jueves, agosto 28, 2014

LA UNIVERSIDAD DEL TOLIMA UN TERRITORIO DE NADIE




Una vez más hacemos el llamado a romper el silencio cómplice que impera en el campus, atrás quedaron los reclamos por profesores de planta, salones, prácticas y demás denuncias que eran lideradas por estudiantes y organizaciones estudiantiles, que poco a poco han sido cooptados con oficinas, estudios de especialización o maestría. Ya no se escuchan las voces de los inconformes o se leen los mensajes en las pálidas paredes que esconden tras su blanco una “normalidad” aparente, cargada de miedos, temores y sin sabores.

No podemos continuar siendo espectadores del dudoso manejo que se le está dando a la universidad del Tolima, en manos de la administración central en cabeza de Ñungo y los vicerrectores, así como del manejo que se les da a cada facultad donde los decanos hacen lo que les viene en gana sin tener en cuenta a los estudiantes, víctimas de estigmatización, señalamiento y persecución disciplinaria.

Basta ya de callar, como si aquí no pasara nada, ya han trascurrido varios semestres en que los estudiantes de la universidad del Tolima han exigido la re-liquidación de la tabla de matrículas que no se modifica hace más de diez años, que de gratuidad a los estratos 1 y 2 además de eliminar el cobro de derechos complementarios y de internet, además de que esta nueva tabla inicie el cobro a partir de 3 puntos porcentuales sobre el salario mínimo y no de 5 como se cobra hoy.

En este territorio de nadie han tenido lugar una serie de reuniones entre las directivas y estudiantes donde se escuchó atentamente los requerimientos que se les hacía por parte del estudiantado planteándoles las diferentes problemáticas de movilidad, espacios, ambiental y lo concerniente al tema de psicoactivos que aun continua son debatirse con la comunidad universitaria. Para lo cual se creó una agenda de discusión por cada tema, donde se adquirieron una serie de compromisos de “palabra” que a la fecha continúan sin cumplirse. Pues ni en las acciones, ni en la palabra de estos sujetos se puede confiar.

¿Vamos a seguir esperando que todo pase ante nuestros ojos? o ¿vamos a esperar que los “representantes” al consejo superior y al académico se pronuncien ante esto? Que a propósito ni los conozco y a quienes ya se les acabo su tiempo. Encontrémonos el martes 3 de septiembre en el salón de los estudiantes ubicado en el parque ducuara, para hablar de este y otros temas que sean de nuestro interés, porque no es que aquí no pase nada, sino que no se está haciendo nada para que esto cambie.

Estudiantes Universidad del Tolima