sábado, septiembre 19, 2015

La Canica: la moneda anarquista de Madrid



|Por Genoveva López Morales|

"Las herramientas del amo nunca desmantelan la casa del amo.
El euro nunca desmantelará el banco central europeo".
Audre Lorde y todoxhacer.

Primeros pasos y lanzamiento

La canica es la moneda alternativa al euro que ha nacido en Madrid a inicios de este año 2015. Sus principios son anarquistas, es decir, no reconocen el euro como un sistema legítimo de intercambio, al igual que no reconocen el voto como un sistema legítimo de democracia. Es promovida por la Red de Colectivos Autogestionados (RCA) y su fin último es la abolición de la propia canica ya que quieren alcanzar ’la propiedad colectiva de los medios de producción y los productos del trabajo, con independencia del nombre que se le quiera dar al modelo económico en cuestión (comunismo, economía social, autogestión generalizada, etc.)’.

Antes de lanzar la moneda, o el sistema de intercambio, la RCA estudió qué modelo se ajustaba más a sus principios. Estudiaron el funcionamiento de las criptomonedas y de otras monedas más ’socialdemócratas’ como las monedas respaldadas en euros. Finalmente el sistema que les convenció fue el LETS (Local Exchange Trade System) o sistemas de intercambio local. ¿Por qué? Porque en este caso el sistema de intercambio LETS no permite la conversión de canicas a euros y por lo tanto no tiene sentido acumularlas, es simplemente una unidad de medida.

La comunidad de intercambio ’la canica’ está formada por socias (que pueden ser organizaciones, personas individuales o federaciones) que se reúnen y toman decisiones asambleariamente. La Asamblea es el único órgano de decisión de la comunidad de intercambio y el sistema de decisión es el consenso.

En este caso hablamos una moneda alternativa y no de una moneda complementaria, ya que pretende hacer paulatinamente innecesario el uso del euro. Sin embargo, por ahora el modelo es transicionista, y al estar en sus inicios, acepta euros como una mercancía más, es decir, las socias pueden ofrecer euros a la Central de Intercambio, que se encarga de la gestión del centro de abastos para comprar mercancías y ponerlas a disposición de la comunidad. A medida que la comunidad de la canica aumente en número de socias, y por tanto se ofrezcan más servicios y productos, el uso de euros irá disminuyendo paulatinamente hasta su extinción.

La RCA asume que cuando el dinero es "concebido como mercancía, prestable contra interés, de emisión centralizada, acumulable y escaso, moldea personas miedosas, insolidarias, competitivas y propensas a la acumulación innecesaria. Con la canica queremos probar que un dinero desmercantilizado, siempre disponible, no prestable contra interés ni acumulable y controlado por sus propios usuarios y usuarias en Asamblea, puede contribuir a la formación de comunidades de personas basadas en la confianza, cooperativas, solidarias y en búsqueda alternativas de vida a un sistema que está conduciendo a la tierra y a todos sus pobladores al desastre".

¿Cómo funciona el sistema de intercambio local?

Imaginemos una comunidad de intercambio de tres personas, Laura, Pedro y Maite, donde hemos establecido que una hora de trabajo son 10 monedas y 1 moneda equivale a 1 euro (notemos que es equivalente, no convertible).

En nuestra comunidad de intercambio, Laura le pide 10 manzanas a Pedro, por valor 10 unidades monetarias (INTERCAMBIO 1). Posteriormente, Pedro le pide a Maite que le cambie una bombilla y le arregle dos enchufes, por lo que intercambia 25 unidades monetarias, ya que le ha llevado en total dos horas y media (INTERCAMBIO 2). Finalmente, Maite le pide a Laura que le corte el pelo a su perro, cosa que Laura tarda en hacer una hora (INTERCAMBIO 3), por lo que Maite intercambia con Laura otras 10 unidades monetarias.


Como se puede ver en el ejemplo, no tiene sentido alguno acumular unidades monetarias, ya que a posteriori significaría que has hecho muchas tareas/intercambios y que te deben otras tantas. Es decir, si el saldo es muy positivo es mejor que te pongas a hacer obras en casa o llenes la despensa o al final no podrás recibir todos los intercambios que te adeudan. Por esto, generalmente los LETS, tienen unos límites establecidos por el propio grupo, tanto positivos como negativos para evitar desequilibrios.

¿Cuáles son los principios de la canica?

Tal y como se lee en su página web, "las canicas no se pueden esconder porque todas las cuentas de la Comunidad son públicas. Tú puedes consultar el saldo de las demás y las demás pueden consultar tu saldo. Las canicas tampoco pueden salir de las cuentas de nuestra comunidad a cuentas bancarias privadas, porque no pueden cambiarse por euros ni hay canicas en billetes anónimos. Incluso la acumulación innecesaria de canicas es imposible porque los saldos superiores o inferiores a 300 canicas deben acordarse en Asamblea".

El modelo es interesante, ya que la moneda se crea con la participación en el sistema, y al no haber una entidad superior que la emite, nunca habrá escasez de canicas mientras haya intercambios. Asimismo, el sistema es asambleario y funciona por nodos. Todas las personas pueden participar siempre y cuando cumplan los requisitos de pertenencia. Como hemos mencionado anteriormente, el euro es una mercancía de intercambio más y disponen de una central de abastos que provee de aquellos productos que no se encuentran en la red pero que son considerados básicos.

Los objetivos de la canica son claros:

La colectivización de los medios de producción.
La colectivización de productos del trabajo (bienes y servicios).
La producción antiespecista, eliminando la explotación de otras especies.
La producción ecológica.
La eliminación del patriarcado.
La soberanía tecnológica.
Una labor pedagógica.

¿Qué hacer para participar?

La canica es un sistema de intercambio local online. Para participar, hay que darse de alta en la página web, conocer y asumir los acuerdos fundacionales y ofrecer intercambios, al menos uno, así de fácil.

El próximo 26 de septiembre en el CS La Brecha habrá una charla sobre monedas que contará con la participación de La Canica y el Boniato, la moneda del Mercado Social de Madrid.