domingo, octubre 12, 2014

México - Policías y sicarios ejecutaron y enterraron a 17 normalistas: procurador de Guerrero




|Por Ezequiel Flores Contreras|

Peritos en la morgue donde permanecen los cuerpos hallados en fosas clandestinas en Iguala, Guerrero. Foto: AP / Eduardo Verdugo

El fiscal general del estado, Iñaky Blanco Cabrera, informó que policías municipales y sicarios al servicio del grupo delictivo Guerreros Unidos actuaron en contubernio para detener y ejecutar a 17 normalistas de Ayotzinapa, quienes fueron calcinados y enterrados en el punto donde ayer fueron localizadas fosas clandestinas en Iguala.

El director de la Policía Municipal de Iguala, Francisco Valladares Salgado, señalado por Blanco Cabrera como responsable de la masacre de normalistas, fue detenido el sábado 27 de septiembre junto a otros elementos de la corporación, pero las mismas autoridades ministeriales de Guerrero lo liberaron.

En conferencia realizada en Acapulco, Blanco Cabrera determinó que en el asesinato de normalistas y civiles participaron policías municipales de Iguala vinculados a la delincuencia y sicarios al servicio de Guerreros Unidos.

También, confirmó que han sido exhumados 28 cuerpos de las fosas clandestinas ubicadas en un predio ubicado en un cerro de Iguala.

Este punto ha sido utilizado como tiradero de cadáveres por el grupo delictivo afincado en esa ciudad y dirigido por Salomón Pineda Villa El Molón, cuñado del alcalde perredista José Luis Abarca Velázquez, indican reportes oficiales.

El fiscal afirmó que 17 normalistas de Ayotzinapa fueron detenidos y ejecutados por policías municipales y sicarios durante los hechos violentos registrados durante la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre.

En este sentido, dijo que el director de Seguridad Pública, Francisco Valladares Salgado, pidió a policías y sicarios seguir a los normalistas que arribaron a Iguala para realizar actividades de recolección de fondos económicos.

En tanto que un sujeto identificado como El Chuky, líder de una célula de los Guerreros Unidos, ordenó que se llevaran y ejecutaran a los normalistas en el predio ubicado en el punto conocido como Pueblo Viejo.

Ello debido a que este sitio es utilizado como cementerio clandestino del grupo delictivo, indicó el funcionario estatal.

Dijo que lo anterior fue declarado por dos sicarios al servicio de los Guerreros Unidos que participaron en los ataques en contra de normalistas y civiles que dejaron un saldo de seis muertos y una veintena de heridos.

Los inculpados fueron identificados como Martín Alejandro Maceda Barrera y Marco Antonio Ríos Berber, quienes también informaron que al menos 30 de los 142 uniformados que conforman la Policía Municipal de Iguala, forman parte del grupo criminal Guerreros Unidos.

El testimonio de los dos sicarios refiere que la noche del 26 de septiembre siguieron a los normalistas a bordo de dos camionetas.

En el centro de la ciudad, sicarios y policías municipales atacaron a los normalistas, retuvieron a 17 estudiantes y se los llevaron al cerro de Pueblo Viejo donde los ejecutaron y posteriormente los calcinaron.

Luego de ubicar el lugar donde los 17 normalistas fueron asesinados, las autoridades ministeriales realizaron excavaciones en la zona y hasta el momento han localizado 28 cadáveres, dijo el fiscal.

Blanco precisó que la identificación científica de los cuerpos determinará la identidad de las víctimas, a pesar de que existen indicios para señalar que se trata de los estudiantes.
El fiscal recordó que existe una orden de presentación en contra del alcalde perredista con licencia de Iguala, José Luis Abarca Velázquez.

Mientras que el Ministerio Público determinó solicitar una orden de aprehensión en contra del secretario de Seguridad Pública, Felipe Flores Velázquez y el director de la Policía Municipal, Francisco Valladares por el delito de homicidio, desaparición forzada y delincuencia organizada.

En tanto que 22 uniformados ya fueron consignados por los mismos delitos y actualmente se encuentran presos en la cárcel de Acapulco.