viernes, mayo 08, 2015

Maestro agrede a dirigente de Simatol en Ibagué (Tolima)



Mientras la dirigente del sindicato de maestros del Tolima (Simatol), Lucy Astrid Arciniegas, explicaba el acuerdo suscrito entre la Federación Colombiana de Educadores (Fecode) y el Gobierno Nacional, fue agredida violentamente, tanto física como verbalmente, por el energúmeno docente Juan Derley Murillo del municipio de Guamo (Tolima).
Usando palabras desobligantes, encuelló a la dirigente sindical al parecer indignado por la negociación suscrita entre Fecode y el Gobierno Nacional. La acción oportuna del cuerpo de seguridad de la líder sindical y de los mismos asambleístas impidió que el hecho pasara a mayores. Según un miembro de seguridad, solicitó al sargento de la policía de apellido Ducuara que pertenece al CAI de Calambeo, que individualizara al docente, pero se negó, escasamente le pidió el nombre y el número de cédula, solicitó una conciliación la cual al parecer no se dio y lo dejó en libertad.
La dirigente sindical Lucy Astrid Arciniegas dijo que en el transcurso de las próximas horas colocará la queja ante la Fiscalía, para que este docente responda por los hechos violentos protagonizados en el colegio Manuel Murillo de la ciudad de Ibagué contra su humanidad, durante la socialización del acuerdo que permitió levantar el paro que durante varios días adelantó el magisterio  colombiano.
De otra parte, Lucy Astrid Arciniegas explica los principales logros de la lucha sindical y le sale al paso a un grupo minoritario de maestros que alega que Fecode habría vendido la lucha de los maestros.  La dirigente de Simatol señala que en ningún momento esto sucedió. Además, llama a cerrar filas de unidad y a estar pendientes de que los acuerdos se materialicen en la realidad.
La profesora dirigente de Simatol, así respondió los interrogantes formulados por la página web:www.pacocol.org:
-         Compañera Lucy Astrid Arciniegas, ¿Qué opina del arreglo que dio origen al levantamiento del paro de profesores en Colombia?
Aquí lo que hay que tener muy claro es que la negociación con un gobierno que le cumple todos los llamados al Fondo Monetario Internacional, la Banca Mundial, la banca transnacional, a la Organización Mundial de la Salud. Es decir, a todo el imperio, no es fácil negociar, no estamos en un país de las maravillas, que se negocia y lo que yo quiero que me aumenten o que me nivelen el salario, se pueda hacer de la noche a la mañana.
Aquí, los avances son significativos para los del decreto 1278, ¿Por qué? Porque haber roto la evaluación de competencias para que ellos puedan seguir ascendiendo en el escalafón, es un avance muy importante. El primer avance es haber hecho sentar a la ministra Gina Parody a negociar, no se le olvide que ella había dicho: “Prefiero renunciar antes que sentarme a negociar con Fecode”. La hicimos sentar.
Segundo, las propuestas que llevábamos son propuestas, pero en la mesa de discusión y de negociación es diferente. No estamos negociando con cualquiera, son con gentes que han sido preparadas en Harvard para defender el modelo neoliberal, para defender las privatizaciones, pero logramos arrancarle de las manos, el romper la evaluación de competencias para los maestros del 1278 y, sacar los incentivos para los maestros del decreto 2277 que desde el momento que llegamos al grado 14, hace más de diez años, no habíamos podido tener un ascenso más, ¿Por qué? Porque lo que siempre hemos buscado y hemos luchado por más de treinta años, es que nos reconozcan como profesionales al igual que las otras profesiones, al igual que los otros trabajadores del Estado. Nosotros nunca habíamos sido mirados como profesionales.
Miren lo que dijo el presidente Santos, donde le dio el apoyo al ministro de Hacienda, a la ministra de Educación y al de Planeación Nacional y que no daba un paso más. Uno le pregunta hoy a los maestros: “¿Qué más había que hacer entonces para que llegáramos al 20 o al 28 por ciento? Échenle cabeza. Nada más y nada menos que paralizar la economía nacional. ¿Ustedes estaban dispuestos a eso? Ahí les dejo ese interrogante.
Lo otro, que para mí como maestra, como mujer política, como mujer que analizo todos los procesos que ha habido en este país, todos los paros, todas las movilizaciones, para mí lo más importante es lo que ganamos para los estudiantes: Que deben haber restaurantes escolares, que debe haber construcción de nuevos colegios, nuevas escuelas y para eso hay un aporte en dinero. Eso que se firmó esta madrugada (ayer), vale billones de pesos, billones óigase bien y quitarle al régimen y al capitalismo lo que logramos es importante, por eso hablo de un avance significativo.
Yo sigo llamando a la unidad, porque en este punto para los que no han podido asimilar, porque el acuerdo hay que leerlo muy despacio, muy lentamente, pero, a la vez, analizando la política económica y social del gobierno, si efectivamente se está dando o no. Continúo llamando a la unidad. No nos vamos a dejar romper, no nos vamos a dejar abrir, vamos a seguir siendo esa columna dura y fuerte que tiene el país. Aquí no se ha acabado la lucha, aquí no se ha acabado la batalla. ¿Sabe cuándo se acaba? Cuando el país quede en manos del gobierno socialista, como en Ecuador, Bolivia, Venezuela, Argentina, donde los derechos fundamentales importantes: La salud, la educación, la vivienda digna, el trabajo.
El día que los maestros y las maestras reflexionen a nivel nacional y luchen desde las trincheras de las juntas de acción comunal, los concejos, alcaldías, asambleas, gobernaciones y la presidencia de la república, estén en manos de verdaderos representantes del pueblo y de los trabajadores, ese día veremos los cambios y veremos los triunfos. De lo contrario, hoy no se quejen, ustedes, la gran mayoría, votaron por la mayoría de senadores que hay en el congreso. ¿Cuántos hicieron pronunciamientos  pidiéndole al presidente que resolviera el problema? Analicen eso hoy. ¿Cuántos alcaldes se pronunciaron en favor de la educación y de la salud? Analícelo. Interprételo y piense al momento de votar, para que no estén pensando en contra de las organizaciones sindicales que les defienden sus derechos y al gobierno no les dicen absolutamente nada. Ahí, están fallando maestras y maestros, los que hoy están equivocados.
Y por último, denunciar la agresión de ese maestro del Guamo, que su nombre va a correr por las redes, denunciarlo por la agresión contra mí, a sabiendas que la experiencia de 41 años de lucha en este departamento y en el país, me da para tener autoridad moral de hablar y de enfrentar las políticas neoliberales, no como ustedes que entraron y no conocen la historia del magisterio en Colombia desde la marcha del hambre con muertos, con desplazados, con desaparecidos y hoy ni siquiera comieron gases.
-         Hoy (ayer) se realizó una jornada informativa en el colegio Manuel Murillo Toro (Inem) de la ciudad de Ibagué, para socializar el acuerdo Fecode – Gobierno nacional. ¿Cómo se desarrolló esta? 
Se les explicó todo el acuerdo. Empecemos desde la junta nacional: Hubo 55 a favor y 20 en contra del acuerdo por parte de los maestros. Eso ha pasado toda la vida porque esa es la democracia. El que está en contra, listo no hay problema, pero eso no quiere decir que porque está en contra va a romper la organización sindical. Olvídese. Están equivocados.
Los compañeros del decreto 1278, de los cuales admiro, respeto y he luchado por ustedes también, yo los llamo más bien a que profundicemos en la lectura política de este país, a verdaderamente interpretar qué es lo que está pasando con estos gobiernos de turno, por qué se postran ante las transnacionales, ante las multinacionales y ante las exigencias de todos los entes internaciones, pero no a favor del pueblo, sino a favor de unos pocos, porque la riqueza está en manos de unos pocos, en los bolsillos de unos pocos, por eso Colombia está entre los países más desiguales de América Latina.
-         Compañera Lucy, ¿Cómo fue agredida y por qué?
Yo estaba explicando desde la parte política dándoles a conocer cómo el gobierno es tan hábil que los pone a enfrentarlos contra las organizaciones y en eso no puede caer el maestro nunca, nunca, nunca, darle la razón al gobierno ni a los medios de comunicación. Mire cómo fuimos maltratados por algunos medios de comunicación. Yo estaba explicando eso. Y ese maestro se me vino y me encuelló y me agredió. Esto no se la voy a perdonar. No lo voy a pasar por alto, porque hoy hay cualquier cantidad de leyes, de normas en favor al respeto a la mujer y si no las conoce, pues yo sí se las enseño y las va a tener que responder en los estrados judiciales.
-         Pero, ¿Por qué el maestro se sintió ofendido?
Porque ellos no están en favor del acuerdo, ellos están en contra, porque ellos querían recibir millones en los bolsillos, cuando la lucha del magisterio toda la vida ha sido por arrancar cualquier acuerdo ha sido a través de los gases, del agua, de las marchas, de las movilizaciones, de las tomas y todo. Y ellos creen que las cosas se ganan fáciles de la noche a la mañana. Por eso llamo a recordar la historia, a vivir el presente que estamos viviendo y a proyectar a futuro, porque ustedes son los que van a tener que seguir defendiendo sus derechos.
-         La versión que está circulando es que Fecode habría vendido esta lucha sindical. ¿Usted qué opina de esto? 
Para mí no se ha vendido y le vuelvo a repetir: Es que no estábamos negociando con el tendero, ni con la empleada de la casa, estábamos negociando con macroeconómicos preparados en Harvard para venir a aplicar aquí las políticas del modelo neoliberal. Eso es sencillo. Y si no, miren el ministro de Haciendo lo que dijo para echarnos a la gente encima: “Es que nos toca entonces quitarle a la salud”. Jaaa… luego quién dijo que la salud estaba buena y amenazando con quitarle a la salud cuando los paseos de la muerte lo han demostrado, pero eso lo hace el gobierno para echarnos la gente encima en contra del magisterio colombiano. Ahí es donde juega la inteligencia y las capacidades.

-         Finalmente, ¿Qué le quedó al magisterio y al pueblo colombiano políticamente este paro que duró varios días?
Pues, sencillamente, demostrarles que el magisterio está vivo, que es una columna fuerte y que está dispuesto a seguir luchando y a seguir confrontando las políticas que vayan en contra del pueblo colombiano. Saludar la presencia de los estudiantes durante todo el tiempo, tanto los de Andes como los de la universidad del Tolima de la facultad de educación, de humanidades y de otras especialidades que se unieron en favor de la educación pública en Colombia, porque está demostrado que la educación la llevaron fue a la privatización cuando la convirtieron en una mercancía y no en un derecho.
Miren lo que iban a hacer en el Plan Nacional de Desarrollo, que esa fue la otra: Estar en contra de ese plan agresivo de desarrollo contra el pueblo colombiano. Cómo le parece: Habían sacado del plan la palabra gratuidad en educación, porque se la iban a descargar a los municipios y a los departamentos y con esta negociación se logró incluir la palabra gratuidad para que los papás y las mamás no tengan que pagar la educación de sus hijos, sino que sea gratuita, que sea obligatoria, igual que lo estamos pidiendo para las universidades públicas de Colombia y el mejor presupuesto para la educación.