martes, diciembre 09, 2014

Denuncia Pública por amenaza de muerte: “Galería de la Memoria, Realidades porque el ojo y el lente no mienten”



AHORA SI ME VOY A MORIR DICE LA AMENAZA DE UNAS ÁGUILAS MUY NEGRAS VESTIDAS DE VERDE.

Una vez más los engendros enemigos de la vida amenazan con matar el pensamiento, las ideas y la Libertad de expresarlas. Amenazan con matar a muchas personas por pensar diferente y hacer uso del derecho a la libertad de expresión consagrado en el artículo 20 de la Constitución Nacional.

Amenazan con mataran a mis 3 hijos y a mi mujer para que sean las próximas fotografías a colgar en la exposición de la Memoria.

Amenazan con palabras de grueso calibre, como solo lo saben hacer aquellos que ante la incapacidad de debatir, recurren a la intimidación y al uso de la violencia. La razón les infunde rabia porque en su cerebro no cabe la justicia.

Esta amenaza, nos demuestra que hay un sector de la ultra derecha que no quiere que este país cambié socialmente, para que el pueblo en su mayoría tenga derecho a vivir con Dignidad.

Me condenan por mantener viva la Memoria, pero también me condenan porque un día acosado por la muerte, por la misma muerte que hoy me amenaza, tome la decisión más Digna de levantarme en armas para defender mi vida y mi Dignidad. En ese entonces, se me perseguía de muerte por hacer parte de una organización Campesina y entonces me vincule Al ejército Popular de Liberación EPL.

El 27 de julio de 1.990, en un lugar del Nororiente de Caldas, donde me encontraba, Paramilitares dirigidos por militares activos del Batallón Bárbula de Puerto Boyacá, torturaron y masacraron a un grupo de 7 Campesinos. Los engendros de la muerte al servicio de los más poderosos, me amarraron y fusilaron. Tenía que ser amarrado para que la rebeldía, la razón y la Dignidad no tuvieran la más mínima posibilidad de sobrevivir. Viaje por el túnel de la muerte que deja ver una pequeña luz al final del viaje donde está el paraíso donde termina la Vida.

Esa mañana cuando el sol comenzaba alumbrar la tierra, el olor a pólvora y a muerte, no permitió, que el hermoso canto de los pájaros penetrara a mis oídos. Pero seguía luchando para no dejarme vencer por la muerte, después de media hora, logre ganarle a la muerte que intentaba arrastrarme al más allá.

Dos impactos de fusil me hicieron viajar por el largo túnel, pero al llegar al final donde estaba la luz, La vida me trajo de regreso al paraíso llamado Tierra. Logré desamarrar la cuerda que ataba mis brazos al árbol el único testigo de mi muerte y cómplice de mi resurrección.

Ese 27 de Julio de 1.990, la vida me dio una oportunidad más para seguir luchando, ahora entonces los engendros de la muerte, me dicen que no se me olvide que tengo una deuda y que ahora si voy a morir.

El 1 de marzo de 1.991, quienes hicimos parte del EPL firmamos un acuerdo de paz con el Gobierno y en su mayoría nos desmovilizamos.

En ese acuerdo nos comprometimos a dejar las armas como medio de transformación social, pero el acuerdo de paz, en ninguna parte decía que teníamos que renunciar a los principios, a la conciencia y mucho menos a la Dignidad de seguir luchando por los derechos de nuestro pueblo.

Pero también hay que decirlo, y hasta me avergüenzo, muchos de aquellos excombatientes, si renunciaron a sus principios, a su conciencia para convertirse en vulgares politiqueros, corruptos y hasta engrosaron las filas del Paramilitarismo para masacrar a humildes campesinos que tantas veces les dio de comer.

Renunciar a la lucha armada, no fue obstáculo para seguir luchando ya que mi vida, siempre ha estado dispuesta a la lucha social. Aprovechando el nuevo espacio que nos daba la Reinserción, hice teatro callejero, ayude a construir organización popular en la ciudad de Ibagué para que otros oportunistas aprovecharan para hacer politiquería, sacarle recursos al estado y vivir de la sangre y sacrificio de tanta gente que hizo parte de la historia del EPL.

Al no ver el espacio que soñaba por la falta de Dignidad de quienes me rodeaban, decidí buscar mis raíces la “tierra” e irme a una parcela.

Con mi familia, vivíamos felices en la parcela, hasta cuando la región, la plagaron de Paramilitares del Bloque Tolima. Todos los días, mataban por matar hasta que en Julio de 2.001 supe qué hacía parte de una lista de personas para ser asesinado por el hecho de ser Reinsertado.

Decidimos dejar todo votado y salir desplazados hacia la ciudad de Ibagué, la condición de Desplazado, es otra tragedia, el desplazado, es estigmatizado y visto por la sociedad como personas peligrosas y sospechosas.

En el año 2.003, después de revisar la historia de la violencia vivida en la familia y de muchas otras, llegue a la conclusión, que gran parte del problema que prolonga el conflicto armado en Colombia, tiene que ver con el desconocimiento que tiene el pueblo de su propia historia y la falta de conocer la Memoria histórica del surgimiento conflicto social y armado.

Es en ese momento cuando decido agarrar una cámara fotográfica para registrar Memoria, desempolvar la que está escondida y refundida en el rincón del olvido y empecé a fortalecer lo que desde entonces denomine “GALERÍA DE LA MEMORIA REALIDADES PORQUE EL OJO Y EL LENTE NO MIENTEN”.

Hace 11 años después de sufrir el desplazamiento de mi parcela, me dedique a construir la Galería de la Memoria. Lo hice convencido como lo dijo Nelson Mandela que "LA EDUCACIÓN ES EL ARMA MÁS PODEROSA QUE PODEMOS USAR PARA CAMBIAR EL MUNDO”

La experiencia de 11 años haciendo esta hermosa labor, me demuestra que educando y creando conciencia a través de la Imagen Fotográfica, es mucho más el aporte que he logrado hacer al pueblo explotado y excluido, que aquel que hice empuñando las armas.

Desde su inicio la exposición Galería de la Memoria, ha tenido mucho éxito en todos los lugres donde se ha expuesto al público, ha trascendido las fronteras de países como Venezuela, España, Italia, Ecuador, Perú y Bolivia.

Pero también hay que decirlo, ha tenido sus enemigos, pero esos enemigos, siempre han sido miembros de la fuerza Pública y un porcentaje muy mínimo de la gente del común.

Tanto éxito ha tenido, que son varios los atropellos que he recibido de parte de la Policía violentando el derecho a la libertad de expresión consagrado en el artículo 20 de la constitución Nacional.

QUE FLOREZCA LA MEMORIA.

En el año 2.006 bajo el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, me toco suspender el teléfono fijo de mi casa ya que en muchas ocasiones cuando contestaba una llamada, me respondían de la VI Brigada del ejército.

El 3 de agosto de 2.006, en la ciudad de Ibagué, me fue allanada mi casa por el ejército, Das, Sijin y Fiscalía bajo el supuesto que yo tenía armas y bombas en mi hogar. En esa ocasión solicite a la Fiscalía una explicación del porqué del allanamiento. La misma Fiscalía me contesto que el allanamiento lo habían hecho por orden explicita de la Sexta Brigada del Ejército.

El 7 de junio de 2.009, en la ciudad de Ibagué, la policía violando el derecho a la libertad de expresión consagrado en el artículo 20 de la constitución Nacional, incautan el material de la Galería de la memoria que se exponía al público en el centro de la ciudad.

El 28 de agosto de 2.009 en la plaza de Bolívar de Bogotá, cuando se desarrollaba un evento nacional de mujeres víctimas del conflicto armado la policía intenta quitar la exposición pero el pueblo lo impide.

El 23 de septiembre de 2.009 la Policía de Pasto, intenta quitar la Galería de la Memoria que se exponía en la plaza de Nariño de la ciudad de Pasto pero es el pueblo quien lo impide.

En abril 6 de 2.011 cuando exponía en la carrera séptima de Bogotá una vez más la policía arremete contra la exposición, me incautan todo el material. Después de hacer varias acciones de resistencia exigiendo la devolución, logramos que dos meses después, hicieran entrega pero incompletas.

El 4 de enero de 2.013, a uno de mis hijos menor de edad, cuando se movilizaba por una calle de la placita del barrio San Mateo en compañía de unos amigos, un grupo de llamados ñeros intentaron atracarlos con cuchillo a lo que mi hijo reacciono y recogió un palo para defenderse, de inmediato apareció una patrulla motorizada y los policías en vez de detener a los ñeros atracadores, la emprendieron contra mi hijo a quien golpearon con los bolillos y lo echaron a una patrulla, lo llevaron al CAI de San Mateo y allí entre varios honorables policías lo agarran para que otro delincuente de uniforme y usando un guante lo golpeara con toda su fuerza.

Ese hecho fue denunciado ante la procuraduría y la fiscalía, y a pesar de haberse dado números de chaleco que portaban por lo menos dos de estos asesinos lo único que recibimos como justicia fue papelitos y más papelitos.

El 18 de enero del mismo año, una vez más el mismo policía responsable de la Golpiza a mi hijo, intenta una vez más detenerlo con el supuesto de ser sospechoso de un robo callejero. En esa ocasión los policías encerraron en un callejón a muchos jóvenes para dejar solo a mi hijo a quien quiso conducir al mismo CAI. Afortunadamente otro Policía al parecer de mayor rango, le pregunto a este policía porque razón quería llevar el muchacho al CAI y le ordeno dejarlo ir.

Ese incidente también fue denunciado ante la fiscalía y convoque a un plantón en el parque principal de Soacha para denunciar ante el pueblo estos abusos de autoridad. Plantón que se realizó el 21 de enero de 2.013 y que fue cubierto por Canal Capital. En dicho plantón pudimos identificar la presencia de personal de inteligencia tomando fotos y hasta con cámara de video.

El 4 de febrero de 2.013 es decir unos días después del plantón, apareció en mi correo electrónico FACEBOOK un personaje que se hacía llamar MIGUEL ANDRES, este personaje se dedicó a comentar las fotografías que publico en la página y hacerme temerarios señalamientos queriendo decir que hago parte de la insurgencia. Por haber pertenecido al EPL Organización Guerrillera que firmo acuerdos de paz con el Gobierno y me desmovilice el 1 de marzo de 1.991.

El señor Miguel Andrés me decía que por haber hecho parte de tal organización, yo había violado mujeres, cometido masacres, robado tierra y desplazado a miles de campesinos.

En uno de los mensajes del supuesto señor MIGUEL ANDRES, monto un video de la Policía y dice textualmente: Para los estúpidos que creen que los Policías “somos” solo uniforme sin saber que detrás hay un Padre y un hijo.

Cuando este personaje dijo SOMOS, me hiso pensar muchas cosas.

Este hecho también lo puse en conocimiento de la Fiscalía sin que hasta el día de hoy me hubiesen dado una respuesta al caso.

No entiendo es como sucede algo parecido con un hijo del señor Álvaro Uribe Vélez por las redes sociales, y en ese caso la inteligencia y la justicia si funciono.

El 6 de marzo de 2.014 cuando exponía la Galería de la Memoria frente a la Personería de Bogotá, una vez más la Policía tira la exposición al piso e intenta llevársela. Pero una vez más es el pueblo quien se opone al atropello.

En muchas otras ocasiones en el momento en que estoy exponiendo el trabajo de Memoria, he recibido ofensas y señalamientos por personas vestidas de civil que hacen parte de la fuerza pública, como decir que cuanto me paga la guerrilla por hacer lo que hago. Que porque no pongo todas las masacres de la Guerrilla. Cuando observan imágenes donde está comprometida la fuerza pública en violación a los derechos humanos, me dicen que porque hablo mal de la fuerza Pública. En 11 años de estar haciendo esta bella labor, son muy pocos los miembros de la fuerza pública que me han expresado su interés por el trabajo que hago.

La estigmatización, de la policía, hacia mí, no ha tenido límites en febrero de 2.013, exponía en la carrera séptima de Bogotá, se acercó a observar la Galería de la Memoria un Joven Policía Afrodescendiente, después de observar el trabajo se me acercó y me felicito. Era el primer policía en 10 años que me felicitaba por el trabajo. Se lo hice saber, y le pedí me permitiera registrarlo observado la exposición para destacarlo en la Galería. Me dijo que no había problema. A los pocos días ya tenía la fotografía expuesta al público y en ella cuento la historia de la misma. Por esos mismos días, me encontraba colgando la exposición cuando aparece el Joven Uniformado, muy preocupado me pregunta. Usted ya puso la foto? Le conteste que sí y de inmediato me dijo, no la ponga más, cuando le pregunte el porqué, me dijo estoy metido en un problemón por esa foto. Me conto que los superiores le habían abierto una investigación por alcahueta con el tipo que ponía esas fotos en el centro.

Como defensor de los derechos humanos, el trabajo que yo realizo, es un trabajo de Memoria en el cual resalto en alto porcentaje, en imágenes fotográficas, la sistemática violación a los derechos humanos por parte del Estado representados en la fuerza Pública.

No me queda ninguna duda, de quienes son los que amenazan y mucho más cuando en el comunicado dicen que en esas fotos me dedico a ensuciar la "Honorabilidad de los soldados y policías".

Estoy seguro que lo de Águilas Negras, es una cortina de humo para camuflar a los verdaderos responsables del terrorismo de Estado.

Desde que se iniciaron los diálogos de paz entre el Gobierno y la Guerrilla de las FARC-EP, siempre habido un sector de la Ultraderecha tratando por todos los medios de hacer fracasar este proceso de paz y un posible acercamiento entre el Gobierno y el ELN.

Considero esta amenaza un mal mensaje para el proceso de paz con la Guerrilla de las FARC y del ELN ya que varias personas de las que aparecen en la lista, hacemos parte del proceso de paz con el EPL.

Con toda seguridad, de llegarse a firmar un proceso de paz con estas Guerrillas, los reinsertados que se quieran dedicar hacer comunicación alternativa correrán el mismo riesgo que hoy estamos afrontando quienes hacemos parte de esta lista de amenazados que un día decidimos apostarle a la paz.

Siendo así, yo responsabilizo a JUAN MANUEL SANTOS CALDERON y al Estado Colombiano de cualquier situación delictiva que se pueda presentar con mi familia y conmigo mismo como consecuencia de esta amenaza.

De igual manera invito a todos los compañeros de los diferentes medios alternativos que aparecen comprometidos en esta amenaza hacerla pública y exigir al Gobierno una investigación a fondo y sin vacilaciones para que esta no quede en la impunidad.

Y no olvidemos esta frase de Emiliano Zapata: El que quiera ser Águila que vuele, el que quiera ser Gusano que se arrastre., pero que no se queje cuando lo pisen.

Quienes hemos escogido la noble tarea de hacer comunicación alternativa para mantener bien informado al Pueblo sometido por la Mentira de la prensa y comunicación Burguesa, no estamos dispuestos arrastrarnos como Gusanos. Queremos seguir volando en busca de la verdad.

CARLOS ALBERTO CASTAÑO MARTÍNEZ.
Creador y expositor de la Galería de la Memoria
“Realidades porque el Ojo y la Lente no mienten”