martes, julio 29, 2014

Se profundiza crisis hospital regional Federico Lleras Acosta en Ibagué



|Por Nelson Lombana Silva|

La crisis del hospital regional Federico Lleras Acosta con sede en Ibagué, Tolima, cada vez se profundiza más producto de las medidas nefastas tomadas por las autoridades en el marco del neoliberalismo.

La deuda de las EPS con el principal centro asistencial del departamento de Tolima se mantiene, en la actualidad supera la cifra de $125 mil millones de pesos. La proyección era facturar mensualmente por $28 mil millones de pesos, pero en realidad lo está haciendo por solo $7 mil millones. Es decir, hay un déficit de $21 mil millones de pesos que se va incrementando desafortunadamente.

Para completar el cuadro desolador y, como la cuerda se rompe por la parte más débil, a partir del primero de julio se presentó en este centro asistencial una verdadera “masacre laboral”, al ser separados de sus cargos 105 trabajadores, según señala el dirigente sindical Mario Nel Mora Patiño.  

Adicionalmente, una investigación realizada por la Superintendencia Nacional de Salud, estableció que el hospital adolece de tres factores propios del sistema capitalista: Corrupción, mala gestión y politiquería.

Todos estos males se ponen en evidencia comenzando por el gerente del Federico Lleras Acosta. El afán politiquero llevó al gobernador a nombrar a un administrador agropecuario, cuando lo obvio era que hubiera nombrado a un administrador en salud. Así las cosas, según el líder sindical, le cabe una gran responsabilidad al gobernador Luis Carlos Delgado Peñón de la crisis que sufre el hospital al insistir en sostener en este cargo al doctor José Raúl Cuellar.

El presidente Santos se comprometió a no liquidarlo si no a intervenirlo, al parecer inyectándole recursos económicos. Amanecerá y veremos, dijo el ciego.

El pasado 8 de julio hubo un debate en la asamblea departamental y al parecer el gerente maquilló cifras para salir del paso. Es decir, les mintió a los diputados, señala Mario Nel Mora Patiño, quien anunció que colocará ante los entes competentes estas posibles anomalías.

Para las páginas web: www.pacocol.org y www.semanariovoz.com habló el líder sindical de la ciudad de Ibagué, quien al parecer se encuentra seriamente amenazado y esto dijo:  

-         ¿Cuál es la situación actual del hospital regional Federico Lleras Acosta?

La situación del hospital regional Federico Lleras Acosta es supremamente difícil, derivado de la misma política del Estado con relación a las EPS que le deben más de $125 mil millones de pesos. Eso ha influido para que el hospital no tenga recursos para comprar nuevamente los insumos y por ende se ha desmejorado la calidad en la prestación de los servicios.

También es cierto que el hospital Federico Lleras Acosta carece de una buena gerencia por cuanto el actual gerente, el doctor José Raúl Cuellar es un gerente que no es del área de la salud, es un administrador agropecuario que nada tiene que ver con la salud.

Eso ha constituido que al no conocer a fondo la problemática de la salud, coadyuva al desmejoramiento de los ingresos y a la administración del mayor centro asistencial en el departamento del Tolima.

Por esa razón nosotros decimos como Sintrasalud que el señor gobernador tiene responsabilidad política en ese aspecto, porque el procedimiento para nombrar este gerente, fue irregular y prueba de eso es que los estudiantes de la “grandiosa” universidad de Antioquia fueron sancionados por la Procuraduría General de la Nación por las irregularidades que hubo en dicho proceso de selección.

Al tener nosotros conocimiento de dicho procedimiento proceso de selección, pues sencillamente le interpusimos ante el señor gobernador una revocatoria directa para que revocara el nombramiento, pero el señor gobernador lo mantuvo a pesar de esas fallas y la sustentación que le hicimos al proceso.

Posteriormente, salió un fallo del honorable Tribunal Administrativo del Tolima donde nos da la razón que anula todo lo anotado en ese proceso y le da la orden al señor gobernador de hacer una recomposición de la terna y nombraron al demandante que en este caso sería el doctor Oscar Salazar Duque, pero nosotros como organización sindical, le solicitamos al señor gobernador que no apelara la sentencia. Pero el gobernador hizo lo contrario. Apeló la sentencia ante el Honorable Consejo de Estado, lo que significa más detrimento patrimonial al departamento y al hospital, porque va creciendo la deuda para pagarle al doctor Salazar Duque, quien es el demandante. Eso ha conllevado a que el hospital en estos momentos se encuentra acéfalo de dirección, mala administración, las presuntas irregularidades de corrupción. Esas fueran los tres causales que encontró la Superintendencia Nacional de Salud: Presunta corrupción, mala gestión y politiquería galopante.

Esos elementos que encontró la Superintendencia son sustentatorios para hacer la intervención del hospital. Si bien es cierto el presidente de la república se comprometió con los trabajadores que el hospital no lo iba a liquidar, no se sabe si cumplirá su palabra.

Nosotros aspiramos que se mantenga ese compromiso y que el hospital le haga la intervención para que le inyecten recursos económicos con el fin de que sea el centro asistencial más eficiente en nuestro departamento, porque estaba proyectado que en este momento el hospital debería estar facturando $28 mil millones de pesos mensuales y está facturando solamente $7 mil millones de pesos. Hay un déficit de $21 mil millones de pesos y todo se deriva porque la administración del hospital a través de su gerente no ha hecho una contratación efectiva con las EPS, a pesar que no se adeuda con el fin de mantener los ingresos y la otra falencia es que no hay ni el primer proceso judicial ante los jueces de la república para obligar a dichas EPS a una conciliación y que esa plata que deben llegue a las arcas del hospital.

-         Es evidente que el hospital regional sería cerrado, sería intervenido. ¿Cuál es la verdad?

Lo cierto es que se va a intervenir. De acuerdo con el presidente de la república es que no se va a liquidar, pero de acuerdo a lo que pudimos percibir en el debate de la asamblea departamental que hicimos el pasado 8 de julio del presente año, según el informe del gerente que a nuestra manera de ver y que lo vamos a poner en conocimiento de los organismos de control, considero que es un informe financiero todo maquillado; estamos a la espera que la Asamblea nos entregue copia del acta de dicho debate con el fin de que sean los organismos de control que analicen dicha información porque a nuestra manera de ver, presuntamente puede haber un fraude frente a la información que dio el señor gerente del hospital ante los señores diputados.

 Lo cierto es que en estos momentos, si uno se pone a ver los ingresos y los egresos, a mi manera de ver y con el dolor del alma, el hospital no sería viable desde el punto de vista financiero. Pero como nosotros no defendemos la parte financiera si no que vemos la viabilidad social que tiene que dar la institución hospitalaria, por eso nosotros decimos que desde todo punto de vista el hospital regional debe seguir funcionando a través de que el Estado le inyecte nuevos recursos para que supere ese déficit originado por el no pago de las EPS.

Ese es el compromiso con el presidente Santos y nosotros aspiramos que lo cumpla. Pero también somos conscientes que el honorable Consejo de Estado falle lo más pronto posible esa segunda instancia del fallo del Tribunal Administrativo del Tolima con el objetivo en la eventualidad que se confirme, pues que se retire lo más pronto posible al doctor José Raúl Cuellar que le ha hecho mucho daño al centro asistencial por la falta de experiencia de manejar centros asistenciales como el caso de las características del hospital Federico Lleras Acosta.

-         Se habla que últimamente se presentó una “masacre laboral” en el Federico Lleras Acosta. ¿Qué hay de cierto?

Sí efectivamente, hubo un despido de más de 105 trabajadores del hospital Federico Lleras Acosta, a partir del primero de julio quedaron sin salario desvinculados de la institución por la misma situación financiera del hospital.

De todas maneras, el hospital necesita mucho recurso humano y eso ha conllevado que muchos procesos de la institución se frenen por falta de personas para que desempeñen esas funciones.  

De todas maneras, el compromiso que hay con el gobierno departamental es que tan pronto se deje el hospital Federico Lleras Acosta, sede Limonar como un hospital de segundo nivel, esos compañeros que se quedaron cesantes serán reubicados en dicho centro asistencial, pero de todas maneras, ya hubo el daño previo que ha habido solución de contrariedad, es decir, que interrumpe la continuidad en la prestación en materia laboral para los trabajadores.

Los únicos que se salvaron fueron los compañeros que eran pre pensionado, los compañeros que tenían fuero sindical, pero las demás personas que ni siquiera eran afiliados a la organización sindical, ni eran directivos sindicales, pues sencillamente ellos quedaron despedidos.

Ibagué,  julio 29 de 2014