lunes, abril 27, 2015

Paro general en la Universidad Nacional





También los estudiantes y profesores se
sumaron al paro de los trabajadores

Se cumplió hoy el segundo día de paro general del primer centro educativo del país: la Universidad Nacional en su sede central de Bogotá, tras la decisión tomada por la asamblea triestamentaria reunida en el Auditorio León de Greiff, en el sentido de declararse en cese de actividades por término indefinido.

La asamblea triestamentaria, que fue multitudinaria a juzgar por los numerosos reportes en las redes sociales, también se votó una moción de apoyo a magisterio colombiano en su lucha por mejores condicionen laborales, aprobó respaldo a la movilización anunciada por Fecode para el próximo lunes en Bogotá, y un voto de rechazo a la reelección de Ignacio Mantilla como rector de la universidad.   

De esta manera los profesores y los estudiantes se suman a la lucha de los trabajadores del centro educativo, quienes desde el 14 de abril pararon sus actividades para exigir mejoras salariales y en los últimos días han mantenido una fuerte agitación con mítines, bloqueos en algunos edificios administrativos, y consignas en contra de la actual administración del centro universitario.

Es de aclarar que el cese indefinido de actividades solo se cumple en el campus central de Bogotá. Las otras sedes de la UNAL en el país están en libertad de participar o no de la protesta, lo cual lo definirán en asambleas que se preparan para los próximos días.

El conflicto laboral actual en la UNAL tiene origen en los paros que durante el 2012 y 2013 convocó y lideró el Comité Pro-Mejora Salarial, que es un frente amplio de trabajadores de la Universidad, no todos pertenecientes a los sindicatos.

Dichos paros tuvieron como objetivo lograr aumentos en la remuneración salarial y recuperar algunos cargos de carrera administrativa. Tras el último de ellos las directivas de la universidad y los trabajadores firmaron unos acuerdos que, según lo señaló en un comunicado el Comité, no han sido cumplidos a cabalidad por la administración de la Universidad. En el comunicado también rechazan lo que llaman la imposición de Ignacio Mantilla como rector. 

Según Juan Carlos Arango, vocero del Comité Pro-Mejora Salarial, las directivas de la UNAL fueron las más beneficiadas de los logros obtenidos por el movimiento de los trabajadores. Explicó que el acuerdo consistía en aumentar los salarios más bajos de la Universidad, y que a los funcionarios del nivel directivo, asesores y ejecutivos no se les aumentaría. Sin embargo, según Arango, éstos últimos se quedaron con cerca de $5 mil millones que los trabajadores habían conseguido.

“No solo intentaron acabar con el movimiento a punta de represión, sino que cuando aparecieron los recursos se apoderaron de ellos”, agregó.

Otro punto acordado tras la negociación en 2013 fue la revisión de la planta de cargos de carrera administrativa, pero según el vocero del Comité Pro-Mejora Salarial la comisión que debía funcionar para examinar este tema tampoco se creó.

La Universidad desconoce el Comité

Ante este último cese de actividades de los trabajadores, las directivas de la UNAL han salido al pasó, y en declaraciones a los medios de comunicación el vicerrector Jorge Iván Bula dijo que el paro es ilegal y que ellos han honrado los acuerdos pactados en el 2013. Señaló que los sindicatos de la universidad han presentado pliegos de peticiones y que están en negociaciones, por lo que descartó un acercamiento con el Comité Pro-Mejora Salarial pues, según él, los únicos interlocutores válidos son los sindicatos.

A lo que Juan Carlos Arango responde que el Comité es un interlocutor legítimo desde el momento en que, tras los paros realizados en el 2012 y 2013, la Universidad firmó  acuerdos con éste.

Por su parte, el rector Ignacio Mantilla dio a conocer una resolución en la cual ordena el descuento de los salarios a todos los trabajadores que participen del paro promovido por el Comité Pro-Mejora Salarial.

Cronología de la asamblea triestamentaria

El jueves 16 de abril se realizó la primera asamblea triestamentaria en la cual los representantes de los profesores, estudiantes y trabajadores acordaron declararse en asamblea permanente a partir 22 de abril.

Tal decisión tuvo varios propósitos. Uno, apoyar las peticiones salariales de los trabajadores y exigir la solución inmediata y dialogada al conflicto laboral; dos, expresar el descontento del estudiantado por la reelección de Ignacio Mantilla como rector de la Universidad; tres, solicitar a la administración de la Universidad no tomar represalias contra los trabajadores que reclaman; y cuatro, exigir a la rectoría cuentas claras sobre los recursos de la UNAL

El lunes 20 de abril un grupo de directivos de la UNAL, en reunión con los trabajadores, propusieron formar una comisión de 9 profesores que se encargaran de mirar cuáles son los puntos incumplidos de los acuerdos del 2013. Pero los trabajadores no aceptaron la propuesta, ya que ésta no surgía de un diálogo directo con la administración de la Universidad.  

Los profesores, estudiantes y trabajadores esperan que la administración de la Universidad se siente a dialogar directamente con ellos para aclarar todas las dudas que existen. Como también esperan que los compromisos que se pacten posteriormente no se incumplan. 

Fuente: www.ens.org.co/