viernes, octubre 03, 2014

EL SENA EN LAS POLÍTICAS DE EDUCACIÓN SUPERIOR



PONENCIA
SINDESENA JUNTA NACIONAL
COMITÉ DE ESTUDIANTES Y EGRESADOS DEL SENA – COES
 
 
PRESENTACIÓN
EN LA  AUDIENCIA PÚBLICA SOBRE
CRISIS EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR VERDADES SOBRE EL ACUERDO 2034
SEPTIEMBRE 26 DE 2014

EL SENA EN LAS POLÍTICAS DE EDUCACIÓN SUPERIOR
 
 
Asistimos a esta audiencia, haciendo la claridad  de que SENA no es un elemento  de la  educación superior aunque tiene un papel fundamental dentro del sistema educativo.
 
El SENA “está encargado de cumplir la función que corresponde al Estado de invertir en el desarrollo social y técnico de los trabajadores colombianos; ofreciendo y ejecutando la Formación Profesional Integral, para la incorporación y el desarrollo de las personas en actividades productivas que contribuyan al desarrollo social, económico y tecnológico del país”.[1] La FORMACIÓN PROFESIONAL difiere conceptual,  estructural y metodológicamente de los procesos académicos de los que se ocupa la educación formal. Esta es una de las razones que ha ligado las instituciones de Formación Profesional a los  Ministerios de Trabajo.
 
El país necesita trabajadores altamente calificados en todos los niveles ocupacionales. Cuando hablamos de Formación Profesional Integral no significamos solamente operadores o auxiliares como comúnmente se piensa. Cuando hablamos de Formación hablamos de  LAS OCUPACIONES en TODOS LOS NIVELES;  la formación de un piloto de aviones no se hace en el sistema educativo formal donde se educan los ingenieros aeronáuticos  pero que  de ninguna manera se pueden desempeñar como pilotos sin realizar un proceso formativo teórico- práctico certificado; así que,  no hablamos de “hacedores” analfabetas de la ciencia y la tecnología, hablamos de trabajadores con comprensión de los procesos y productos de su trabajo;  un soldador que hace muy bien la soldadura debe comprender  las reacciones químicas que se presentan al entrar en contacto un material con el otro y la razón de los gases resultantes, por lo tanto los perfiles de egreso son los que harían VIABLE un sistema de pasarelas y de  homologación  entre los diferentes niveles de certificación de la Formación Profesional Integral y los niveles educativos del sistema de educación formal dando  cauce al derecho que tienen los colombianos a la formación permanente y a la aplicación del punto del estatuto del SENA sobre la relación entre formación profesional y el Servicio Público Educativo, que dice:
 
“El proceso de articulación de la Formación Profesional Integral con los otros niveles educativos, significa mutuo apoyo e intercambio de saberes, experiencias pedagógicas y administrativas, apoyado en la conformación de alianzas estratégicas a través de redes de información y servicios de información y educación técnica…”.
 
En el campo de las PASARELAS, hay que indagar como será reconocido dentro del sistema formal, el certificado entregado a un productor indígena, a un trabajador de la construcción, a un vendedor de mostrador o a un supervisor de producción y, preguntarnos también,  si el reconocimiento es el mismo para el trabajador de la construcción, el vendedor, el mando medio o el piloto.  Si queremos que los elementos del sistema se relacionen, deben establecerse factores de equivalencia que no discrimen.  Y las palabras claves deben ser CONEXIONES Y PASARELAS y de ninguna manera ABSORCIÓN de la Formación Profesional por la educación superior.
 
Pero desde el punto de vista de la misión del SENA,  dejamos claro que somos conscientes que la ley, entre las funciones que le asigna al SENA,  está la que  permite ofertar programas  en los niveles de técnicos profesionales y tecnólogos, bajo el estricto cumplimiento de las disposiciones legales respectivas.
 
Ante la inevitable incursión del SENA en la educación superior queremos afirmar que  no puede continuarse con la explosión de programas de formación profesional certificados como tecnólogos y hay que definir  áreas o tendencias tecnológicas en la que  podría el SENA adelantar verdaderos   programas de tecnólogos. Ello hace necesario una visión de país y de desarrollo y,  un diagnóstico de carencias en oferta formativa que el SENA pueda suplir. También se hace sustancial una conceptualización de técnica y tecnología en relación con los niveles. No solo se debe clarificar la conexión del SENA con la educación superior sino con la estructura institucional de la ciencia y tecnología. Se deben establecer, dentro de la diferencia, el papel que juega el SENA porque no se debe  cambiar su naturaleza para cumplir las funciones que le competen a otras instancias del estado o para suplir la necesidad de acceso a la educación superior que demanda el país.
 
La Formación Profesional, la técnica y la tecnología son variables obligadas cuando de desarrollo económico y productividad  se trata y considerando  el derecho a la educación permanente de  los colombianos para su desarrollo personal y profesional, es necesario mirar holísticamente el sistema educativo en relación con el sistema productivo y de ciencia y tecnología para reconocer todos los elementos y establecer claramente las conexiones y pasarelas.
 
Los intereses de metas de un gobierno en particular no pueden modificar el papel ESTATAL que tiene la formación profesional en el desarrollo del país y de los trabajadores colombianos. Así que en el marco de la ley 119, educación superior si, pero en campos tecnológicos vinculados a las prospectivas de desarrollo ya que no pueden ofertarse 2000 y más programas sin los requerimientos de calidad y sin significado social colectivo. Reiteramos  que la educación superior en el SENA no debe obedecer a la necesidad de suplir el déficit del Ministerio de Educación en formación de técnicos profesionales y tecnólogos, como ha ocurrido en estos años.
 
Dadas las diversas denuncias de SINDESENA, frente a la manguala del SENA y el Ministerio de Educación Nacional para ampliar la cobertura de forma atropellada en los programas de TECNOLOGOS, se ha venido cumpliendo la formalidad de la obtención de los registros calificados, pero con una flexibilidad y falta de rigurosidad impresionante.
 
El país necesita de una educación superior de excelencia al mismo tiempo que una Formación Profesional Integral también de excelencia, acorde con el avance científico y tecnológico para que la fuerza laboral sea realmente competitiva por su aporte al desarrollo económico y social de todos los colombianos. Todo esto  debe ser pensado y diseñado democráticamente desde la academia, los sectores productivos y las organizaciones sociales más que desde los intereses políticos o de algunos gremios económicos en particular. A espaldas del país no puede construirse un SISTEMA NACIONAL DE CUALIFICACIONES, que al decir de algunos asesores va a determinar todo el sistema educativo colombiano. 
 
Como colombianos, trabajadores y dirigentes sindicales, reclamamos el mantenimiento de la institucionalidad dedicada a la Formación Profesional Integral, es decir el SENA, el respeto a sus recursos de financiación,  su carácter gratuito, la conservación de su adscripción al Ministerio del trabajo y especialmente la recuperación de la calidad afectada por los últimos gobiernos, en razón de la priorización de la metas. En cuanto a educación superior, el SENA debe participar de este subsistema, sin suplantar a las instituciones de educación superior; en las proporciones que requiera el país y las condiciones económicas, pedagógicas, de planta de personal e infraestructura del SENA, lo permitan.

 
SINDESENA JUNTA NACIONAL
COMITÉ DE ESTUDIANTES Y EGRESADOS - COES
CIRCULO DE ESTUDIOS PEDAGÓGICOS Y DE LA FORMACIÓN PROFESIONAL
 
Bogotá, 26 de septiembre del 2014