lunes, octubre 27, 2014

ALCALDE DE IBAGUÉ RECIBE DINERO DE LA ECOCIDA ANGLOGOLD ASHANTI



El alcalde de Ibagué, Luis H. Rodríguez, a través de su Secretaria de Cultura, Ángela Viviana Gómez, recibe apoyo financiero de la multinacional ecocida Anglogold Ashanti, por 56 millones de pesos, para la instalación del alumbrado navideño del corredor cultural de la calle 10 de la capital antiminera de Colombia: Ibagué.


Los defensores de la vida y el agua están indignados porque hace apenas unos meses,  Luis H. Rodríguez firmó el Pacto de Vida con el movimiento ambiental, acuerdo público ratificado en notaria con el cual se comprometió a actuar de manera decidida en la defensa del agua, la vida y el territorio frente a la imposición de proyectos mineros contaminantes que pongan en riesgo el derecho colectivo a un ambiente sano.

“Cero y van Tres”, decía una luchadora octogenaria del municipio de Piedras cuando se enteró que por ceguera crónica tres de sus vecinos de toda la vida votaron erróneamente por el “SI” en la Consulta Popular contra la actividad contaminante de Anglogold Ashanti en este territorio del Tolima, Consulta que al finalizar el conteo de votos terminó con una aplastante derrota de AGA. “Cero y van tres”, repetimos ahora, cuando el burgomaestre Luis H. Rodríguez, al igual que otros politiqueros que firmaron el Pacto por la Vida, se suma a la saga de tramoyistas que incumplen los compromisos públicos en defensa del ambiente de las presentes y futuras generaciones.

Lo que queda claro acá, además de la sabiduría de las abuelas ambientalistas, es que frente al poder corruptor de la Multinacional megaminera Anglogold Ashanti, los acuerdos por el respeto y defensa de la madre tierra no son con las élites políticas locales y regionales, ni con politiqueros paracaidistas, sino con las comunidades locales y sectores sociales mayoritarios, con la ciudadanía de a pie que en últimas es la que tiene la responsabilidad de decidir el rumbo ambiental del Tolima.

Tras la desafortunada decisión del Alcalde de Ibagué, lo que también queda claro es que para hacer temblar los rieles de las locomotoras minero-energéticas del presente gobierno y los que vengan, es necesario seguir sembrando la semilla ambiental en las mentes y corazones de los ciudadanos comunes y silvestres, seguir atizando la conciencia colectiva en defensa de los derechos de la naturaleza y las autonomías de las comunidades

Es por ello que la ciudadanía ibaguereña prefiere alumbrar con antorchas sus destinos antes que recibir lucecitas de colores con las que les van a alumbrar los sepulcros, razón por la cual surge la movilización pacífica y nocturna denominada MARCHA DE ANTORCHAS Y DISFRACES CONTRA LA MEGAMINERÍA CONTAMINANTE EN EL TOLIMA, que partirá este 31 de octubre (6:00 pm) desde la Universidad del Tolima con el fin de cantar, danzar y gritar pacíficamente que no queremos a Anglo Gold Ashanti y a las empresas promotoras de la muerte, FUERA del Tolima y de nuestro país Colombia.