jueves, mayo 01, 2014

Esmad no pudo opacar celebración día del trabajo en Ibagué, Tolima



|Por Nelson Lombana Silva|

Las hordas de la policía Esmad no pudieron opacar el vistoso y combativo desfile del primero de mayo en la ciudad de Ibagué, Tolima. Miles y miles de trabajadores, desempleados, campesinos, indígenas y estudiantes desfilaron por las principales calles de la ciudad de Ibagué este primero de mayo para honrar la memoria de los mártires de Chicago y de paso reivindicar la lucha del pueblo colombiano, la cual es más vigente que nunca, según indicó el presidente de la Cut Tolima, Pedro Barón.

La movilización comenzó en la casa del maestro, sobre la calle 37 y terminó en la plazoleta Darío Echandía, sobre la calle 11, donde algunos líderes hicieron uso de la palabra no solo para destacar la gesta que dio origen a esta efeméride, sino también para plantear la problemática actual del pueblo colombiano, en el marco del nefasto modelo neoliberal.

Comenzó la marcha con  amago de lluvia, habida cuenta que la noche anterior prácticamente llovió toda la noche en esta ciudad. Sin embargo, a medida que avanzaba y más gente se unía con entusiasmo y combatividad el sol hacía su aparición majestuoso e imponente.

Desfiló en esta ciudad simbólicamente Clara López y Aída Avella, guiadas por la juventud que radiante no paró de lanzar consignas por la paz con justicia social, por la defensa del medio ambiente, la educación pública, la salud pública y un cambio de régimen que tanto necesita la patria. 

Todos los partidos y movimientos políticos de izquierda engalanaron la movilización con sus respectivos distintivos, destacándose la Marcha Patriótica, la Unión Patriótica, el Polo Democrático Alternativo, el Partido Socialista de los Trabajadores, el Moir, el Partido Comunista, etc. Las banderas se entrelazaron habidas de unidad.

El Esmad no pudo

Al decir de los marchantes, hombres y mujeres, niños, jóvenes y veteranos, hacía mucho rato el Estado represivo no movilizaba tanta represión para controlar una movilización entusiasta, dinámica y pacífica. Centenares de policía robótica Esmad, agentes encubiertos estaban como perros de caza, más que controlando a la muchedumbre, provocando y hostigando.

Sin embargo, tacaron burro. Los marchantes no se dejaron provocar. Al comenzar la movilización fue ultrajado un músico joven que iba a participar con el argumento de que no tenía documentos de identidad a la mano. A una estudiante universitaria al parecer casi la desvisten en la vía pública requisándola  y 15 jóvenes que hacen parte de las barras del club deportes Tolima fueron retenidos arbitrariamente mientras preparaban la movilización cerca de la universidad del Tolima. “El gobierno solo ofrece represión”, dijeron algunos de los afectados directamente.

Opiniones


Al terminar la movilización, y como es tradicional, el Partido Comunista ofreció un suculento sancocho en la sede de la corporación “Cacique Calarcá”. Decenas de militantes, amigos, simpatizantes y no simpatizantes, departieron la rica comida al calor de una conversación amena, fraternal y unitaria, con fondo musical que llamaba a la fiesta, a la rumba, al goce.

El doctor Jaime Leguizamón Caicedo, ex magistrado y militante Comunista, fue preguntado sobre el significado del día de la clase obrera. Esto contestó: “La constante lucha del pueblo trabajador por alcanzar el cielo, en el sentido de conquistar el poder para servirle al pueblo de todas las partes del mundo”.

¿Cómo se puede caracterizar la clase obrera en el siglo XXI? Respondió: “En el siglo XXI por desventura la cantidad de la clase obrera ha disminuido, porque no hay un proceso industrializador, sino que todo se reduce al intercambio comercial por comerciantes y tratan de disminuir a la clase trabajadora. Pero la clase trabajadora, la clase obrera, es la que genera el valor de los bienes, es la que genera los bienes materiales de la humanidad y por eso, a ella, a esa clase que produce bienes materiales debemos rendirle honor, no solamente el día del trabajo, sino permanentemente”.

¿Cómo afecta el modelo neoliberal los anhelos de la clase trabajadora? “El modelo liberal, que es el mismo que existía hace más o menos 180 años aquí en Colombia, porque Manuel Murillo Toro y otros más, fueron librecambistas y amigos de esa forma, que ha venido haciendo que la concentración de la riqueza se quede en manos de muy pocas personas a nivel mundial. Eso no lo ven incluso, muchos ricos de Colombia, quienes poco a poco irán perdiendo su fortuna también en manos de los más poderosos del resto del mundo, mientras la población en general se va empobreciendo todos los días, más y más”.

Carlos Rojas, dirigente deportivo, denunció el atropello de que fue objeto un grupo de hinchas del club deportes Tolima que participó como es tradicional en la marcha del primero de mayo: “La barra como todos los años lo hace, sale a marchar el primero de mayo y hoy los muchachos que tocan los instrumentos estaban reuniéndose para venirse a la marcha y les llegó la policía y detuvo a 15 jóvenes de la barra. En estos momentos (3:00 p.m. 1º de mayo), se encuentran retenidos en las instalaciones de la policía, a la que responsabilizamos de cualquier cosa que les pueda pasar. Hay menores detenidos, hay mujeres detenidas”.

“El primero de mayo es un derecho universal que hemos ganado de marchar por nuestros derechos, por el derecho al trabajo, por el derecho a la vida. Como barra tenemos derecho a marchar. Sufrimos este atropello, estamos en la plazoleta Darío Echandía y nos tienen encerrados, no nos podemos salir por ningún lado los demás integrantes de la barra”.

Edgar Romero, presidente del sindicato único de trabajadores de la educación del Tolima, al intervenir en la plazoleta Darío Echandía, dijo: “Levantaos con coraje trabajadores del mundo. En el coraje para defender sus derechos, transformados en el mundo, majestuosa, histórica, la celebración y conmemoración del primero de mayo”.

Por su parte, el presidente regional de la Central Unitaria de Trabajadores, Cut, Pedro Barón, al destacar el liderazgo de la candidata vicepresidencial Aída Avella Esquivel, el momento histórico para el país con este binomio de mujeres, destacó la lucha de la clase obrera, desenmascaró el modelo neoliberal y llamó a defender la paz con justicia social, los diálogos de la Habana y la apertura de una mesa de negociación con ELN y el EPL.

Señaló: “Seguramente en una segunda vuelta nos tocará decir que hay que abstenernos, pero en la primera vuelta no puede haber un solo voto de los trabajadores ni por la unidad nacional, ni por el uribismo, ni por los que se disfrazan con piel de ovejas, siendo en el fondo uribistas. Los trabajadores tenemos que hacer respetar nuestra conciencia y de manera clara identificar cuáles son los intereses de los trabajadores y cuáles propuestas la encarnan, mientras avanzamos en un camino de convergencia en la lucha popular”.

Sobre el paro nacional agrario, étnico y popular que se desarrolla en distintas regiones del país, dijo: “Hoy nos quitamos el sombrero frente a las luchas agrarias. A quienes hoy están ocupando a Saldaña, a quienes están en tres puntos del Huila, en diferentes puntos de Tunja, a quienes saldrán hoy en Nariño, en Cauca, en el Putumayo, Arauca y a quienes se preparan en el norte, centro y sur del Tolima para engrosar este importante contingente campesino. Ahí está la unidad, compañeros y compañeras”. 

Acerca del significado histórico del primero de mayo, indicó el dirigente sindical: “La sentencia clara que dio origen al primero de mayo, tiene hoy más vigencia que nunca. La explotación capitalista solo le ofrece a las masas, al pueblo y a los trabajadores más miseria reinante y para ello emplea todos los métodos  criminales del uso de la fuerza, de la masacre, de la desaparición, de los procesos prefabricados con testigos comprados como hoy viene sucediendo en todos los rincones del mundo y de manera específica en nuestro país”.

Sobre la criminalidad del capitalismo y concretamente del Estado Colombiano, anotó: “El hecho hoy que se denuncia al inicio de este acto, no es un hecho aislado, es la política criminal del Estado Colombiano que legalizó la arbitrariedad, la eliminación de los mínimos derechos civiles de la población como la llamada ley de seguridad ciudadana. Al gobierno y al régimen les importa silenciar las voces de protesta, para ello ha utilizado el terrorismo de Estado, que dejó más de 3 mil dirigentes asesinados en Colombia en los últimos 20 años y que después legalizó don Álvaro Uribe Vélez  con la llamada ley de justicia y paz para dejar en la impunidad absoluta todos estos crímenes. Ha utilizado también la desaparición forzada, el destierro, el saqueo de los recursos naturales, los falsos positivos: Todo ligado a la más absoluta impunidad”.

(La gran ausente hoy en las calles de Ibagué, infortunadamente fue la circulación del semanario VOZ La verdad del pueblo. Brilló por su ausencia. Nadie dio una sola explicación).