jueves, junio 18, 2015

Colombia. De las locomotoras de desarrollo a la bicicleta estática


|Por Georgina Ortiz|

El presidente Santos aprobó la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, que aparentemente significó un cambio radical frente a tu antecesor, responsable de millones de víctimas, cuyas tierras fueron arrebatadas bajo el fuego de los fusiles y entregadas a viejos y nuevos terratenientes, latifundistas, mafiosos, paramilitares y hasta magistrados de las altas cortes de la “justicia”. De esas leyes ya ni se habla por sus nulos resultados.

La “prosperidad democrática” de Santos se plasmó en cinco “locomotoras” en el Plan Nacional de Desarrollo. Vivienda, infraestructura, minería, innovación y agro (por favor, no confundir con agro ingreso seguro, AIS, que fue la corruptela que organizaron en el anterior gobierno cuando Santos solo era ministro de defensa).

Ninguna reforma urbana y menos la democratización del suelo de las ciudades. De las 100.000 viviendas que habían prometido entregar gratis solo entregaron la mitad y con dos años de retraso. Si hay más de 7 millones de desplazados, aunque hubieran cumplido el programa de las 100 mil viviendas el resultado es vergonzoso.

La locomotora de infraestructura en cuanto a vías, tiene lindo apellido: 4G, cuarta generación. Apenas adjudicadas hace seis meses, pero este año se acabó la plata. La crisis de los precios del petróleo generada por el amo del norte, arruinó a sus aliados en Colombia.

La locomotora minera. La minería tiene tres problemas que se agravan: el daño ambiental, la baja participación que tiene el Estado en las rentas, es decir, bajo nivel de regalías y la incapacidad desprendida de la política económica criolla para superar la economía de enclave de las regiones petroleras. El problema gravísimo y adicional: no genera empleo.

La innovación – resultado negativo. Colciencias no está en capacidad de jalonar la ciencia y la tecnología del país, no tendría como. El país tendría que ponerse en la senda del desarrollo, salir de los cuellos de botella del atraso en todos los sectores políticos, económicos, sociales y culturales. ¿Sin universidades competentes cual innovación?

La locomotora del agro tuvo muy buenos discursos y de ahí no pasó. ¿A quién se le ocurre a estas horas que se puede avanzar en el agro (o en cualquier renglón) con TLCs a bordo? Sobre tierras peor que antes, ahora los baldíos serán entregados a grandes empresas. Y según cuentas se requerirán 530 años para restituir a las víctimas. Impunidad frente a los 72 líderes reclamantes de tierra asesinados.

La paz no era locomotora, pero Santos se hizo reelegir con la promesa del alcanzar la luz al final del túnel. El presidente, su gobierno y sus empleadores los EE.UU. siguen trabajando arduamente por una rendición de la guerrilla de las FARC. Frente a centenares de propuestas en torno a los temas de la agenda, la delegación del gobierno tiene una consistente respuesta: NO. Quieren la capitulación de la insurgencia, ganar en la mesa lo que no pudieron en 51 años de guerra.

Santos es un fracaso para los intereses populares y por supuesto un adalid para las corporaciones imperiales, quienes obtienen enormes ganancias cuando las locomotoras de Santos y la paz se convierten en bicicleta estática.