domingo, noviembre 23, 2014

Hostigamiento y represión en Cajamarca durante la marcha de las Mujeres Afrodescendientes por el cuidado de la vida y de los territorios ancestrales



La marcha de las Mujeres Afrodescendientes por el Cuidado de la Vida y de los Territorios Ancestrales parece haber causado zozobra entre las autoridades militares y de policía de Cajamarca, a pesar de que todas las autoridades competentes vienen siendo informadas desde Cali, Palmira, Buga, Tulua y Armenia, y las autoridades han respondido a la altura de sus responsabilidades en cada lugar. Las autoridades en Cajamarca parecen no estar acostumbradas a ver personas Afrodescendientes y saber cómo referirse a ellas y tratarlas.

En la tarde de ayer 22 de Noviembre cuando las marchantes se encontraban en el lugar de reposo, la policía quiso requisar a tres miembros de la Guardia Cimarrona que acompaña la marcha, argumentando que a Cajamarca “esta llegando mucha gente rara”, según expreso el policía que abordó a la Guardia Cimarrona. El comandante por su parte, se refirió a los miembros de la marcha como “niches” y “grupos especiales”, lo cual molesto a los jóvenes de la Guardia. El comandante de la policía reconoció que su personal no esta familiarizado y necesita capacitación sobre cómo abordar a los Afrodescendientes. La policía visitó el lugar de reposo tres veces preguntando quienes eran, lo cual empezó a generar la incomodidad de las mujeres marchantes y la preocupación de que se instigara algún incidente entre los jóvenes de la Guardia Cimarrona y la Policía.


“Nos parece una forma inapropiada e irrespetuosa de referirse a nuestra gente”, expreso un miembro de la Guardia Cimarrona, “ya es hora de que la fuerza publica se eduque sobre la presencia de la población Afrodescendiente y nuestros derechos y entienda que no estamos dispuestos a dejar pasar el racismo, intencional o no, sin respuesta”, expreso otro Guardia.
“Nos llama la atención que solo en Cajamarca la fuerza de policía no haya recibido la información de la Alcaldía, quien había autorizado el uso de un lugar publico para el alojamiento de las mujeres”, expreso Charo Mina Rojas del Proceso de Comunidades Negras, quien acompaña la marcha. “Este tipo de ‘confusiones’ generan problemas de seguridad a una marcha que ha sido pacífica y organizada. Además nos preocupa que las autoridades hayan hecho redadas y según fuimos informadas, se hayan detenido jóvenes y personas indiscriminadamente mientras realizábamos la marcha por el centro de la ciudad. Este es un claro mensaje de hostigamiento que esperamos sea investigado y que no se repita en otras ciudades”, señaló Mina Rojas.


El Equipo de Derechos Humanos del Proceso de Comunidades Negras alerta sobre una posible violación de los derechos humanos de los ciudadanos de Cajamarca y la organización COSAJUCA, de Cajamarca quien brindó su hospitalidad a la marcha.


Demandamos que las autoridades militares y de policía de Cajamarca respeten los derechos humanos y garanticen la seguridad e integridad física de los miembros de COSAJUCA, organización en resistencia en contra de la minería realizada por la empresa multinacional Anglo Gold Ashanti en el departamento.


Esperamos que las autoridades de Ibagué, ya informadas, garanticen a las mujeres una estadía sin incidentes.


APOYO A LAS COMUNIDADES MINERAS ANCESTRALES DE LA TOMA SUREZ


Queridos compañeros y compañeras de organizaciones sociales, sindicales,  indígenas, de estudiantiles, comunidades negras, campesinas, populares y urbanas defensoras de derechos humanos, ambientales y todos aquellos humanistas del mundo  defensores de la vida, el territorio y la cultura,  con la presente queremos sumarnos a la propuesta de las mujeres mineras del Corregimiento de la  Toma para  salir  a acompañar y apoyar la Movilización contra  la Minería Ilegal que ellas protagonizan desde el pasado 16 de Noviembre desde el Municipio de Suarez Cauca, pasando por Santander de Quilichao, Cali, Palmira, Buga, Tulua, Manizalez, Cajamarca, y Fusagasuga hasta llegar a Bogotá el día 25 de noviembre.  


Por medio de la Movilización las mujeres de la toma, la guardia cimarrona y las comunidades denuncian la  proliferación de retro-excavadoras y la ampliación de títulos mineros a grandes empresas multinacionales   como la Anglo Gold Ashanti, Cosigo Resorces, Anglo America, entre otras compañías que se benefician de las riquezas naturales del territorio en detrimento de los derechos ancestrales y étnico territoriales de las comunidades negras de la zona.