lunes, noviembre 30, 2015

EL RECTOR DE LA UT DEBERÁ RESPONDER POR SUS ACTUACIONES, Y LOS ESTAMENTOS NO DEBEN PAGAR LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS



Desde la perspectiva del Frente Unido por la Defensa de la UT, la asamblea triestamentaria realizada el 27 de noviembre con la presencia del Rector José Herman Muñoz y delegados de su administración, solamente permitió la definición de acuerdos relativos a asuntos procedimentales, pero no la construcción de consensos en lo que se refiere a temas estructurales de la crisis de la UT.

Entre los acuerdos obtenidos, debemos destacar los siguientes:

1.   El plazo para el pago de matrículas se extenderá hasta el 31 de enero de 2016.
2.   Cada estamento (sector académico y sector de trabajadores) constituirá sus propias comisiones de estudio y revisión de cualquier plan de austeridad.
3.   Hasta que no se presente el PAGO de salarios y prestaciones de docentes en los meses de noviembre y diciembre, no se subirán las respectivas notas a Plataforma.

Sin embargo, debemos aclarar que existieron diversos desacuerdos que atañen a los temas estructurales que explican la crisis financiera y administrativa de la UT, y a otros asuntos de gestión de la crisis. Al respecto creemos que se debe sostener una posición consistente, la cual se expresa en los siguientes puntos:

1.   La administración de José Herman Muñoz es la directa responsable de la crisis UT, por lo cual invitamos a las organizaciones estudiantiles y sindicatos de trabajadores que lo expresen con CLARIDAD, y sin más dilaciones.

2.   No creemos que la administración de José Herman Muñoz tenga la gobernabilidad necesaria para liderar el plan de austeridad, e insistimos que la crisis se debe gestionar en el marco de una nueva administración. Por tanto, insistimos en solicitar su renuncia, lo mismo que el recambio de su equipo administrativo.

3.   Actualmente, la posesión del Rector José Herman Muñoz se encuentra recusada, dado que VIOLÓ el artículo 24 del Estatuto General de la UT, en tanto que el acto de POSESIÓN debió realizarse ante el GOBERNADOR, y no ante su representante. Este hecho profundiza la crisis de gobernabilidad del alma mater, y abre un escenario potencial de ilegitimidad e ilegalidad de sus actuaciones administrativas.

4.   El plan de austeridad que se aplique al sector académico, no puede afectar la calidad, la cobertura y la investigación de la UT. Y cualquier impacto negativo no puede ser cargado sobre los hombros de profesores y estudiantes, ni mucho menos responsabilizarlos de sus afectaciones, dado que estos actores no fueron los causantes de la crisis.

5.   El plan de austeridad orientado al sector de trabajadores, no podrá afectar el proceso de mejoramiento de la calidad e investigación en la UT.

6.   Se debe aclarar que nunca existió un consenso respecto a la fecha de inicio del semestre A de 2016, la cual podría ser el PRIMERO de MARZO, según informó unilateralmente el Rector. Fecha que no tiene ninguna justificación seria y con la cual no estamos de acuerdo.

7.   Se recomienda a los profesores de cátedra y de planta no cargar notas a plataforma hasta no tener una comunicación suscrita por el Rector expresando que pagará cumplidamente los salarios y prestaciones.

Finalmente, debemos destacar que algunos líderes del estamento de los trabajadores y del sector estudiantil expresaron su voluntad de aunar esfuerzos para superar la crisis, respetando la autonomía de los sindicatos y estamentos universitarios, y reconociendo que los responsables de la crisis deben asumir las consecuencias políticas, y no los estamentos y organizaciones sindicales.

FRATERNALMENTE, FRENTE UNIDO POR LA DEFENSA DE LA UNIVERSIDAD DEL TOLIMA