viernes, agosto 29, 2014

Trabajadores del hospital Federico Lleras Acosta se toman la catedral de Ibagué



|Por Nelson Lombana Silva|
 
Los trabajadores del hospital regional Federico Lleras Acosta, en un intento desesperado por salvar el segundo hospital en importancia a nivel nacional, decidieron tomar las instalaciones de la catedral de la ciudad musical de Colombia, con el fin de llamar la atención de la feligresía, del gobierno eclesiástico y del gobierno tanto nacional como departamental, sobre la dramática situación por la cual está pasando la red hospitalaria, en especial el hospital regional Federico Lleras Acosta.
 
La nefasta ley 100 de 1993, implementada en el marco del neoliberalismo tiene literalmente ad portas de ser cerrado el centro asistencial que atiende no solo a las comunidades de los 47 municipios del departamento, sino también a otras regiones del país. La crisis es aberrante y las soluciones no aparecen con claridad. Los dueños del poder se tiran el balón unos a otros.
 
Al parecer campea la corrupción en las altas esferas que gerencian la institución. Se ha convertido el hospital en un fortín politiquero colocando en alto riesgo la vida de los innumerables pacientes que a diario concurren allí. Las EPS les adeudan millonarias sumas de dinero y el gobierno no se atreve a colocarlas en cintura para que paguen oportunamente. Todo parece indicar la puesta en marcha de la vieja estrategia para justificar posteriormente su privatización.
 
Completan tres días la toma de la catedral por un grupo valiente de trabajadores de este centro asistencial con el liderazgo permanente de Anthoc y de Sindes. Distintos sindicatos han brindado solidaridad a esta heroica lucha por la defensa de la salud. Mensajes de apoyo han llegado, lo cual estimula la resistencia de hombres y mujeres que prestan su concurso a diario en este hospital de Ibagué. Anoche se rumoraba una especie de “masacre laboral” como represalia a los trabajadores de la salud en el Tolima. También se esperaba una respuesta concreta por parte del gobierno nacional y departamental. Los voceros sindicales han dicho que continuarán en la protesta hasta que haya una solución plausible.
 
Mario Nel Mora Patiño, presidente del sindicato nacional de los trabajadores de la salud y seguridad social, (Sindes) perteneciente a la seccional Tolima, fue entrevistado por las páginas web: www.pacocol.org y www.semanariovoz.com, sobre el particular y esto dijo:
 
-         ¿Es tan grave la situación del Federico Lleras Acosta y tan poca la respuesta del gobierno que no tuvieron otra alternativa que tomarse las instalaciones de la catedral?
 
El problema de la salud es supremamente grave y prueba de ello es que se está haciendo una vigilia, un asilo ante el señor arzobispo (Flavio Calle Zapata) como jerarca principal de la iglesia católica en el departamento del Tolima, para que interceda ante el episcopado colombiano y nos consiga una audiencia directa con el ministro de hacienda y donde haga presencia el señor presidente de la república el doctor Juan Manuel Santos, con el fin que se dé cumplimiento a los acuerdos suscritos cuando era candidato presidente, acuerdo que adquirió con los trabajadores de la salud y los habitantes del Tolima que iba a intervenir el hospital Federico Lleras Acosta para darle recursos, no para liquidarlo. Hasta el momento no ha sucedido ninguna de las dos cosas.  
 
-         Anuncios van, anuncios vienen, pero nada en concreto…
 
Efectivamente, el gobierno departamental (Luis Carlos Delgado Peñón) hasta el momento durante la instalación de las sesiones de la asamblea departamental se le planteó por parte de Sindes que hiciera una declaratoria de una emergencia manifiesta. Dijo que la iba a analizar, que iba a pasar la iniciativa a la jefe de oficina de jurídica del departamento pero hasta ahora no se ha pronunciado.
 
El gobernador manifiesta que va a dar $30 mil millones de pesos, pero gota a gota. Es decir, en el 2014 $10 mil millones, para el 2015 $10 mil millones y para el 2016 los otros $10 mil millones de pesos. El hospital no necesita un gota a gota. Si va a dar los $30 mil millones lo necesitamos lo más pronto posible para coadyuvar a resolver la crisis y el gobierno nacional aporte el restante, algo más de $130 mil millones de pesos.
 
-         ¿En qué condiciones está actualmente el Federico Lleras Acosta?
 
Las especializaciones se encuentran paralizadas a excepción de oncología, con los pocos medicamentos que tenemos. Son tratamientos de alto costo. Los especialistas se han visto obligados a renunciar habida cuenta que no hay insumos para atender a la población. Ellos no se arriesgan a asumir las consecuencias penales que implica patologías de alto riesgo sin tener los insumos necesarios para una cirugía de esa naturaleza compleja. Es decir, actualmente solamente estamos atendiendo las urgencias vitales, vitales, vitales. Estamos atendiendo solamente eso.
 
-         ¿Qué propuesta vienen planteando los trabajadores para salir de esta terrible crisis?  
 
La propuesta por parte de los trabajadores es que en primer lugar, le haga la intervención para que retiren al doctor José Raúl Reyes; dos, que la procuraduría segunda administrativa falle el proceso disciplinario contra el doctor José Raúl Reyes y la junta directiva para que lo retiren de la gerencia; tercero que lleguen los recursos, para que estos sean utilizados en compra de insumos y se les pague más de los cinco meses de salarios que se le adeuda a los trabajadores.
 
-         ¿Por qué el doctor José Raúl Reyes, tan cuestionado, continúa en la gerencia?
 
Esa pregunta hay que hacérsela al señor gobernador, porque a él le dijimos a través de una revocatoria directa que él no reunía los requisitos para ser gerente, el señor gobernador del departamento respondió que sí reunía los requisitos y que estaba bien nombrado. Hoy en día el tribunal administrativo en primera instancia nos dio la razón a nosotros los trabajadores. Teniendo en cuenta ese fallo, personalmente como presidente de Sindes, le pasé un oficio al gobernador que no apelara la sentencia en primera instancia, para que no fuera al Consejo de Estado. Sin embargo, lo primero que hizo el gobernador fue apelarla. Eso se lo dijimos en la sesión de la asamblea departamental.
 
Se da a entender que pareciera que tuvieran una componenda entre el gobernador del departamento y José Raúl Reyes, porque están esperando esa última instancia, mientras tanto lo mantiene en la gerencia y el hospital se viene muriendo.
 
-         Se rumora una propuesta de “masacre laboral” para superar la crisis del centro asistencial. ¿Qué hay de cierto?
 
Hace rato vienen desvinculando a trabajadores que están en planta temporal y precisamente, una de las razones de la crisis por la cual se encuentra el hospital ha sido que las diferentes cooperativas de trabajo asociado por la intermediación laboral, son ellas las que han embargado el hospital por más de $10 mil millones de pesos. ¿Y quiénes son los responsables? Los gerentes que han pasado que han contratado con esas cooperativas de trabajo asociado. Ahora tenemos una planta de personal temporal que esta directamente por el hospital y pretendían regresarlo nuevamente a los trabajadores a las cooperativas asociadas, situación que los compañeros de Anthoc y Sindes, no aceptamos y así se le manifestó al señor gobernador, que así nos toque trabajar al fiado pero que la gente tenía que estar directamente contratada a través de planta temporal del Federico Lleras Acosta, porque las cooperativas asociadas son las que han demandado y han fallado los juzgados laborales en contra del hospital por la irresponsabilidad de los gerentes de no aplicar la ley que esa clase de vinculación están proscritas por la constitución y los fallos.
 
-         ¿Hasta cuándo va esta protesta?
 
El paro continúa. La vigilia o asilo que se le pidió al señor arzobispo continúa hasta tanto no haya solución real por parte del gobierno nacional y departamental. Aspiramos que todos los tolimenses nos apoyen en esta lucha por la defensa del segundo hospital en importancia a nivel nacional. Necesitamos acciones de hecho y de derecho en esa dirección. El hospital es un patrimonio nuestro hay que defenderlo a capa y espada.