martes, julio 08, 2014

La izquierda colombiana amaestrada por los izquierdistas acomodados y la Pequeña burguesía


|Por Libardo Sánchez Gómez|

La izquierda electorera de Colombia, en la que se incluyen pequeños burgueses de la talla del ex presidente Ernesto Samper  y la senadora electa Claudia López, cuyo interés no va más allá de que los insurgentes se entreguen a cualquier precio,   decidió votar en masa por la paz santista en contra de la paz Uribe-zuluaguista, sin tener en cuenta que una y otra  son una  misma concepción  del Departamento de Estado gringo. Hábilmente  vendieron a las bases  la idea de que si ganaba Zuluaga se terminaban ipso facto las conversaciones con las guerrillas de las FARC y del ELN. Las mieles del poder y el sabor de la mermelada fueron suficientes para dejar de lado que no es  Santos,  Zuluaga ni ninguna Marta Lucía u otra bruja quien decide     firmar o no acuerdos de paz con la insurgencia armada. Eso es de resorte exclusivo de los intereses estratégicos de los norteamericanos. Por eso terminadas las elecciones el vicepresidente Joseph Robinette "Joe" Biden, Jr. de EEUU vino a Colombia a dejar en claro que “la paz es un asunto interés de los EEUU” y a examinar los puntos acordados  entre Gobierno (vasallos) y guerrilleros.

La  paz santista o, mejor, la paz del Pentágono, que   magnificaron los acuciosos izquierdistas de las urnas, se puede  resumir en tres puntos esenciales: como punto nodal se puede destacar  el referente a la tierra y territorialidad, en el fondo se trata de ver como las guerrillas y los pequeños propietarios campesinos se acomodan al lado de los grandes latifundios transnacionales y criollos, sin que se altere para nada el estado actual de tenencia de la tierra. Desde luego que en estos términos    aceptaron negociar los insurgentes; los cien o más puntos sobre temas agrarios que estos han llevado a la Mesa de conversaciones no son más que adornos y, tal vez, una muestra de voluntad, capacidad intelectual y política de los alzados en armas, pero nada más.  El segundo punto de gran importancia de la paz que se discute en La Habana es el referente a los cultivos ilícitos,  en este caso se propone que los campesinos, que hoy sobreviven trabajando como “raspachines”, para sobrevivir se dediquen a erradicar  manualmente los cultivos ilícitos. Esta actividad, también, servirá de distractor para los guerreros de base que se desmovilicen.  Y un tercero y esencial asunto de la paz santista es el que tiene que ver con las condiciones materiales, logísticas y de seguridad en torno a la terminación de la lucha armada y reintegro por parte de las FARC y, próximamente, del ELN.  Aunque es demasiado simplista y desconsiderado decir que el tercer punto sabe a mermelada la verdad es que así se le dice hoy a las curules en el parlamento, a los puestos en las embajadas y en ministerios. Las discusiones más allá  de estos temas no son más que vistosas arandelas  a las cicateras concesiones a los alzados en armas  permitidas por el amo del Norte. La Comisión de la Verdad  donde, probablemente, saldrán  a flote algunas de las atrocidades cometidas por los militares y algunos excesos de la guerrilla, sólo  servirá para allanar el camino a la justicia transicional bajo cuyo paraguas   se podrán   a salvo unos y otros de los actores enfrentados.

¿La propuesta pacificadora de Juan Manuel Santos  justificó la desbordada euforia  de la flamante dirigente del POLO Clara López y de su fórmula presidencial  Aida Abella, presidenta de la martirizada y desmantelada Unión Patriótica? El tiempo lo dirá, es de esperar que el voto a favor de la oligarquía se vea recompensado, al menos,  con un puesto de segunda en la burocracia ministerial para las presidentas del POLO y la UP.

En la cesta electorera a favor de Santos se sumó la otrora izquierda seria encarnada en La Unión Patriótica, víctima de la barbarie de la oligarquía cuyo máximo representante es Juan Manuel Santos, hoy, desafortunadamente, presidida por Aida Abella una señora a quien el prolongado exilio dejó totalmente desorientada. Lo cierto es que  la  Izquierda acomodada y la Pequeña burguesía  lograron amaestrar y domesticar a la “izquierda dura”.  Cómo explicar la actitud “amermelada” de, salvo contadas excepciones como lo fue el senador Robledo, los izquierdistas colombianos. Tratando de explicar la  actitud “patriótica a favor de la paz” de la  izquierda “centrodemocrática” recogemos lo que  dice Níkolas Stolpkin, “La hábil estrategia de convertir los diálogos de paz en el tema central de la campaña,  dejando de lado la agenda social y las críticas al clientelismo, y de forzar una segunda vuelta con el candidato uribista, condujo a los resultados esperados”, y cabe agregar a confundir a la masa “izquierdeada”.

Como consuelo para tontos queda el hecho de que la desideologización no es privativa de los que caminan  a la izquierda de la cuerda floja política en Colombia, pues en Europa y otras latitudes también se “cuecen habas”,  Marine Le Pen,  en La pesadilla de la Unión Europea y de una Izquierda llorona, manifiesta: “¿Cómo no podría desagradar una Izquierda acomodadiza que acostumbra a profundizar las políticas Neoliberales al momento que le toca bailar junto al Poder? España, Francia, Chile son ejemplos claros de una Izquierda cómoda que baila junto al Poder profundizando políticas Neoliberales, abriendo el camino a la Pequeña Burguesía y cerrando el paso a la clase trabajadora y explotada”. Y por esa senda caminan tanto quienes se supone quieren que en La Habana se discutan cambios estructurales económicos, sociales y culturales, como por quienes, caso Claudia López, solamente desean la entrega incondicional del pueblo en armas.

Y, borrando fronteras ideológicas,  Armando Novoa García (Razón Pública. Com.  17 de junio 2014)  en su artículo afirma algo que  cae como anillo al dedo a los izquierdistas de marras, “Transitar de considerarnos enemigos unos colombianos con otros, a una fase de cooperación pacífica, es un proceso al que estamos dispuestos, conscientes que la voluntad de paz la demostramos con nuevas realidades construidas por ambas Partes, y que de ellas es que nacen las confianzas”. Pero olvida que la lucha de clase sigue vivita y coleando y que la oligarquía atiza con ahinco el odio de clase y utiliza permanentemente la combinación de todas las formas de lucha. Basta escuchar el lenguaje desobligante del  ministro Pinzón y los altos mandos militares al referirse a la contraparte negociadora en La Habana.  El  mismo articulista recomienda,  “Santos está obligado a recoger, directa o indirectamente, las críticas de Zuluaga al proceso de paz, o al menos a exigir que se agilicen las negociaciones y que la guerrilla modere sus pretensiones”. ¡Vaya ironía! Pedirle moderación a las FARC, cuando la guerrilla no está pidiendo prácticamente nada para Ella y ningún cambio estructural  al modelo económico. Ni siquiera exige con firmeza la presencia en la Mesa de conversaciones  del Paisa comandante de la columna Teófilo Forero, uno de sus más eximios guerreros así como de Simón Trinidad y Sonia.

La  izquierda electorera, tampoco, tomó en cuenta que Santos es un mentiroso y traicionero de tiempo completo, aún, antes de sentarse a conversar formalmente con el ELN les puso conejo, lo que obligó a los Elenos  a quejarse vehementemente,  “Nos preocupa que apenas iniciando esta fase pública del diálogo, el gobierno cambió el punto sexto del Comunicado conjunto, que termina con un llamado a “construir un país en paz y equidad”; esta modificación la efectuó la oficina del Comisionado de paz, al momento de leer esta declaración ante la prensa, a las 11 de la mañana del martes 10. La constancia de esta modificación está en los registros periodísticos, de las lecturas del Comunicado hechas por la Plataforma Clamor Social por la Paz y por la oficina gubernamental referida” (Delegación de Paz del ELN) Y   en materia de apaciguamiento de la confrontación ofrece “bala señores”; pasadas las elecciones anunció el incremento del pie de fuerza y las acciones de guerra  contra la insurgencia, sobre todo contra el contra el temido Paisa, de quien se dice que no se le permitirá asistir como delegado en La Habana.

Como punto final,  quedan flotando en el ambiente soso de la paz y la guerra preguntas como: ¿a dónde  llevará la pobreza conceptual, ideológica y ética de los  dirigentes   izquierdistas? ¿Se saldrá con la suya, por tan poco, Juan Manuel Santos? ¿En el futuro cercano tendrán  las locomotoras mineras transnacionales los rieles despejados para llevarse  nuestros recursos naturales?

Fuente: http://libsang-elviajeroysusombra.blogspot.com/