sábado, diciembre 20, 2014

Amenazas a Los Líderes En La Guajira


|Por Lilia Solano|        

Visitamos la Guajira con una delegación que llegó desde Canadá, para escuchar directamente la situación de amenazas de muerte a líderes sociales y políticos en Riohacha.  Fuimos a las rancherías, al mercado, hablamos con líderes y medios de comunicación y escuchamos los testimonios de diferentes sectores que están sufriendo amenazas.  La complejidad de la situación, hace que en la Guajira sea una de las más graves del país y por tanto sea urgente que sea reconocida esta urgencia.

Dada la composición  poblacional y la riqueza cultural con fuerte presencia étnica, Wayuu, Wiwa, Kogui y Arhuacos, alertamos que el territorio indígena, es teatro de operaciones de las llamadas “Bacrim”.

Por otro lado en su territorio se explotan: carbón de hulla, gas natural, sal marina, yeso y en estos momentos también se adelantan exploraciones petroleras.

Las multinacionales Billiton, Glencore, Chevron Texaco, entre otras hacen presencia en el departamento, que dada su posición geográfica tienen una riqueza natural que incluye tener tres bahías naturales de gran importancia compartidas con Venezuela.

Esta gravísima situación se empeora si recordamos que hace alrededor de una década, diversas organizaciones nacionales han denunciado estas alianzas de narcotraficantes y paramilitares, que ahora tienen representación política y gobiernan a la Guajira.

Recordemos que la Guajira ha sido convertida desde finales de la década del noventa, en escenario de varios proyectos económicos ilegales por parte de los grupos paramilitares:

Luego del paso de los  Jefes de la AUC , Salvatore Mancuso, Jorge 40 y Hernán Giraldo  a la Ley de Justicia y Paz;  las Bandas Criminales conocidas como Rastrojos y Urabeños, se apoderaron de las rutas y las fuentes de las actividades económicas ilegales, como la venta de gasolina venezolana, el mercado de víveres manufacturados de Venezuela, el mercado ilegal de armas y los contratos de servicios públicos del sector de la salud principalmente. Es decir controlan las rutas del narcotrafico, las rutas del contrabando y la corrupción política.

Dichas Bacrim, para fortalecer su accionar en el territorio guajiro, lograron la participación directa en las decisiones del presupuesto oficial de la Gobernación de La Guajira y de sus 15 municipios.  Los dos grupos de poder político del Departamento, se asociaron con uno de los dos bandos. El grupo de Nueva Guajira, se articuló a los Rastrojos cuyo enlace con el grupo armado era el señor Dílger Becerra, funcionario del Ministerio de Transporte sede La Guajira y el grupo de la Gran Alianza liderado por Jorge Ballesteros Bernier, actual senador por el partido de la U  y Kiko Gómez, se unieron a las fuerzas de Los Urabeños, respaldados por Marquitos Figueroa.

Es decir  la disputa electoral en La Guajira ha sido una contienda por el voto popular desde las estructuras ilegales de los Ratrojos y los Urabeños.Una vez detenido, acusado y sancionado el ex gobernador Kiko Gómez, se agudizo la guerra de amenazas, atentados y homicidios entre los grupos políticos de Nueva Guajira y la Gran Alianzapor conflictos generados de acciones internas de la parapolítica.  Es ampliamente conocido en todo el país que el candidato a la gobernación electo en las elecciones atípicas este año fue elegido el heredero de Kiko Gómez.

La estructura de seguridad e investigación no ha dado garantías a pesar de que las denuncias por amenazas de muerte a los líderes ha sido llevadas ante la Policía Nacional, Fiscalía y en general al aparato encargado de investigar.

La comunidad internacional y el gobierno nacional  tienen que rodear estos líderes que se han manifestado públicamente reclamando el derecho, a la defensa de los Derechos Humanos y la participación democrática en defensa de las causas más justas como el derecho a la vida digna de mujeres y niños que están en condiciones de enorme fragilidad. Los movimientos sociales están expuestos totalmente a la violencia que tiene no solo cercados a los líderes sino  todo el departamento. El derecho a la protesta, la libre expresión y el control político se encuentran prohibidos y con amenaza de muerte a quienes incumpla estas prohibiciones.

Sabemos que en el contexto político en la Guajira, pedir responsabilidades a los gobernantes de turno y oponerse a sus prácticas delincuenciales es arriesgar la vida.  Estos líderes están amenazados fundamentalmente porque chocan directamente, contra los intereses del aparataje narcoparapolítico que rige actualmente en la Guajira.

Pero no están solos, vamos a levantar las voces en defensa de sus vidas hasta que un día por fin tengamos una democracia en Colombia, que impida que sea la criminalidad la que tenga la última palabra y menos que sea la que gobierne.  Como dice la sabiduría Africana: “Yo soy, si tú eres”, por tanto si la vida en La Guajira está amenazada todos estamos amenazados. Defender la vida del pueblo guajiro es defender nuestra propia vida.