viernes, diciembre 05, 2014

Amenazas paramilitares, el turno de periodistas y medios de comunicación



En la mañana de hoy circuló por correo electrónico un panfleto del grupo paramilitar Águilas Negras, esta vez amenazando de muerte a comunicadores, periodistas e integrantes de medios populares de comunicación, entre los que menciona a Colombia Informa. Días atrás le había tocado a Canal Capital, Telesur y Reporteros Sin Fronteras. Una estrategia de terror que, a fuerza de repetición y exabruptos, no logra los efectos buscados. Por el contrario, refuerza las redes de denuncia y solidaridad.

“A todos los colectivos de comunicación alternativa y popular que integran la larga lista de hijueputas terroristas guiados por la farc-eleno política, cesen sus actividades de la campaña que les mandan a hacer los perros gonorreas de [el líder de las FARC] Timochenko y [el comandante del ELN] Gabino en pueblos y ciudades con el cuentico de la comunicación alternativa y popular; su propaganda será callada a plomo”.

Así se inicia un largo texto que ocupa dos hojas, que no ahorra nombres propios y mención de medios populares de comunicación, a los que vincula indefectiblemente con las organizaciones insurgentes que se encuentran encaminadas en procesos de paz para concluir, en cada caso, con amenazas de muerte.

Una semana atrás circuló una misiva con la firma del mismo grupo paramilitar, en esa ocasión amenazando a periodistas y trabajadores de canales públicos de televisión como Telesur y Canal Capital, y a la organización internacional Reporteros Sin Fronteras.

Las Águilas Negras, al igual que otros grupos residuales del accionar paramilitar, suelen insistir con su estrategia de amedrentamiento hacia cualquier expresión social o política que se muestre crítica del entramado guerrerista que, en los últimos años, viene siendo cuestionado por sectores crecientes de la sociedad que apoyan los diálogos de paz. Durante la campaña electoral dirigieron sus amenazas a candidatos políticos de Unión Patriótica -UP- y el Polo Democrático Alternativo -PDA-; durante los paros agrarios hicieron lo propio con organizaciones y dirigentes campesinos, y cuando hay coyunturas de debate universitario, apuntan sus miras al movimiento estudiantil.

En este caso, los distintos periodistas y medios de comunicación señalados se encuentran tramitando los mecanismos de prevención adecuados, como ser la puesta en conocimiento de esta nueva amenaza ante la Fundación para la Libertad de Prensa -FLIP- de Colombia, y otras instancias de denuncia internacional.

El presente artículo se cuida especialmente de no reproducir el texto íntegro del panfleto, con el fin de preservar los nombres de las personas y medios de comunicación allí señalados, a la espera de las instancias colectivas de denuncia y acción conjunta.

Desde Colombia Informa extendemos la solidaridad a los periodistas y medios de comunicación amenazados y convocamos a ampliar las redes de denuncia. Estamos convencidos de que estos hechos, ecos de una violencia sistémica que por décadas se vino ejerciendo contra el pueblo, lejos de amedrentar, deben generar el efecto contrario: reforzar lazos de solidaridad y unidad entre quienes, desde la comunicación o cualquier otra disciplina social, nos sabemos parte de un pueblo que forja su destino de esperanza y vida digna.