lunes, noviembre 02, 2015

ALERTA A LAS ORGANIZACIONES AMBIENTALES ANTE LOBBY TRANSGÉNICO EN LAS UNIVERSIDADES COLOMBIANAS



|Por Jean-Paul Saumon|

Este 4 de noviembre la empresa AGROBÍO hará una conferencia en la Universidad Antonio Nariño de Ibagué para convencer a la audiencia de los beneficios de los transgénicos. Que se oiga la voz en contra de los transgénicos.

Los Organismos Genéticamente Modificados (OGM) son los famosos alimentos transgénicos que, a diferencia de los cultivos criollos, mejorados o híbridos, son cultivos genéticamente modificados a los que se les agrega la información genética de otra especie, ya sea otra planta, bacteria o animal, para hacerla más resistente a los agroquímicos, lo que hace que sea más fuerte a las plagas sin embargo, no solo acaba con plagas sino con otros insectos que hacen parte de ecosistemas relacionados con los cultivos, sin tener en cuenta los efectos cancerígenos que tienen en el cuerpo humano, ya que lo que consumimos al comer transgénicos no solo es una alteración genética de una especie, es una modificación radical a años de evolución, comemos un veneno que resiste el glifosato y otros pesados pesticidas.

Sin embargo, algunas empresas están interesadas en convencer a la gente acerca de los beneficios de los transgénicos. Hablan de mejorar los cultivos para ayudar al campesino, de solucionar el hambre del mundo y garantizar la seguridad alimentaria del planeta por medio de los transgénicos, pero lo que nos esconden son todas aquellos impactos que estas experimentaciones pueden generar en nuestros ecosistemas, generando desplazamientos, enfermedades graves en la población además de presionar la privatización y patentización de las semillas, algo que está en contravía de la verdadera seguridad alimentaria. Este es el caso de la empresa Agrobío: Asociación de Biotecnología Vegetal Agrícola, una corporación privada financiada por MONSANTO que está recorriendo las universidades de diferentes países latinoamericanos, convenciendo a los programas de agronomía y carreras afines acerca de la necesidad de avalar los transgénicos.

Esta es la página de la empresa http://www.agrobio.org , cuya principal función es difundir los beneficios de los OGM, derrumbando mitos de los ecologistas, a la usanza de las multinacionales mineras que plantean los beneficios de la minería, la minería sustentable, etc. Esto es un peligro porque, así como nos los refiere José Humberto Gallego, director del Jardín Botánico de la Universidad de Caldas, uno de los únicos estamentos en el país que le ha dicho no a los organismos genéticamente manipulados, lo que buscan estas empresas es “establecer alianzas con las universidades para fortalecer su evangelización, ofrecen ofertas de investigación y asesorías a los programas, pero en realidad lo que buscan es firmar convenios para afianzar esa tecnología”. Esto hace parte de una estrategia de promoción de tecnologías que se pretenden “ecológicas”, pero lo que hacen es funcionar corporativamente en función de sus intereses económicos, lo que en los años 50 se llamó la revolución verde, promovida por monopolios como la Fundación Ford, Rockefeller, etc.

Esta empresa ha estado visitando varias universidades colombianas haciendo el lobby de los transgénicos y este 4 de noviembre estará en la ciudad de Ibagué, por lo que hacemos un llamado a las organizaciones y colectivos ecológicos y ambientales de la ciudad y de otras ciudades para que estén pendientes de la llegada de estas empresas, asistan a estas conferencias y cuestionen el carácter académico de esta propaganda, solicitar a los programas asesorías ambientales y declarar a las universidades libres de transgénicos, como lo dice Gallego, “aquí se debe tener el principio de precaución, no podemos permitir que corporaciones de carácter privado generen dependencias en nuestras universidades hacia sus intereses económicos.”

Hacemos un llamado de alerta para que asistan a estas conferencias y no permitan que sean bien recibidos. Tenemos que hacerle saber que estamos en desacuerdo y que queremos un territorio libre de transgénicos por la seguridad alimentaria de nuestro país.