domingo, octubre 19, 2014

La resistencia de Kobane triunfará sobre la tiranía Declaración de la Campaña del Kurdistán por la Paz





El pueblo kurdo de Kobane ha mostrado un gran coraje en su resistencia a la embestida ISIS. La determinación de los hombres y las mujeres a luchar para defender el territorio donde han establecido un autogobierno democrático ha inspirado a gente de todo el mundo.

Los kurdos en Kobane están defendiendo los valores de la democracia, la inclusión, el respeto por la diferencia y la igualdad de género, contra una fuerza despiadadamente intolerante que ofrece sólo una orgía de sangre, matanzas, ejecuciones públicas, abuso vil de las mujeres e incluso el rechazo del derecho a la educación, el aprendizaje y el pensamiento independiente. La resistencia kurda, y en particular las valientes mujeres y hombres combatientes de las Unidades de Protección Popular (YPG / YPJ), representan la esperanza de que estos valores humanos triunfarán sobre una tiranía que llevaría a la humanidad de vuelta a la Edad Media. Por ello, los kurdos han recibido un amplio respeto mundial.

En marcado contraste, Turquía ha quedado expuesta por su doble discurso y falta de fiabilidad total, como un aliado en la coalición contra la amenaza ISIS. Los líderes turcos bajo el mando del presidente Erdogan han preferido bombardear campamentos kurdos, como lo hicieron el 14 de octubre, en lugar de tomar medidas rápidas y eficaces contra los yihadistas asesinos.

Turquía desplegó 25 tanques cerca de Mursitpinar , a escasos minutos de Kobane el 6 de octubre, pero no  han hecho intentos de intervenir para salvar a la ciudad de importancia estratégica. Turquía ha preferido negociar con sus aliados para obtener apoyo para el plan de establecer una zona de seguridad en la región kurda de Siria y para obligar a que la coalición encabezada por Estados Unidos lanzara un ataque contra Damasco, en lugar de confrontar directamente con el ISIS. Se supone que debemos creer que la "" zona tapón "está diseñado para proteger a los civiles como un refugio seguro, pero en realidad los kurdos había asegurado su propio refugio seguro para ellos en Rojava, de los cuales Kobane es una parte. Rojava debe ser reconocido como una entidad democrática en lugar de apoyar cualquier intento por parte de Turquía de crear una zona de amortiguamiento. ¿Cómo se puede confiar en Turquía tras su enfoque tibio y cómplice para enfrentar ISIS?

Los turcos no sólo se han destacado por ser expectadores pasivos en la frontera, mientras que la ciudad de Kobane ha sido sitiada, han exacerbado la crisis de manera consciente con el fin de debilitar a la resistencia kurda. Líderes turcos han recurrido a hacer acusaciones cada vez más salvajes y sin fundamento sobre Kobane y los motivos de los kurdos.

Las tropas turcas han contribuido al sufrimiento de la población civil de Kobane obstruyendo el paso de voluntarios que buscan ayudar a defender la ciudad.

Han cerrado la frontera a los suministros y bloqueado a los kurdos de Turquía que trataban de llegar a  Kobane en un intento de reforzar la resistencia. La gente en todo el mundo ha visto absolutamente horrorizada las acciones cobardes de Turquía y han sacado sus propias conclusiones. Muchos ahora ven a Turquía como actuando en connivencia con ISIS y comparten la indignación de los kurdos, ya que se trata de un acto vergonzoso e imperdonable.

Repetidas afirmaciones del presidente Erdogan de que el PKK es como una gran amenaza igual que el ISIS, si no mayor, son simplemente desconcertantes e intolerables. Pero esta actitud aparentemente perversa hace exponer las animosidades profundamente arraigadas contra los kurdos en poder de grandes sectores de la opinión pública turca y ha quedado claro que esto se extiende a la derecha en el corazón del gobierno. Ankara percibe riesgo para sus intereses estratégicos en caso de cualquier éxito alcanzado por los kurdos en Siria porque va a inspirar a los kurdos dentro de Turquía para exigir derechos similares. El experimento de autogobierno en los tres cantones de Rojava, en el norte de Siria ha provocado a  los políticos turcos  consternación y parece que han visto la aparición de ISIS como una oportunidad para desestabilizar Rojava. La intransigencia mostrada sobre Kobane es una clara demostración de una intención maliciosa.

La resistencia en Kobane y las asociaciones, real o imaginaria, entre Turquía e ISIS que han llamado la atención del mundo en las últimas semanas han transformado radicalmente las percepciones políticas. Este ha sido un momento de transformación en la política global. Muchas más personas han tomado conciencia de los cálculos despiadados que determinan la política de Turquía. Su preferencia hacia el ISIS sobre los kurdos plantea un desafío, incluso a los defensores más acérrimos de Turquía.

Los kurdos, por el contrario, se han ganado un enorme respeto por su fortaleza y determinación en el sostenimiento de una resistencia valiente contra el ISIS durante tanto tiempo y con tanto éxito dadas las enormes probabilidades en su contra. ISIS es una fuerza formidable; está bien financiado, bien armado y puede contar con algunos partidarios poderosos.

El apoyo notable mostrado por los kurdos en el Reino Unido y en toda Europa por el accionar en Kobane ha tenido un enorme impacto en el cambio de la opinión pública. Un impulso de apoyo a los kurdos se ha ido acumulando con cada vez más personas convencidas por su impresionante posición de fuerza en contra de ISIS, que es visto como un enemigo de la humanidad.

El conflicto entre los kurdos y el Estado turco está en la raíz de la actitud de Turquía hacia ISIS en la crisis actual sobre Kobane. Una resolución creíble a este conflicto debe implicar despenalizar al único partido que verdaderamente representa a los kurdos en Turquía y que está afiliada a la resistencia kurda en Siria, a saber, el PKK. El intento de Erdogan de caracterizar al PKK como otro ISIS simplemente carece de toda credibilidad y no tiene crédito ni siquiera entre los miembros de la coalición formada para luchar contra el ISIS, muchos de los cuales son compañeros de Turquía en la OTAN.

Habrá que seguir insistiendo en construir una alternativa de paz entre Turquía y los kurdos a pesar de la hostilidad mostrada por Erdogan hacia los intereses kurdos en Rojava. Es indispensable ejercer presión sobre Turquía para reiniciar el proceso de paz y dar pasos concretos para negociar una solución política al conflicto que debe incluir la legalidad del PKK y la liberación de Abdullah Ocalan.

Los kurdos han ganado su derecho a ser tratados como iguales en una paz negociada. Esa es la lección central que necesita ser extraída del sitio de Kobane y la resistencia kurda a la tiranía de ISIS.

Paz en el Kurdistán
Campaña por una solución política de la cuestión kurda