domingo, abril 12, 2015

ASESINATO DE GUARDIA INDÍGENA EN EL NORTE DEL CAUCA ES OTRA GRAVÍSIMA VULNERACIÓN AL DIH



Bogotá D.C., 11 de abril de 2015

No resultaron suficientes los más de 130 compañeros indígenas lesionados por el accionar de la Fuerza Pública, en el proceso de liberación de la Madre Tierra en el predio La Emperatriz; tampoco fueron suficientes las estigmatizaciones, amenazas y señalamientos en contra de líderes, lideresas, autoridades y comunidades indígenas del Norte del Cauca, provenientes de actores paramilitares; el asesinato el día de ayer del Guardia Indígena Fidersón Guillermo Paví Ramos, por disparo de arma de fuego a manos del ESMAD, enluta a los Pueblos Indígenas, llenándonos de dolor, repudio e indignación, mientras marchábamos e prendíamos la llama de la Paz  en el mundo https://www.youtube.com/watch?v=Nov1qRZy6_U 

Aparentemente en nuestro país, el reconocimiento de derechos de carácter fundamentales se circunscribe a los sectores pudientes. Nosotros, grupos poblacionales empobrecidos, desterritorializados, excluidos y discriminados históricamente, no contamos con las garantías suficientes en cabeza de quienes deben salvaguardar nuestra pervivencia física y cultural.

No ha sido suficiente la protección especial otorgada por la otrora prístina Corte Constitucional; no han resultado determinantes las decisiones emitidas por el Sistema Interamericano, llamando al Estado Colombiano a garantizar los Derechos Humanos de los Pueblos Indígenas; no han sido escuchados los llamados persistentes en cabeza de las Organizaciones Indígenas en aras de generar las garantías suficientes para impedir el exterminio sistemático del cual estamos siendo víctimas.

El desconocimiento de derechos ancestrales, determinantes para la vida misma de los Pueblos Indígenas, son el eje fundamental del ejercicio de reivindicación de derechos asumido a la fecha en el Norte del Cauca y en todo el territorio nacional en donde demandamos acciones contundentes al Estado y sus instituciones tendientes a reparar las afectaciones identificadas.

Resulta inconcebible que sean precisamente quienes están llamados a protegernos, los que nos asesinen, agredan y ayuden a los poderosos a legalizar las vías de hecho, la expropiación. El asesinato del compañero FIDERSON GUILLERMO PAVI RAMOS,a manos del ESMAD es una clara muestra de cómo se le da un tratamiento de actores armados a la sociedad civil en ejercicio de reivindicación de derechos. ¿Acaso no recuerda la Fuerza Pública que existen instrumentos de Derecho Internacional Humanitario, suscritos por Colombia a los cuales debe acogerse? ¿No sabe el ESMAD que debe observar restricciones claras en lo concerniente al uso de armas, excluyendo armas de fuego y no convencionales como las utilizadas en el Norte del Cauca? ¿No recuerda el director de la Policía Nacional que esos límites deben ser una directriz institucional?

Le recordamos al Gobierno Nacional su obligación de responder ante la gravedad de las circunstancias que tienen lugar en el Norte del Cauca; la victimización de los Pueblos Indígenas y del territorio ancestral no pueden legitimarse desde el Estado mismo y sus cabezas visibles. Hacemos un llamado enfático a todas las ramas del poder público y a los órganos de control, para que con carácter URGENTE se investigue y sancione a los responsables del asesinato de FIDERSON GUILLERMO PAVI RAMOS y de los demás hechos denunciados desde el mes de febrero del año en curso; así mismo insistimos en la necesidad de salvaguardar los derechos territoriales que ancestralmente le asisten a los Pueblos Indígenas que hoy se encuentran en proceso de liberación de la Madre Tierra.

Seguiremos en nuestro empeño por defender nuestros derechos fundamentales, ancestrales y territoriales, los derechos individuales y colectivos de los Pueblos Indígenas y el buen vivir o vivir bien, como partes indispensable del respirar paz, ser paz, construir paz.
  
 AUTORIDAD NACIONAL DE GOBIERNO INDÍGENA - ONIC