miércoles, diciembre 03, 2014

Declaración política de la asamblea del segundo encuentro de dirigentes campesinos, agrarios y sociales de la región caribe



Durante los días 29 y 30 de noviembre de 2014 nos reunimos 300 líderes, representantes y  dirigentes sociales en la ciudad de Sincelejo para adelantar la discusión frente a la situación del sector agrario de la región Caribe.

En espacios de comisiones se trataron cuatro temas que configuraron un entendimiento integral, estos temas fueron: 1.Problema agroalimentario y alternativas, 2. Problema minero energético, 3.Alternativas de organización regional, nacional y plan de acción.4.tierra y territorialidad, política pública y propuesta.

Tras las discusiones y declaraciones de las comisiones se resalta la importancia de:

1.      La urgente reconfiguración y unidad del movimiento campesino, que trabaje de la mano con la comunidad indígena, afro y la sociedad de la región caribe, esto con el fin de construir una fuerza real que trabaje para alcanzar las metas y propuestas de las comunidades.

2.      Creemos en la unidad más allá de las diferencias, en el trabajo conjunto con las diferentes organizaciones y agremiaciones que se desenvuelven en nuestro contexto, teniendo en cuenta que pasamos bajo un punto base e inamovible que es el bienestar de las comunidades y no de un grupo reducido de privilegiados, esto con el fin de consolidar la coordinación social agraria de la región caribe. Pero con una perspectiva amplia que tenga en cuenta las dinámicas nacionales y los procesos que se están impulsando y desarrollando en todas las regiones del país.

3.      Reconocimiento de los procesos organizativos que se desarrollan para el sector campesino mediante la organización y la movilización.

4.      La denuncia del modelo económico imperante, un modelo excluyente, basado en la explotación y depredación del ambiente, en una mirada netamente económica, que impone una estructura de monopolio sobre la tierra para la consolidación de monocultivos que siguen las lógicas e intereses de un reducido sector.

5.      Denunciamos las Políticas pública gubernamentales que buscan desarrollar y ampliar el capital, frente al detrimento del campesinado. Nos oponemos y llamamos a la movilización y organización de los sectores agrarios para defender los derechos que nos quieren terminar de arrebatar.

6.      Denunciamos los TLC  y los estragos causados por las aperturas económicas, arancelarias y la importación de productos que han destruido la economía campesina generando disparidades e inequidad frente a propuestas de competencia capitalista.

7.       saludos las negociaciones que se adelantan entre el gobierno nacional y los grupos insurgentes (FARC-EP, ELN), a pesar de que entendemos que la paz no es la dejación de armas de un grupo armado, entendemos la oportunidad que se está desarrollando para contribuir a la apertura  en la participación política y social en el país.

8.      Manifestar el compromiso de continuar construyendo propuestas de empoderamiento, de democracia real y participativa en la que construyamos con las bases y desde las problemáticas reales que viven en la cotidianidad las comunidades y la sociedad colombiana y en nuestro caso la región caribe.