domingo, noviembre 29, 2015

Restitución de tierras y el papel de los medios de comunicación


|Por Nelson Lombana Silva|
  
La unidad de restitución de tierras, ente adscrito al ministerio de agricultura, dictó ayer en la ciudad de Ibagué un taller a los periodistas tolimenses, intitulado: “Desafíos de la restitución de tierras y el papel de los medios de comunicación”, el cual fue dictado por periodistas y funcionarios expertos del ministerio de agricultura.

Juan Diego Restrepo, se refirió al tratamiento de la información con énfasis en las víctimas y sus derechos; German Manga, por su parte, habló sobre el papel de los medios de comunicación en escenarios de conflicto y postconflicto; Alejandro Reyes Posada, se refirió a la coyuntura política de la restitución de tierras.

Juan Diego Restrepo planteó la necesidad de hacer un periodismo investigativo, responsable y en permanente contacto con los protagonistas. Dijo que metodológicamente el periodista se debería preocupar por ir más allá de lo comunicacional, entrar al detalle y colocar a prueba diversas hipótesis que permitan contextualizar la información y no limitarse a una sola versión o al simple boletín de prensa. Hacer un trabajo interdisciplinario por cuanto el periodista no es sabelotodo. “En la sala de redacción debería estar un abogado, un sociólogo, por ejemplo”, señaló.  

Frente a la restitución de tierras, dijo el periodista que era un tema complejo, complicado y no fácil de resolver. “Muertos van a ver, ojalá no sean muchos”, dijo.

Germán Manga se refirió a la revolución mediática que está viviendo la humanidad. Dijo que la tendencia de la comunicación en el momento es la móvil. Solo Facebook tiene 1.440 millones de seguidores en el mundo y solamente 190 millones se conectan por computadores. ¿Qué le interesa a la gente hoy cruzada dramáticamente por la sociedad de consumo y la dictadura del neoliberalismo? Según Germán Manga, en su orden: Cocina, consejos a los padres, moda y de último noticias. El desarrollo tecnológico de los mass medios es impresionante, sin embargo, la humanidad asiste a un grado extremo de incomunicación, según señala Eduardo Galeano.

En medio de ese desarrollo tecnológico deslumbrante, se presenta el crudo conflicto social y armado que vive Colombia, conflicto en el cual los periodistas consecuentes han colocado una altísima gota de sangre y sacrificio. En ese sentido, señala Germán Manga que en el período 1977 – 2015, 143 periodistas han sido asesinados en Colombia cumpliendo con su misión profesional.

El conferencista dijo que los periodistas eran fácilmente manipulados no solo por los actores principales del conflicto, sino por los políticos y caciques regionales. Llamó a no dejarse manipular y por el contrario, hacer causa común con la verdad, la ética y la calidad informativa.

Dijo que el periodismo no tiene muy claro el tema de la restitución de tierras, por lo tanto, la información es bastante deficiente. “Nadie sabe: Nadie entiende”, anotó. Al referir insistentemente a la misión mediática en el conflicto larvado que vive Colombia, se refirió a la “confusión y desinformación” que se presenta con mucha frecuencia en Colombia.

Alejandro Reyes Posada, gobiernista “pura sangre”, presentó la ley de restitución de tierras como la “última maravilla del planeta”, afirmando que hacía muchas décadas no se presentaba una norma de estos “quilates”, la cual tiene “dientes y mete en cintura a los que ilegalmente hoy se han apoderado de millones de hectáreas de tierra en este país sudamericano de 47 millones de colombianos”.

Pontificó sobre el tema explicando qué es la propiedad de la tierra, señalando: “La propiedad es una relación Estado – Sociedad”. Al referirse al conflicto, agregó: “El conflicto armado colapsa la capacidad del Estado para garantizar Derechos”. En relación con el despojo, dijo: “El despojo es un conflicto entre victimarios y víctimas”.

Agregó que un fenómeno que corroe a las instituciones del país es la corrupción, la cual se ha extendido tanto que ha llegado a todas las capas sociales. “La corrupción está repartida democráticamente en Colombia”, señaló.

Subrayó que en Colombia no había 6 millones de desplazados. “Eso es una mentira, un mito”, expresó. Igualmente, no dudó en responsabilizar a la guerrilla de todas las tragedias, ni una palabra clara sobre el militarismo o el paramilitarismo, solo referencias tangenciales. La carga ideológica de la clase dominante por supuesto.

Las consideradas “vacas sagradas” del periodismo tolimense no asistieron al importante evento. Al decir de muchos se encuentran hace rato cooptadas por las multinacionales y transnacionales. No pueden hacer periodismo independiente, este siempre está sesgado a favor de la clase dominante, del poder económico internacional. Según Eduardo Galeano estos “pesos pesados del periodismo” desinforman más e informan menos.