martes, diciembre 09, 2014

LA ONIC RECHAZA LAS RECIENTES AMENAZAS, CALUMNIAS Y ESTIGMATIZACIONES EN CONTRA DEL PUEBLO KANKUAMO Y SUS AUTORIDADES


Bogotá D.C., 9 de diciembre de 2014

La Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, rechaza categóricamente los panfletos difundidos en contra de la Organización Indígena Kankuama (OIK), el Cabildo Gobernador, las autoridades y el Pueblo Indígena Kankuamo en general, así como del Consejero Mayor de la ONIC, a través de los cuales se estigmatiza y re victimiza al Pueblo Kankuamo, igualmente, se injuria y calumnia a sus autoridades y se pretende poner en duda el ejercicio legítimo de reivindicación y defensa de los derechos individuales y colectivos que les corresponden como indígenas y como Pueblo.

En dichos panfletos, firmados por el autodenominado “MOVIMIENTO PROGRESISTA”, se arremete en contra del proceso Kankuamo y de manera irresponsable señalan a sus dirigentes, autoridades, líderes y lideresas, entre otros, de “delincuentes, violadores, guerrilleros y corruptos”, afirmaciones que estigmatizan y ponen en grave e inminente riesgo a quienes han abanderado el ejercicio de fortalecimiento y consolidación del Pueblo Indígena Kankuamo, ubicado en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Las infundadas injurias, calumnias, amenazas y estigmatizaciones guardan relación directa con intereses soterrados, que están en contra del ejercicio de exigibilidad de derechos, entre otros, de protección jurídica territorial, reparación integral, garantías para la pervivencia física y cultural, cesación del genocidio en contra del Pueblo Kankuamo, entre otras; encontrándose adicionalmente vinculadas con la presencia del Consejero Mayor de la ONIC en instancias de concertación relevantes de carácter nacional y en las delegaciones de víctimas participantes en La Habana, en el marco de los diálogos entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP.

Contrario a lo que se pretende hacer ver como un escenario de conflicto al interior del Pueblo Kankuamo, no es más que el recrudecimiento de una estrategia de persecución y silenciamiento que sistemáticamente se ha utilizado en contra de los pueblos indígenas, las comunidades afrodescendientes, los campesinos y sectores populares, con la clara intención de resquebrajar los procesos político – organizativos fortalecidos, lo cual redunda en un inminente incremento del nivel de riesgo de quienes lideran a nivel nacional, regional y local procesos tendientes a la defensa y garantías de derechos en los territorios.

El Pueblo Kankuamo, al igual que los 102 Pueblos Indígenas que habitan el territorio colombiano, ha sido gravemente afectado por el empobrecimiento, la discriminación la exclusión, la desterritorialización, el intervencionismo y la colonización, aspectos todos que, aunados al conflicto armado interno, a sus factores subyacentes y vinculados, han posibilitado el escenario idóneo de extinción y exterminio físico y cultural que afronta en la actualidad. A esto se suma el recrudecimiento de situaciones y condiciones en Pueblos que, como el Kankuamo, han padecido la negación de sus derechos de carácter fundamental, por medio de la implementación de prácticas genocidas durante más de dos décadas.

Desde la ONIC identificamos la problemática que hoy se denuncia como un evento sintomático, que bien podría persistir a través de circunstancias de represión posteriores, vinculadas con la oposición y el refrenamiento de escenarios de movilización como la “Minga Social, Indígena y Popular” realizada en el año 2013 y los procesos de unidad y reivindicación de 2014, aglutinados en la Cumbre Agraria, Campesina, Étnica y Popular, instancias cuyos puntos de exigibilidad o pliegos de petición tienen contradictores a lo largo y ancho del país.

Por esta razón, EXIGIMOS al Estado Colombiano a través de las entidades competentes, para desplegar de manera inmediata todos los mecanismos institucionales a los que haya lugar, en observancia de los estándares constitucionales, legales, jurisprudenciales y del bloque de constitucionalidad, en aras de dar inicio a las acciones jurídicas y salvaguardas pertinentes para proteger los derechos individuales y colectivos del Pueblo Kankuamo, de sus autoridades y líderes.

Requerimos a la Fiscalía General de la Nación, entidad encargada de investigar hechos como los descritos, para que en observancia de la denuncia penal instaurada por el Cabildo Gobernador Kankuamo el día 14 de Mayo de 2014 en la Unidad de Asignaciones de Valledupar (Cesar), por hechos relacionados con los aquí mencionados, avance a la mayor brevedad, en aras de resolver de manera efectiva y de fondo las circunstancias puestas de presente en dicha denuncia.

Hacemos un llamado fraternal a la comunidad nacional e internacional, a las Agencias de Naciones Unidas, Mesa de Conversaciones en La Habana, Frente Amplio por la Paz, Organizaciones No Gubernamentales amigas, defensores de derechos humanos y demás expresiones políticas y organizativas hermanas, para que dentro del resorte de sus funciones misionales y perspectivas de trabajo, soliciten al Gobierno Nacional el despliegue de las garantías y acciones necesarias para generar la protección y morigerar el nivel de riesgo asumido por el Pueblo Kankuamo, sus autoridades, líderes y lideresas que nacional, regional y localmente se encuentran trabajando en procesos autónomos de consolidación y fortalecimiento organizativo colectivo para la defensa de sus derechos.


ORGANIZACIÓN NACIONAL INDÍGENA DE COLOMBIA - ONIC