viernes, marzo 18, 2016

Colombia. Cifras calientes para multitudes congeladas


GOTA DE OPINIÓN, Por JE-Cordero-Vi, Bogotá, Marzo 2016

Ante las cifras del calentamiento global es natural que quedemos “fríos” y busquemos redentores que nos salven. Pero solo la acción colectiva, valiente, comunitaria, informada y solidaria puede disipar el miedo, vencer a ya sabes quién.

Puntualicemos a toda prisa cifras y hechos que debemos saber los “principiantes” en este tema. Me baso en fundamentos sobre los cuales hay consensos científicos del 97%, datos que han resistido múltiples pruebas convergentes, revisión por pares (climatólogos de distintas latitudes) y que sirvieron de base para la cumbre de París 2015.

La triste realidad en 10 noticias claves

1.    El calentamiento y sus consecuencias están ocurriendo ahora mismo, se pueden medir y sentir, no tienen un ápice de abstracción (ni de cuento apocalíptico).
2.    Los humanos, con sus formas de producción de energía y depredación de bosques, son los que están impulsando ese cambio.
3.    El exceso de Dióxido de Carbono-CO2 en la atmósfera produce el efecto invernadero que eleva la temperatura.
4.    La ciencia del calentamiento dice que el CO2 puede (y debe) estar en la atmósfera en una concentración que no exceda las 350 partes por millón (ppm). Desde el nacimiento de la especie Homo Sapiens esta magnitud había sido de 275 pero en el 2014 llegó a 400, presentando una tendencia a aumentar dos puntos por año.
5.    La concentración de CO2 explica por qué desde hace 100 años comenzamos a presentar “fiebre” de 0,8⁰C (1,4⁰F). Hasta 2008 se decía que los cinco años más cálidos (desde 1850) habían sido 1998, 2002, 2003, 2005 y 2007. En 2016 decimos que sumados, los 15 años de este siglo ostentan las preseas de oro del calor. Ahora cada año supera al otro, cada mes al precedente. Por ejemplo, febrero 2016 acaba de poner el récord como el mes más cálido desde el año 1880 (1.21⁰C por encima del promedio) si se mide tierra y mar juntas, pero si se evalúa solo la superficie de la tierra, ese mes saltó 2,31⁰C por encima del promedio del mismo periodo. Los vaticinios más conservadores del IPCC (Panel Intergubernamental para el Cambio Climático) anticipan 3,2⁰C de aumento en la temperatura para el año 2100.
6.    La primavera se está anticipando, es decir, los inviernos tienden a ser crudos y cortos.
7.    El nivel del mar se está elevando.
8.    Los patrones de lluvia, ondas de calor, de viento y sequías se están extremando.
9.    Los mantos de hielo perpetuo se están derritiendo, lo mismo que las montañas nevadas y calentándose los páramos en todo el mundo.
10. Los océanos se están acidificando, es decir, contienen demasiado CO2.

¿Qué consecuencias traen estas noticias?

Nombremos algunas. Por ejemplo, el deshielo veraniego 2012 del Ártico afectó un área de 3.400.000 Km2, tan grande como seis veces Centroamérica. ¿Ahora se pueden imaginar lo aterrador del fenómeno?

Sumemos que los mantos de hielo de Groenlandia y de la Antártida occidental ya comenzaron a fundirse. Esto, más la Antártida Oriental en caso de pasarle lo mismo, aportarían 7 metros más al nivel del mar. Algo cataclísmico si sabemos que con solo 30 centímetros de aumento ya comenzaron a contaminarse de agua salada los acuíferos subterráneos de La Florida. ¿Cuánto puede durar el “desleimiento”? No se sabe, ¿décadas?, pero se sospecha (tampoco hay seguridad) que volver a formar los casquetes polares tardará milenios.

Sigamos: la elevación de la temperatura global, tan solo 0.8⁰C, está produciendo la migración de plantas y animales hacia latitudes altas (en dirección a los polos), los de llanuras hacia las montañas y los que no pueden porque chocan con ciudades humanas, se extinguen. Esto mismo le ocurre a los que no pueden moverse tan rápidamente.

Un ejemplo: ¿han visto un alce en persona? Pues sus hijos pequeños o nietos no lo conocerán. Están plagados de garrapatas que migraron gracias al calor, sus pieles se les caen y no pueden resistir la temporada invernal. En verano tratan de ir al norte y mueren de hambre pues no comen lo suficiente para la estación fría. De millones hace 100 años, hoy quedan algunos centenares. A los biólogos defensores de esta especie se les acabaron las alternativas. Los alces conocieron a los mamuts, por lo tanto ya saben lo que les espera.

Los animales marinos también están yendo a latitudes altas y tratan de adaptarse a mayores profundidades. Muy pronto las flotas pesqueras notarán el impacto, ¿o ya? La acidificación de los océanos está extinguiendo a muchas especies, debilita los exoesqueletos y caparazones como el de la estrella de mar, variedad que está en declive. Hay científicos que argumentan que vamos hacia una extinción masiva.

Cada vez más zonas del mundo sufren de ondas de calor más prolongadas y extremas, como el fenómeno de El Niño que afecta el sur global. Con el derretimiento del Ártico el océano se calentará más y El Niño se convertirá en “Un Hombre” devastador con sequías permanentes y megaincendios en zonas nunca visitadas por el fuego.

La salud de los “humanos de la era caliente” desmejorará porque a ciertos virus les encanta el calor, como el del Nilo Occidental, la malaria, el dengue, fiebre amarilla, chikungunya, zika… ¿Surgirán razas nuevas?

La inseguridad humana va a agravarse debido al estrés social causado por el clima, la dificultad para acceder al agua potable, por la migración climática… El efecto bucle de esta situación traerá más pobreza, pérdida de vínculos familiares, étnicos y ciudadanos en general, que acarreará más violencia.

Es sintomático que todos los días surgen compañías “para-militares” que ofrecen avances en vigilancia, armas y control de ataques contra la propiedad. El gasto principal de las élites gobernantes son las armas. ¿Nos alistamos para pelear todos contra todos? También algo revelador ocurre en Estados Unidos con las empresas que venden casas que resisten inundaciones incluso si quedan “bajo el agua”.

¿Qué riesgos enfrentamos?

Los riesgos, si lo anterior es poco, son los cambios abruptos que pueden acontecer, sobre los cuales no sabemos nada. ¿Por qué no sabemos? Porque no hay antecedentes, no hemos sobrevivido a un evento como este. ¿Uh? Me explico: érase una vez el dique de las nutrias. Ellas retozaban y no le habían dado importancia a que cada vez entraba más agua en su pequeña represa. Unas negaban eso y otras vendían el agua. Pero, terrible para todas, era un enorme bloque de hielo que se estaba deshaciendo y que pronto se despeñó matándolas a todas. Eso es un cambio abrupto, o según la filosofía dialéctica, un salto cualitativo. A ellas las disculpamos porque ni siquiera podían ver el témpano en lo alto de la cima. ¿Pero…?

Los científicos tratan de visualizar los riesgos a través de computadoras con información climatológica de miles y hasta millones de años, datos que se han obtenido gracias al análisis de núcleos de hielo de los polos, con muestras que abarcan kilómetros de profundidad. Por ejemplo, se ha determinado que la última glaciación, que terminó hace diez mil años, necesitó un aumento gradual de la temperatura durante cinco mil años de 3,6⁰C para retroceder al estado en que la conocimos. Ahora nos avecinamos a un aumento de 3,2⁰C en solo cien años, insisto, en un cálculo optimista. ¿A esa velocidad qué pasará con la adaptación de las especies?

Cambios abruptos que están dentro de las probabilidades podrían ser la súbita muerte de la selva amazónica; la evaporación de toda la capa de hielo del planeta; la desaparición de todos los arrecifes de coral; la liberación del metano del fondo marino; la alteración de la corriente del golfo, o lo que es lo mismo, de la circulación meridional de retorno del Atlántico; la liberación del CO2 que está bajo el permacongelamiento de los polos, lo cual aportaría mínimo 250 mil millones de toneladas a la atmósfera. Cualquiera de estos cambios trae incubados otros insospechados.

Señalemos con el dedo

Como he dicho en anteriores columnas sobre este tema, el enemigo número uno del clima (no el único, aclaro) es el modelo económico depredador que pueden identificar en estas tablas y comenzar a bloquearlo en todos los terrenos y con formas cada vez más creativas:


Y recuerden, entre 2005 y 2015 hubo 600.000 muertes de personas debido a desastres naturales relacionados con el clima. ¿De cuánto será la segunda cuota?

Fuentes:
KLEIN, Naomi. Esto lo cambia todo, el capitalismo contra el climaEspasa Libros, Barcelona, 2015.
IPCC-Intergovernmental Panel on Climate Change 2013. Climate Change 2013, the Physical Science Basis. Cambridge University Press, www.cambridge.org.
ADVANCING Science, Serving Society. What We Know.whatweknow.aaas.org
NATIONAL Centers for Environmental Information. Assessing the global climate in February 2016.