi infantil historia, y después de advertir todas las perturbaciones a los derechos del profesor, el asesor Covaleda Salas se retracta de la demanda aduciendo, ante la propia organización sindical, que el proceso judicial fue producto de una suplantación de su firma. 
 
Lo que en efecto sucedió fue lo siguiente: la administración se apresuró a sancionar el profesor invocando normas inaplicables, manipulando las pruebas y mintiendo descaradamente sobre el contenido de los documentos que el mismo profesor suministró en su defensa. Cuando revisaron en frío las consecuencias de dichas decisiones contra el directivo sindical, se percataron de las implicaciones legales que contra la administración de la UT podrían existir en esas falsas motivaciones, y decidieron orquestar el cómico plan de unas “fuerzas oscuras” que quieren tomarse la universidad, y enfrentar al sindicato contra la administración (como si eso no fuera una verdad de apuño desde hace dos años).
 
En efecto, la situación se puso peor para la administración de Muñoz Ñungo, cuando advirtió que la procuraduría regional aceptó la demanda, e inició las investigaciones preliminares. Ante esta situación, el realmente perseguido, Martínez Rivillas, informó al Consejo Superior de la Judicatura, sobre las mentiras, infamias y falsificaciones que se expresaban en las resoluciones sancionatorias y en la demanda interpuesta contra él en la procuraduría regional, lo que en efecto desató el plan pueril de declarar una “falsificación de firmas” del asesor Covaleda Salas y la presentación de una supuesta “falsa demanda”. Ahora el embrollo es de otro tenor: el abogado Covaleda tendrá que probar que no fue él quien interpuso la demanda, que las manipulaciones y falsificaciones de las pruebas contra el profesor Martínez Rivillas nunca existieron, y que las resoluciones sancionatorias las conoció el mundo entero el mismo día de la notificación y que por ello se urdió, desde las “fuerzas oscuras”, el plan delincuencial contra el profesor (lo que es imposible, pues sólo las conocía el rector, vicerrector académico, secretario general y Covaleda Salas).
 
Además, el rector deberá probar cómo se filtró esa información entre esos “delincuentes”, y cómo es que la persecución sindical contra el directivo de ASPU UT, a pesar de todas las evidencias, NUNCA existió o existe. Pero eso no es todo, rector y vicerrector académico deberán responder por la manipulación de las pruebas que se constatan en las falsas motivaciones de las resoluciones sancionatorias contra el profesor Martínez Rivillas, las que fueron diseñadas desde la caverna de Covaleda Salas. Fiscalía y Procuraduría, tarde que temprano, se darán un verdadero banquete penal y disciplinario a costa de Muñoz Ñungo, Benítez Mujica y Covaleda Salas, a pesar de todas las denuncias y advertencias que públicamente realizó ASPU Tolima.
 
Camilo Andrés Padilla Zapata
Representante estudiantil de la Facultad de Ciencias Humanas y Artes