sábado, agosto 23, 2014

FRENTE A LAS DETENCIONES ARBITRARIAS (BATIDAS) OCURRIDAS EN LA CIUDAD DE MEDELLÍN


COMUNICADO A LA OPINION PÚBLICA



El TEJIDO POR LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA – MEDELLÍN, se pronuncia frente a los hechos del Jueves 14 de Agosto en los que el joven Objetor de Conciencia JOSÍAS JOHAN PATIÑO quien se dirigía hacia su trabajo fue retenido ilegalmente por efectivos del ejército nacional, provenientes de la Sexta División, Vigésima Séptima Brigada del Departamento del Putumayo, haciendo caso omiso a lo ordenado por la Corte Constitucional en la sentencia C-879 de 2011, en donde dice que “ningún joven puede obligarse a subirse al camión, ni ser reclutado a la fuerza. Es decir, ningún joven puede ser conducido a cuarteles o distritos militares, ni ser detenido por autoridades por largos periodos de tiempo, ni ser obligado a que le practiquen exámenes. Tampoco puede ser obligado a incorporarse a las filas”. 

También se viola el artículo 28 de la C.N. el cual dice: “Toda persona es libre. Nadie puede ser molestado en su persona o familia, ni reducido a prisión o arresto, ni detenido, ni su domicilio registrado, sino en virtud de documento escrito de autoridad competente, con las formalidades legales y por motivo previamente definido en la ley”, y donde se omite que el joven JOSÍAS JOHAN PATIÑO hace pocos días intentaba resolver su situación militar, se le realizó examen médico y se le declaró NO APTO para prestar servicio militar obligatorio debido ya que presentaba un problema de varicocele, pero le retienen los resultados de dicho examen.

Además se le violan flagrantemente derechos  fundamentales a la libertad de culto y de conciencia consignadas en los artículos 18 y 19 de la C. N. , así mismo el DERECHO A LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA AL SERVICIO MILITAR OBLIGATORIO, EL CUAL ES UN DERECHO FUNDAMENTAL, según la sentencia C-728 de 2009, y no se tuvo en cuenta el concepto del grupo de trabajo sobre la detención arbitraria de la ONU en su opinión No 8/2008 (Colombia), se declara la práctica que se realizó como una forma de detención arbitraria, así mismo el reclutamiento a los objetores de conciencia. 

Finalmente, el joven JOSÍAS JOHAN PATIÑO es llevado a Puerto Asís – Putumayo, al Batallón de artillería # 27 (Selva Monterrico-Balot, agregado al Bajes) de la Séptima División. A pesar de que manifestó en varias ocasiones que el servicio militar obligatorio y todo lo concerniente iba en contra de sus principios, ha sido conducido a la fuerza de la Cuarta Brigada y del Batallón de Bomboná; fue sacado a los empujones, al avión lo subieron entre cuatro dragoniantes, y ha sido objeto de burla, y le han hurtado la ropa interior. 

Antes de trasladarlo al Putumayo se solicitó una medida provisional a través de la Personería de Medellín para no trasladarlo al Putumayo mientras el juez se pronuncia, pero los castrenses no la tuvieron en cuenta.

En este orden de ideas, hacemos un llamado al conjunto de las instituciones de los gobiernos local y nacional, especialmente a la Defensoría del Pueblo y a la Personería, encargadas de proteger los derechos fundamentales de cada persona prestar la atención jurídica y de control a la extralimitación y la realización de actos ilegales como las batidas que realizan los castrenses, y que dicha atención a los jóvenes reclutados ilegalmente se realice de manera más pronta, oportuna, eficaz y siguiendo los parámetros establecidos por la normatividad vigente tanto nacional como internacional.

Exhortamos a las instituciones gubernamentales, a la Fuerza Pública, a la División de Reclutamiento y Reservas del Ejercito Nacional para que respeten la libertad y la integridad de los jóvenes a quienes constantemente se les está violando sus derechos. Manifestamos nuestra preocupación por la persistencia de factores de violencia como las batidas, las cuales son una práctica ilegal que reiteradamente se está viendo en diversos territorios la ciudad en los que están expuestos los jóvenes, a la vez que solicitamos a las autoridades competentes adoptar las medidas que garanticen la protección del conjunto de los Derechos Fundamentales de los mismos. 

Recordamos la obligación del Estado de prevenir y proteger los derechos fundamentales de todos los ciudadanos, en particular los jóvenes especialmente de los barrios humildes quienes se encuentran en especial situación de vulnerabilidad o riesgo y son quienes finalmente se convierten en soldados, por ende quienes reciben las balas, y exigimos una vez más se establezcan los mecanismos que permitan el reconocimiento de los objetores de conciencia como una de las exenciones al servicio militar, así mismo que no sea obligatoria esta para obtener título universitario o para obtener un empleo, lo cual es lo que motiva a prestar servicio militar a quienes no pueden comprar la libreta militar. 

Por último, solicitamos a la comunidad internacional que, en el marco de sus mandatos, apoyen y realicen todas las acciones y gestiones tendientes a garantizar la atención en condiciones de dignidad a los jóvenes, quienes constantemente son atropellados, maltratados y obligados a ir a la guerra, una guerra que heredaron y de la cual están cansados.

Agosto 21 de 2014

TEJIDO POR LA OBJECIÓN DE CONCIENCIA – MEDELLÍN