viernes, octubre 24, 2014

ULTIMA CARTA DEL COMBATIENTE DEL MLKP (PARTIDO COMUNISTA MARXISTA LENINISTA) QUE CAYÓ MARTIR EN KOBANÊ



La última carta escrita por Suphi Nejat Ağırnaslı – también conocido por su nombre de guerra Paramaz Kızılbaş- fue leída en el homenaje a Nejat en su Alma mater, la Universidad de Boğaziçi .

Nejat, quien era miembro del Partido Comunista Marxista-Leninista de Turquía (MLKP), dejó una carta para su familia y sus amigos luego de salir hacia Kobanê. Nejat perdió la vida luchando junto a las YPG en la defensa de las ciudad el 5 de Octubre.

Debajo una traducción de la carta, desde el turco al inglés, y desde el inglés al castellano:

“He vivido la vida y aprendido mucho de aquellos que fueron parte de mi vida. Hice una elección con aquello que había aprendido y me convertí en un testigo de la verdad, o las verdades. Dentro de la dialéctica de la vida he pasado hacia el polo contrario y espero haya sido por el bien. Naci como una persona común y corriente, y les estoy diciendo adiós a ustedes como una persona común y corriente, también. Yo se que a veces los dejé a medio camino en la ruta, de que a veces actué con torpeza y me entristecí por ello, y me volví triste. Perdónenme por última vez.

Tomé una decisión como un joven común y corriente y de nada que no sean las contradicciones comunes. Por sobre todo lo demás hice una elección para mi mismo. No me he establecido por ninguna noble creencia. Todo lo que quería hacer es traer un poco de chispa a la vida de las personas sin nobleza, a un mundo sin chispas, a un mundo que se ha cosificado. He aprendido que no sobrepasaré mis propias contradicciones, y sobre todo desde el punto de vista de que son contradicciones sociales, hay que buscarlas en el pueblo solamente. Y he aprendido a ser capaz de trabajar para socializarlas hacia una etapa superior. Es este el punto donde mi vida más se ha acercado a la verdad, a lo certero.

Nací como un fugitivo en Söke. Un Duisburger turco, un Cluberger. De todos modos, para ser Turquía no me arrepiento. Cada calamidad en la vida, de hecho, supone ser una oportunidad que puede contribuir de alguna manera, cuando uno trata de obtener y avanzar de ella. Mi única preocupación era nunca crecer, para nunca ser parte del mundo de los adultos, seguir siendo un niño para siempre... ahora, exactamente igual que Peter Pan me voy para Neverland, a nunca crecer. No hay nada que pudiera haberme hecho más feliz.
Con el deseo de que ustedes siembren las semillas para el surgimiento de héroes ordinarios que traerán chispas a la vida de la gente trabajadora, en el oeste de Turquía, y de que ustedes puedan crear una organización de vanguardia y retaguardia que se dedicará a la búsqueda de la verdad.

Cada corazón es una célula revolucionaria!!!
Para el poder de la imaginación!!!