miércoles, marzo 04, 2015

El Esmad arremetió contra corteros de caña en huelga en el Ingenio Risaralda. 5 heridos, dos graves



—Los corteros, afiliados a Sintrainagro, piden contratación directa y no por SAS—

Cinco heridos, dos de ellos graves, es el balance del ataque de un escuadrón del Esmad a un grupo de corteros de caña que en la madrugada de ayer dormían en carpas en las afueras del Ingenio Risaralda, en desarrollo de la huelga que iniciaron el pasado lunes como una desesperada forma de presionar a la empresa para que proceda a su contratación directa y no mediante contratistas disfrazados de Sociedades Anónimas Simplificadas, SAS.

Mauricio Ramos, coordinador general del Departamento del Azúcar y Etanol de Sintrainagro, denunció que los agentes del Esmad agarraron dormidos a los corteros y les cayeron con palos y toletes.

“Hasta les quitaron sus machetes y comenzaron a arremeter contra ellos. Los molieron a golpes y les dispararon a quemarropa las bombas lacrimógenas. Hay un compañero, Carlos Ossa, que fue alcanzado en la frente por una de estas bombas. Se está muriendo. Y otro compañero, James Alzate, se encuentra en cuidado intensivo por los golpes que le propinaron los policías", agregó Ramos, quien también reportó la detención de un trabajador.

Carlos Ossa Trejos lleva alrededor de 11 años cortando caña, es padre de dos hijas y vive en el vecino municipio de Anserma, desde donde todos los días se desplaza porque el corte de caña es el único sustento de su familia.

Diego Osorio Montes, Fiscal de la CUT Risaralda, insistió en que los corteros, en contra de lo que adujo la empresa, no estaban bloqueando la carretera que del municipio de La Virginia conduce a Balboa, donde se ubica el ingenio. “Ellos se encuentran en sus carpas al lado de la vía, de modo que no entendemos por qué la fuerza pública llega atacándolos con gases y los desaloja violentamente cuando estaban dormidos”, se pregunta Osorio Montes.

En el Ingenio Risaralda laboran unas mil personas, más de 500 de ellas son corteros afiliados desde el 2013 a Sintrainagro, vinculados a través de cinco SAS. También hay unos pocos afiliados a Sintracañaisucol, sindicato que se encuentra a las puertas de su extinción debido a las persecuciones y represalias antisindicales que ha padecido. Y otro grupo está afiliado a Sintrainduar.

Aparte de reclamar vinculación directa y no mediante SAS, otro motivo que llevó a los corteros a declararse en huelga es la persecución de que son objeto por pertenecer al sindicato, la violación a la convención colectiva que firmaron hace un año; y la drástica rebaja en el tajo de corte asignado. A cada cortero se le está asignando apenas una tercera parte del corte habitual, es decir, escasos 20 metros de corte diario, que no les alcanza ni para ganar el salario mínimo.

Y a eso se agrega la mecanización del corte que viene implementando fuertemente el ingenio, decisión que Sintrainagro considera una forma de persecución sindical.“De ser reemplazados los corteros de caña por máquinas, y sin ninguna otra fuente de empleo digno en la región, estaremos ante un escenario de desempleo y con ello de violencia, porque las necesidades del pueblo no cesan en este país, donde la prosperidad es para algunos y no para todos”, se lee en un comunicado emitido por el sindicato.

Para protestar por el procedimiento violento del Esmad contra los trabajadores en huelga, ayer martes en la tarde se realizó en La Virginia una marcha de solidaridad que contó con la participación del movimiento sindical de Risaralda y las familias de los corteros en huelga. Y para hoy miércoles está programado un plantón en la sede del Ministerio de Trabajo en Pereira, para exigirle al ente estatal acciones efectivas para que la administración del Ingenio Risaralda haga respetar la convención colectiva y proteja los derechos de los corteros.

Pésimas condiciones laborales

Según el fiscal de la CUT Risaralda, las condiciones laborales que ofrecen las SAS a las que están vinculados los corteros del ingenio Risaralda, son pésimas.

Son hombres que trabajan al destajo, es decir, a lo que logren hacer en la jornada, con salarios que en muchos casos no alcanzan el mínimo legal. Tampoco les pagan dominicales, ni festivos, ni horas extras, ni transporte, y el derecho a la seguridad social se les viola constantemente. Cuando un trabajador se enferma o se accidenta, el contratista no tiene donde reubicarlo porque su actividad exclusiva es el corte.

Y el ingenio se lava las manos diciendo que no son trabajadores propios sino de las SAS. Porque parece ser que el ingenio sí les paga todo a las SAS, pero éstas no les pagan todo a los corteros”, puntualizó Osorio Montes, para quien una manera de solucionar el problema es formalizarlos y así evitar la intermediación.

Lo irónico es que las condiciones laborales en el Ingenio Risaralda contrastan con la que ofrecen ingenios como Incauca, Manuelita, Providencia, Castilla, Mayaguez y Pichichi, donde los corteros tienen contratado a término indefinido. “Por qué estos Ingenios sí pudieron formalizar y el Ingenio Risaralda se niega a hacerlo”, se pregunta Sintrainagro en su último comunicado, al tiempo que hace un llamado a Asocaña, accionista de este ingenio, a que respete el derecho al trabajo y a la libre asociación. 

Al respecto Osorio Montes informa que desde que Sintrainagro llegó al Ingenio Risaralda, se instalaron mesas para iniciar el proceso de formalización de los corteros, sin ningún avance hasta el momento por falta de voluntad de la empresa, situación que terminó por colmar la paciencia de los corteros que el pasado lunes decidieron iniciar la huelga.

Publicado 4 de marzo de 2015.