miércoles, diciembre 31, 2014

Anglogold anuncia retiro de apoyo económico a la Alcaldía y diferentes proyectos en Cajamarca si se continúa con la iniciativa de consulta popular.



Julio Roberto Vargas, uno de los promotores de la Consulta Popular en Cajamarca, se refirió a la carta enviada por la multinacional minera al Concejo de Cajamarca: “Lo que pretende la multinacional Anglogold Ashanti con la comunidad del municipio de Cajamarca es presionar para que no apoye la iniciativa de Consulta Popular, presionar además al Concejo Municipal y al alcalde para que no se apruebe esta forma de participación democrática como es la consulta”.

“La carta dice que van a retirar el apoyo económico para el año 2015 a la administración municipal, al plan de desarrollo del alcalde Evelio Gómez y a otros proyectos que posiblemente pretendían apoyar en el municipio, lo que han dicho es que van a retirar ese apoyo hasta que se aclare lo que va a pasar con la consulta popular en nuestro municipio”, agregó Vargas Malagón.

Julio quien es cajamarcuno y trabajador social egresado de la Universidad del Quindío, también se refirió al apoyo que sería retirado a negocios y organizaciones dedicadas al cultivo de aguacate y frijol: “Hay que aclarar que en Cajamarca ningún sector formal apoya el proyecto minero La Colosa, lo que hay es individuos que por intereses personales o un sueldo apoyan este tipo de proyectos, sin embargo esta carta ha generado inconformismo en toda la comunidad y rechazo a la multinacional, ya que se considera absurdo que se esté presionando a los entes locales para vulnerar los derechos ambientales y colectivos de los cajamarcunos”.

Sobre el estado actual de la iniciativa de Consulta, Julio Vargas agregó: “A pesar de los obstáculos que se han presentado por parte del Gobierno Nacional, la Procuraduría, la multinacional y el mismo alcalde, la consulta popular va avanzando significativamente, en estos momentos se encuentra en manos del Concejo Municipal y se espera que en el mes de febrero los cabildantes escuchen a los diferentes sectores sociales y tomen una decisión positiva a favor de la democracia y la participación ciudadana”.

Finalmente sobre esta carta Vargas concluyó: “Es un chantaje hacia el Concejo, la administración y la comunidad, es un irrespeto que una multinacional se crea la dueña del municipio, crea que la comunidad depende de ellos cuando no es así, es una forma de presión, de imponer sus intereses mezquinos que van en contra de la riqueza natural, de la cultura agropecuaria y de la comunidad en general”.

Por: Equipo Ecos del Combeima