jueves, noviembre 20, 2014

Colombia: Acuerdan condiciones de liberación de general capturado



El gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Farc acordaron las “condiciones necesarias” para la liberación del general Rubén Darío Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán, quien cayó en manos de esa organización en cercanía de Quibdó (Chocó), el pasado fin de semana.

Con el general del Ejército serán liberados también el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, secuestrados junto con Alzate en Las Mercedes (Chocó). Los soldados César Rivera y Jhonatan Díaz, secuestrados en Arauca una semana antes, también serán dejados en libertad.

Cuba y Noruega, países garantes del proceso de paz de La Habana, confirmaron en la noche de este miércoles que “las liberaciones se llevarán a cabo a la mayor brevedad posible”.

La fórmula para facilitar la liberación de los retenidos por la guerrilla fue posible, según los países facilitadores, gracias a una solicitud conjunta que les hicieron tanto el Gobierno como la guerrilla.

Según el comunicado, leído en español por el representante de Cuba, Rodolfo Benítez, y luego en inglés por la delegada de Noruega, las condiciones para la liberación incluyen la participación de los países garantes y la contribución del Comité Internacional de la Cruz Roja, tal como corresponde “con las (liberaciones) acordadas para otros tipos de operaciones realizadas en el marco del proceso de paz”.

Los países garantes, además, felicitaron al Gobierno y a las Farc por facilitar esta salida y reiteraron su “firme apoyo a los diálogos de paz y continuarán contribuyendo en todo lo posible para lograr un acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera en Colombia”.

El general Alzate fue retenido de manera ilegal por la guerrilla el pasado domingo cuando estaba de civil y sin escolta, lo que llevó al Gobierno a suspender de manera transitoria los diálogos de La Habana.

Se espera que tan pronto se produzca la liberación del alto oficial, se reanude el proceso de paz en la capital cubana, que en estos momentos discute el reconocimiento de las víctimas.

EN CONTEXTO

La suspensión de los Diálogos de Paz fue anunciada por el presidente colombiano Juan Manuel Santos tras la retención del general Rubén Alzate Mora el pasado domingo. El mandatario señaló a las FARC-EP como responsables de la retención.

El general desapareció en una zona selvática del Departamento del Chocó (oeste) el comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán.
La última vez que se supo del general Alzate fue el domingo pasado a las 15H00 cuando llamó al comandante de Infantería para pedirle que se prepare un bote; minutos después se desplaza en ese bote con las tres personas que son mencionadas.

El reporte militar citado por el diario El Espectador indica que el soldado le advirtió al alto oficial de que se encontraban en zona roja, por la presencia de guerrilleros. Sin embargo, el oficial le dijo que continuara con la ruta indicada.

Así violó Alzate el protocolo de seguridad:

El pasado martes, el bloque, mediante un comunicado confirmó la retención del funcionario y afirmaron que le respetan “la vida e integridad física y moral” (…) Estamos plenamente dispuestos a garantizarlo”.

Posteriormente, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia – Ejército del Pueblo (FARC-EP) se pronunciaron sobre el hecho e instaron al Gobierno colombiano a concretar un cese el fuego bilateral que permita dar soluciones al caso de Alzate.

Tenemos la disposición de contribuir a una pronta y sensata solución de este problema y que los diálogos deben continuar. Lo que hay que suspender es la guerra no el proceso de paz”, afirmó el vocero Pablo Catatumbo durante su alocución.