viernes, abril 17, 2015

Exmilitar chileno será juzgado en EEUU por la ejecución de Víctor Jara




BBC – Un juez de Estados Unidos autorizó el proceso judicial de un exmilitar de las fuerzas armadas chilenas por la muerte del cantante y activista político Víctor Jara hace más de 40 años.

El exmilitar Pedro Barrientos, un ciudadano estadounidense nacido en Chile que vive en Deltona, en el norte de Florida, se enfrenta a cargos por tortura y asesinato extrajudicial.

La demanda fue presentada por la viuda del cantante, Joan, y su hija Amanda hace dos años y Barrientos había pedido que se desestimara.

 Jara fue uno de los miles de ejecutados por el Ejército chileno durante el gobierno militar del general Augusto Pinochet (1973-1990).

El juez estadounidense autorizó el proceso pero desestimó el cargo de crimen de lesa humanidad.

Teniente del Ejército

Al día siguiente de que Pinochet se hiciera con el poder, el cantautor chileno fue detenido en la Universidad Técnica del Estado (UTE) en la que era profesor, y conducido al Estadio Chile, convertido en prisión y centro de tortura por los militares.

Permaneció detenido cuatro días. Fue torturado y acribillado a balazos el 16 de septiembre de 1973.

Por aquél entonces Barrientos prestaba servicio en el regimiento Tejas Verdes, unidad comandada por el entonces coronel Manuel Contreras, quien viajó a Santiago a apoyar el levantamiento de las fuerzas armadas.

Sin embargo, el teniente en retiro siempre ha negado que su destacamento, llamado “Bronce”, hubiera estado en el Estadio Chile.

Barrientos se mudó a EE.UU. en 1989 y solicitó la ciudadanía. Hoy tiene 66 años y vive en Deltona, en el norte de Florida.

Cantor del pueblo

Referente internacional de la canción de protesta, la música de Jara recogía reivindicaciones y ritmos populares chilenos.

Popular y revolucionario, en 2013 la revista estadounidense Rolling Stone lo incluyó en su lista de los “15 rebeldes del Rock & Roll”.

Jara también era militante del Partido Comunista de Chile y fue nombrado embajador cultural por el presidente Salvador Allende, quien murió en el levantamiento militar.

Otros militares chilenos han sido juzgados en Chile en relación con el asesinato de Jara, aunque el principal sospechoso es Barrientos.